Los nuevos 30

El calendario y el paso de sus días tiene cosas buenas y no tan buenas. Momentos que se esperan como agua de mayo y otros que sabes que serán tragos amargos e inevitables. Lo que es inexorable es el paso del tiempo. Y así hoja tras hoja, calendario tras calendario, te acercas al meridiano aproximado de la esperanza de vida del ser humano: los famosos y temidos cuarenta.

Sinceramente creo que la dichosa crisis me viene durando más tiempo del que hubiera deseado, o al menos eso me comentan los que me quieren, durante el cual me he propuesto hacer lo que me de la gana mientras suena la música de la cara “b” del casette (suena a viejuno, pero es de mi generación).

He tenido la sensación en muchos momentos de estos primeros, de no tener el control absoluto de la nave y moverme a merced de lo impuesto, lo políticamente correcto y caminar por el sendero trazado sin atender a mi criterio personal.

Pues bien, efectivamente los que me quieren tenían razón, soy uno más de los enfermos críticos de los cuarenta desde hace tiempo y gracias a ello he experimentado por ejemplo un naturismo atroz: nadando, caminando, montando en kayak, en padel sup, haciendo la compra, tirando la basura, tomando el sol en casa, en el campo, pescando, jugando a las raquetas y a todo juego de mesa que puedas imaginar, haciendo magia, tomando cervezas con amigos, haciendo nuevos, embadurnándome de barro (…con las manos en la masa…más viejuno) , caminando descalzo, escribiendo un blog y sobre todo, recuperando gran parte de mi vida viviendo desnudo en cuerpo y alma, y mostrando este otro camino a los que vienen detrás (…bueno y a los lados también).

Si, hoy es mi cumpleaños, cumplo los amados 40 que me han hecho abrir los ojos para darme cuenta de que tengo mucho tiempo por delante para cumplir todos mis deseos.

A ti lector@ del blog, amig@, compañer@ en esta forma tan inusual de vivir a la vez que apasionante y llena de sentido, ahora que te tengo cerca quiero decirte que gracias por escuchar y compartir esta filosofía y por esa felicitación de cumpleaños (mental) que me mandas!

SALUD

Anuncios

Esperando un por qué?

Cuando un buen amigo te dice: “puedo entender que te guste bañarte desnudo, te seques y te vistas, pero no puedo comprender que a la gente le guste vivir desnuda! Ir a comprar, cocinar, incluso trabajar un huerto desnudo….eso es una cerdada!!!! Y los que lo hacen unos putos cerdos”.

Y tu amablemente contestas: ” pues siento tener que decirte que tienes un puto cerdo delante, porque estoy desnudo siempre que puedo, me siento feliz así y no me considero tal animal”… se hace un silencio difícil de romper.

Puede que para quien no haya probado la letra “A”, entender qué tienen de atractivo las letras “B,C,D…” pueda inducir una especie de ictus en la corteza cerebral donde reside su “moral textil”.

Estoy casi convencido de que es vano dar explicaciones, pero no decaigo y vuelvo a pronunciar el discurso, y así hasta mil veces: “al otro lado de la barrera del centro naturista “x” que tú imaginas, donde todos son unos cerdos de acuerdo a tu propia creencia, hay gente tan normal y tan rara como en el lado en el que habitas. Hay gente que trabaja igual que tu, personas que se dedican a cuidar sus casas, sus hijos, sus mayores, gente de toda clase y género y no son más ni menos cerdos que tú”.

Los argumentos a veces no son suficientes, explicar hasta la saciedad que la sensación de libertad es lo que mayoritariamente nos mueve no sirve de nada…así que intentas indagar con mayor profundidad en el asunto, en la meninge del amigo: “me puedes explicar exactamente por qué soy uno de esos cerdos?”….

La respuesta más elaborada es porque sudamos (gran noticia, los textiles no sudan en verano y no se cuecen en sus propios fluidos) y nos cuelgan las cosas (a ellos no les cuelga nada). Lo más parecido a una forma humana que no le cuelga nada y no transpira por la piel en forma de sudor que conozco son los Playmobil…y luego los raros somos nosotros. Además hablamos e interactuamos desnudos como si nada (imagínate aquí el emoticono del mono tapándose los ojos, como expresión de la más absoluta incredulidad a lo que estás oyendo).

