El primer videoclip nudista

Esta entrada es simplemente sobre “curiosidades”, y viendo la entrada anterior sobre el ciclonudismo (Gracias Infinito, y ademas completamente de acuerdo con todo lo expuesto en el post) ha venido a mi memoria una de esas curiosidades.

Desde que era jovencito, siempre me ha gustado el rock, aunque también es cierto que no soy fan (de fanático) de ninguna banda o grupo en especial, no me conozco de memoria todas las canciones de ninguna de ellas y tampoco soy de los que esperan nuevo disco como agua de mayo y que veneran todas y cada una de las obras que hacen.

Bueno, lo que iba diciendo (que al final me voy por las ramas)… que existe una canción que se puede decir que su videoclip es de los primeros nudistas, y esta canción pertenece a Queen (allá por 1978) y su videoclip es Bicycle Race (pulsa para ver el videoclip) que por cierto, está clasificado por youtube como para mayores de 18 años.

Anuncios

Recortes de añoranza

Tengo una buena y una mala noticia: la buena es que sospecho que queda poco para que llegue el verano y no es porque estemos a finales de Mayo, nooo, además llueve a mares; es porque El Corte Inglés se ha empeñado en que me entere, ya sea por radio, televisión o caminando por la calle gracias a esos cartelones fantásticos de espigadas chicas en bikini (imagen que nada tiene que ver con mis veranos realmente, pero pone Summertime).

La mala noticia sin embargo es que no hay rastro de datos que indiquen que se vayan a emitir nuevos capítulos de una serie/reportaje que ha hecho tanto bien como mal al nudismo de este país: Ola-Ola (léase entonando mentalmente el estribillo …hola chicos, hola chicaaaas), así que me temo que lo repondrán por enésima vez.

Ola-Ola se emitió por primera vez en agosto de 2008 (si, 10 años, cómo pasa el tiempo) en la cadena de televisión Cuatro. Pertenecía a ese grupo de programas reportaje (a veces denuncia a veces caspa) que retrataban una sociedad en sus mas variopintos aspectos (Callejeros era muy top, me confieso seguidor). Pues bien, el programa veraniego en cuestión se paseaba por la costa española mostrando como nos divertimos en la arena los españoles de toda clase y cultura.

imagen extraida de internet

Gracias a ese programa yo aprendí muchas cosas positivas, por ejemplo, conocer al textil de cerca, sus costumbres y hábitos incluso culinarios, siendo el tomate en salsa la pieza clave de su alimentación: pollo con tomate, carne con tomate, tortilla…con tomate, gazpacho y Sandía (vamos que entre el tomate y la deshidratación tienen que tener el Potasio en sangre a punto de la parada cardíaca).

imagen extraida de internet

En cuanto a las costumbres, esas siestas, esas partidas de bingo, esos gritos “niñooo ven acá pacá que va a salir en televizió”…como alcayatas se me ponen los pelos solo de recordarlo. Pero sin duda lo que más me estremecía era ver esos bailes tipo tio tuyo del pueblo en el guateque posterior a la cena de tu boda que se pegaban cámara en frente, no concibo como les da vergüenza llevar el culo al aire y hacer espasmos corporales no?.

Creo que nada desvelo si digo que el momento álgido, el gancho para tragarse el programa, eran los espacios dedicados a las playas nudistas, y ahí queridos amigos, era cuando yo empezaba a desdibujar la sonrisa de medio lado.

Vera en OLA OLA, pincha aquí!

No digo que no hubiera variedad en ese sentido, alguna entrevista a pie de toalla de alguien sensato había, a los cuales quiero dar las gracias públicamente porque siempre ayuda a normalizar ver a una persona normal hablando de algo tan normal, pero sin duda en cómputo global, el tufillo que dejaban en el ambiente era de que somos un@s degenerados, unos frikies…qué lástima.

Que poco criterio, querido público textil, nunca se fien de lo que sale en la caja tonta, contrasten, no tod@s somos frikies ni degenerad@s, ni tan siquiera los que lo son suponen la mayoría. Y sobre todo, sean conscientes de la cantidad de azúcar añadida que lleva el tomate frito y que acabará causándoles un problema mucho mas grave que la desnudez…olé.

Adán y Eva y Viceversa

El maravilloso mundo de la TV se ha caracterizado, sobre todo en los últimos tiempos, por buscar contenidos que nos remuevan algo por dentro, ya sea el estómago ( programas de cocina), el corazón (programas de citas amorosas), las piernas (programas de talentos) o todo a la vez ( Adán y Eva)…el despelote estuvo en la cresta de la ola televisiva al menos 2 temporadas, pero la llama se apagó y parece ser que de momento no habrá tercera entrega. ¿Qué falló en lo nuestro?, es incomprensible a primera vista.

Era un espacio televisivo de citas amorosas en las que los concursantes tenían que elegir con quien querían comenzar una relación pseudosentimental entre las opciones que se les daban. Lo peculiar era que estaban unos días en una isla desierta (con chiringuito, botellas de champán, 30 cámaras…) y que no llevaban ropa, eran nudistas, pero no normales, jóvenes, esculturales y totalmente depilados ( vamos el 10% del nudismo en la vida real) y con ganas de encontrar pareja (vamos menos del 2% de la población nudista real). Para ser justos, he de decir que nunca lo vi promocionado como un concurso para naturistas, pero el morbillo estaba servido…pues bien, el bofetón de Share se plasmó de forma paulatina, debe ser que a todo nos acostumbramos y el público esperaba algo mas que nunca llegó. O puede ser, que ver gente desnuda no sea tan escandaloso, y solo llama la atención los primeros instantes ( a mi me pasa, al llegar a la playa ves gente desnuda y te quedas como extrañado, a los 5 minutos de estar desnudo no eres consciente de que lo estáis tú y el resto).

Se dice que el casting era bueno y la producción también, me consta que los concursantes ganaron dinero ( mas cuanto más tiempo aguantaron dentro) y familla de bolo discotequero…entonces ¿qué falló?.

Evidentemente yo no lo veía por el contenido, era un poco monótono (…) , pero me hacía reír. Me intrigaba ver el trato que se le daba al nudismo, y sobre todo lo veía por ver a la chica, me refiero a la única que jamás se mostró desnuda, la presentadora, cuya dulzura enamoraba a cualquiera.

Ayns…!! Siempre nos quedará Aventura en pelotas (Naked and afraid)