Nuevamente de nada sirve explicar la regulación térmica del cuerpo cuando estás desnudo, el efecto de la gravedad sobre la arquitectura humana y que somos seres sociales aún cuando no nos cubre la ropa…invento este el de la ropa que tampoco tiene tantos miles de años en proporción a la existencia del homo sapiens sapiens.

Preocupante! A que sí?…si esto es lo que dicen los amigos de ti, qué pensarán los enemigos?…..aún así prefiero ser un cerdo sapiens sapiens que renunciar a vivir desnudo, quedándome con lo positivo. Mi pretensión no ha sido nunca convencer a nadie, simplemente informar a quienes bien por ignorancia o por timidez no se atreven a conocer de cerca al enemigo.

¿Cómo explicar a tus hijos que somos nudistas?

Alguien debería investigar, si no se ha hecho ya, la razón por la que el tiempo antes de iniciar las vacaciones de verano pasa taaaaan lento y sin embargo los días de descanso son como un sueño, del que un día te despiertas en la misma cama de siempre, mirando al techo y preguntándote qué demonios has hecho si te prometiste a ti mismo que buscarías una forma de vida que te llenara más el alma, alejada de esa sequedad ambiental y más cerca de la forma de vida que te gusta.

Igual que pasa el verano, pasa la vida, y te das cuenta que tus hijas se van haciendo mayores, poco a poco, y que cada año adquieren una destreza que te sorprende y te recuerda que ya no son bebés.

Soy de ese tipo de personas que hace nudismo en familia, pero provengo de una dinastía, tanto biológica como política, no partidaria del naturismo (jodida represión cuanto daño has hecho). Podría ser considerado el caso cero de una epidemia llamada nudismo en mi familia y entorno.

Y aquí parte uno de los problemas post vacacionales cuya solución debemos actualizar como si de una aplicación de smartphone se tratara año tras año: ¿Cómo explicar a tus hijas en edad infantil que el nudismo no es malo, si bien es un tema que preferiblemente se debe quedar de puertas para adentro y tiene riesgos que hay que evitar?

Es un tema complicado, y he de confesar que he buscado ayuda sobre el tema donde se busca todo hoy en día (la web), y parece más sencillo explicar cualquier otro tipo de cosa, como la tendencia sexual estadísticamente no predominante, por ejemplo, pero de nudismo nada de nada.

Y así es como yo me he visto esta mañana, dándole una chapa a mi hija mayor (9) con cierto grado de rabia, porque me he sentido como si perteneciéramos a la secta del Noveno despertar de Jesucristo Nuestro Señor por la Gloria de la madre del cordero que es la oveja, cuando el nudismo no debería ser mal visto, ni tabú ni tan siquiera considerado como algo sucio, cosa que prácticamente tod@s l@s que lo hacemos sabemos.

Que el nudismo no es malo es fácilmente defendible, aunque una vez que lo tienes integrado en los genes tienes que hacer un ejercicio reflexivo para recordar el por qué?: es cómodo bañarnos sin ropa, pasear , tomar el sol y la sensación es muchísimo más agradable. Es más higiénico porque sudamos menos. Has podido ver que hay niñ@s como tu que lo hacen y no pasa nada y son buenas personas. Además estás aprendiendo que todos somos diferentes físicamente y que incluso la edad hace que haya cambios en nuestros cuerpos de los que no te tienes que avergonzar. No tiene misterio cómo son los chicos! No hay que jugar en los baños para verlos (hecho verídico del que nos libramos quizás gracias al nudismo).

El por qué debe quedar de puertas para adentro quizás sea el punto que más rabia me de: ya has visto que no es algo dañino ni malo, pero es mejor no ir contándolo por ahí porque pertenece a nuestra intimidad como familia, al igual que tampoco vamos contando otras muchas cosas. Hay gente que no le gusta y le da vergüenza quitarse el bañador (mi rabia se incrementa! Que coño le importará a nadie!!), y a lo mejor nos miran como bichos raros.

Hemos preferido mantenerlo así no por la familia de la que provengo, es más cada vez me da mas igual que lo sepan o no (probablemente las propias niñas nos hayan sacado del armario a patadas en un descuido), y añadiría que no pienso evitar responder a la pregunta si esta se produce. Prefiero evitar que lo cuenten por el resto de niñ@s del colegio y sobre todo sus padres/madres (nuevamente sensación de secta).

  • El hecho de vivir alejados de sitios naturistas hace que la probabilidad de encontrar naturistas sea más baja, simplemente por las menores oportunidades de probarlo, y quizás las opiniones no sean favorables. No estoy dispuesto a que se las señale o se haga media broma al respecto. Mucho deben cambiar las cosas, supongo que llegarán antes a la edad adulta y decidirán a quien contarlo.
  • El tercer punto, el de los riesgos y precauciones: no en todos los sitios nos podemos bañar sin ropa porque existen normas que hay que respetar. Que no nos importe ir desnudos no quiere decir que lo hagamos a la ligera. Cuidado porque puede haber personas que se aprovechen de esta faceta y nos pidan que nos desnudemos delante de ellos o incluso nos pueden hacer fotos, eso no es nudismo, eso está mal y quieren hacerte daño así que si eso ocurre no te dejes y nos lo debes contar. El nudismo lo hacemos en casa, piscina, camping, playa o pantano pero siempre con papá y mamá.

    Sin duda es la parte más importante de la charla de hoy.

    Quizás no sea la mejor forma de explicarle a tu hij@ porque somos nudistas, pero es la mejor que se nos ha ocurrido en seis horas de viaje, adecuándola a nuestras circunstancias (quizás ellas nunca tengan que explicar esto a nuestros nietos), e intentando evitar la contradicción que supone para ellas discernir lo que está mal de lo que está bien.

    Quizás alguien que lea esto (si es que se da el caso porque me quedó un poco largo para la era del tweet) experto en psicología infantil piense que es erróneo y roza el atentado (agradezco ayuda).

    Quizás lo lean unos padres en nuestra misma situación y les sirva como algo orientativo…esa es nuestra pretensión.

    La Respuesta Neuronal Nudista: N170

    Esta semana he aprendido algo acerca de Neuro ciencia que tiene su interés desde el punto de vista del nudismo (aunque parezca mentira), podemos llamarlo con el permiso de los descubridores la Respuesta Neuronal Nudista, aunque si somos científicamente estrictos el nombre es la respuesta N170.

    Es muy sencillo (no huyas aún): mediante estudios de Electroencefalografía y Magnetoencefalografia, se han estudiado las respuestas evocadas eléctricas (de las que no somos conscientes) del área occipital del cerebro ante ciertos estímulos visuales, concretamente ante el reconocimiento de caras. La respuesta se caracteriza por un pico de latencia de 170ms, de aquí el nombre de N170.

    Esta famosa respuesta no solo se encuentra presente ante estímulos como las caras, sino que también responde ante la visión de cuerpos y objetos, si bien hasta este momento se sabía que la mayor respuesta era la provocada por la percepción de las caras.

    Pues bien, un grupo de investigadores han estudiado mediante unos experimentos como es la respuesta cerebral (N170) ante diferentes tipos de estímulos, tomando como premisa que la ocultación del cuerpo mediante la ropa (una práctica en la historia evolutiva del ser humano de no mucho tiempo proporcionalmente hablando) pudiera ser un factor que alterara la respuesta N170, al igual que altera antropológicamente hablando la selección sexual al estar los atributos de los Homo sapiens sapiens ocultos.

    Para ello compararon la respuesta entre caras, cuerpos en bañador, cuerpos con ropa, cuerpos desnudos y objetos (coches) en un grupo de *varones, aquí van los resultados:

    • La respuesta fue mayor ante la visualización de cuerpos desnudos tanto del mismo sexo como del opuesto , en comparación con el resto de estímulos.
    • La respuesta fue directamente proporcional a la falta de ropa.
    • De la misma manera, la respuesta fue independiente de si con el cuerpo se mostraba o no la cara.
    • Las respuestas evocadas por estímulos humanos fueron en todos los casos mayores que las evocadas por los objetos.

    *Se eligieron hombres para el experimento por razones puramente técnicas, ya que estudios anteriores habían demostrado que las respuestas electroencefalograficas en varones son más discriminativas ante estímulos neutros Vs eróticos, así como entre estímulos del mismo u opuesto sexo.

    En conclusión que de una forma inconsciente nuestro cerebro responde de una mayor forma ante la percepción de cuerpos desnudos.

    Las conclusiones que podemos extraer de esta investigación son varias, aparte de las implicaciones antropológicas que conllevan ocultar nuestros cuerpos desde el punto de vista de la selección sexual y los signos de excitación.

    Quizás el N170 sea el origen neurológico que desencadene una cadena de respuestas que desemboque en las sensaciones placenteras que te produce estar desnudo con más gente, el nudismo social.

    Quizás la adición al N170 sea el impulso que lleva a los mirones de playa a mirar cuerpos desnudos de forma compulsiva.

    Quizás el intento voluntario de abolición de la repuesta N170 es la que lleva a los yihadistas textiles a montarnos números por vernos desnudos.

    Puede ser que los niños pequeños no tengan el desarrollo madurativo cerebral suficiente para inhibir el N170 o incluso no esté la respuesta totalmente desarrollada y por eso experimentan la desnudez de una forma más inocente.

    ¿Puede ser el N170 la razón de la existencia de los clubes de strip tease?

    …(aquí lo dejo para la reflexión personal)

    Lo que está claro es que no somos dueños de todas nuestras reacciones y que aunque no suene nada romántico, somos un puñado de hormonas, estímulos nerviosos y órganos funcionando ordenadamente como en un concierto de música clásica, pero aún así seguimos pensando que somos capaces de controlar todo lo que nos pasa.

    Cuando todo el mundo se desnuda sin darse cuenta

    How to lock files and folder with password

    Imagen extraída de Internet

    Quien me conoce, sabe que soy un poco friki (o bastante…. ¡vaya usted a saber!) de la privacidad y bastante reservado con mis cosas.

    Esta mañana, mientras me estaba tomando el café, he visto que una empresa de tratamiento de datos (no importa el nombre) se ha dado a la quiebra arrastrada por el escándalo de una famosa red social (que todo el mundo conoce).

    Lo que me sorprende (o quizás ya no), es que todo el mundo (o casi) sea capaz de compartir sus datos con empresas que en la mayoría de las veces no ha oído hablar, en las que son capaces de desnudarte por completo tu intimidad, en las que saben con quién, cuándo y cómo te relacionas de modo personal y de modo virtual, estatus social, ubicaciones y un sinfín de datos más. Cada vez que instalamos una app en el teléfono móvil, estamos dando (previo permiso que no solemos leer), acceso a micrófono, cámaras, fotos, contactos y demás. Para comprobarlo, solo hay que mirar en los permisos concedidos a las aplicaciones instaladas y podremos llegar a sorprendernos.

    Este modo de desnudarnos, es a mi forma de ver muchísimo más íntimo que cualquiera de nosotros realizamos cuando practicamos el nudismo.

    Lo que realmente me sorprende, y por eso esta reflexión, es que la inmensa mayoría de las personas que poseen (por ejemplo) un móvil, sean capaces de ofrecer esa intimidad para que alguien gane dinero al trabajar con sus datos y sin embargo muchas de esas personas se puedan sorprender al ver un pecho en la playa o se escandalicen por ver a un niño lactando de su madre.

    No concibo esa doble moral, aunque sé que existe. Me gusta practicar el nudismo porque siento un mayor contacto con la naturaleza, que incluso andar descalzo sobre el césped mojado, siento el fluir de la energía de la tierra. Y no digo que sea real ese flujo de energía, ojo, sólo digo que es lo que yo noto (no entro si es real o placebo) y eso es algo que me hace sentir mejor, más unido y entablando una armonía cada vez mayor con ella. Y si, además, comparto esas sensaciones con alguien a quien quiero, siento que todo ello se multiplica, creando un vínculo especial con esa persona.

    Volviendo al tema anterior, si alguno me pregunta si permito el acceso a las aplicaciones a todas esos datos, le responderé que sí, pero procurando darles el menor acceso posible, ya que es el precio que hoy en día uno tiene que pagar para poder estar en contacto con los demás. Alguien dijo que cuando te dan algo gratis, entonces el producto eres tú (y razón no le falta).

    Y si, también me despeloto cuando puedo, aprovecho los rayos del sol y ando descalzo por casa y por el césped.

    Y no, no me escandalizo al ver un pecho, un culo o un genital sin importar el sexo, ya que creo que desnudos hemos llegado a este mundo, desnudos estamos ante el mundo y desnudos marcharemos, que nuestra alma es lo único que nos acompañará al más allá (en el caso de que ese más allá exista).

    Que la ropa y sus complementos lo único que crea son distinciones y marcas, aunque entiendo que tenga que existir para protegernos de los posibles peligros en los trabajos, condiciones atmosféricas y demás.

    Me apetecía compartir estos pensamientos, que en mi opinión, está más que relacionado con esta forma de ver sentir la vida.

    La mutación MNC

    Qué mal sienta abrir la puerta de la jaula, bajarse de la rueda, hacer las maletas y huir controladamente unos días a tu paraíso particular, sin horarios y sobre todo sin ataduras físicas ni nudos de corbata, y sin ataduras psíquicas que te arrastran al abismo de pensar que estás perdiendo el tiempo con la de cosas que tienes que hacer y te hacen rodar con más fuerza si cabe.

    Sienta mal porque te haces consciente de que la realidad que vives el 80% del día o no es la que más te gustaría (no digo que no me guste nada) o simplemente te has aburrido de ella. El otro 20%, el tiempo de estar con las tuyas, es el que da sentido y compensa la corbata y la rueda, porque sin ellas nada vale nada.

    En ese punto me encuentro, en un momento de reflexión de cuándo darle la vuelta al asunto y cómo. No es la primera vez que me pasa y no será la última, aunque realmente creo que no llevo los genes del emprendimiento en mis células, alguno va mutando verano tras verano y me conduce a la firme idea de que no sé cómo demonios, pero me encantaría que el naturismo fuera mi forma de ganarme la vida.

    Puede que al principio tuviera que hacer un mix porque los inviernos son duros y a nadie le apetece pasar frío, pero dada la patente poca oferta de centros naturistas en España (de los de verdad, nada de ocultaciones swinger – con todos mis respetos a ese otro mundo – bajo el letrero nudista), vuela constantemente en mi cabeza la de crear un espacio donde todo el mundo pueda disfrutar de algo tan maravilloso, porque sigo pensando que somos más los nudistas con motivaciones no sexuales.

    Seguro que ánimos no me faltarían e incluso soci@s de empresa, todo se reduce a euros, planos, permisos, papeles, terrenos… y a la duda de si realmente sería un proyecto viable con una clientela objetivo suficiente para sobrevivir.

    Tengo el palpito de que cuando una oferta así no funciona del todo, se tiende a abrir la mano a una sexualización progresiva ya que esa pulsión hace que la gente afloje el dinero y el establecimiento se llene, a lo cual me negaría, sería una decepción.

    He de confesar que uno de mis miedos es comprobar qué pasa con tus aficiones cuando se transforman en trabajo, aunque creo que en ese sentido si me arriesgaría a tal evento.

    Y entre ensoñaciones, reflexiones y paj….mentales, voy a ir decidiendo qué corbata me pongo mañana, ojalá algún día sea color carne y mi trabajo sea regentar un espacio de calma, tolerancia, naturaleza y energía positiva.

    Educación al desnudo

    Mírale con la colilla al aire, que machote”. “Tápate, no seas cochina que se te ven las bragas” esto no está sacado de ningún texto de ficción, esta es la vida misma, y sería la tercera pata en la que se sustenta la desigualdad hombre mujer, en cuanto a la desnudez se trata. Esto lo he escuchado muchas veces y me he mantenido callado por respeto a mis mayores, pero quiero que en mi generación (peri años 80) se ponga fin a semejantes estupideces.

    Los niñ@s son felices correteando en bolas, solo hay que verles el primer día que pones el pie en la playa, y eso no les hace moralmente peores. Aaaayy la moralidad! qué piel más fina tiene, y que daño ha hecho según para qué cosa, para la nuestra desde luego es nefasta.

    Es una extrapolación (infantil) de lo que ha sonado y suena en nuestra sociedad: hombre con varias relaciones conocidas: machote, mujer con varias relaciones conocidas: promiscua.

    Me niego a aceptar que mis hijas no puedan desenvolverse como les de la gana por el mero hecho de su “XX” genómico. Mi obsesión es educarlas en libertad, respeto y todos aquellos valores que nos hacen mejores como la solidaridad, pero que nadie se atreva a volver a decir que son “guarras” por disfrutar de su cuerpo.