Un eslabón común

El debate está servido siempre que en el entorno nudista se abre la brecha del liberalismo sexual, y quizás es un debate que deberíamos mantener a puerta cerrada, y llegar a un acuerdo de mínimos, al que creo que hemos llegado ya en la mayoría de las ocasiones.

Nos necesitamos!?, no sé si escribirlo con interrogantes o exclamaciones.

Nos necesitamos cuando el objetivo común es el de sumar personas a la causa naturista, sin tener en cuenta cómo se organizan sexualmente en sus casas. Nos necesitamos probablemente porque el movimiento nudista es una confluencia de muchas vertientes (estéticas, esotéricas, médicas incluso, políticas y porque negar lo evidente sexuales también). Y querámoslo o no, hay un eslabón común, el de vivir libremente sin miedo a ser como eres tanto en lo físico como en lo espiritual.

El gran escollo es el qué dirán los no nudistas, qué pensarán?, qué podemos hacer para que no nos cuelguen el Sanbenito?. Sería muy tonto por nuestra parte creer que “la bondad” reside en el textilismo. Acaso alguien piensa que no hay liberales (swingers) en el mundo textil, muchos de ellos frustrados.

Lo realmente perjudicial es fomentar la creencia de que nudismo equivale a liberalismo y en esa delgada línea nos movemos. No todo el monte es orégano.

Nuevamente esa interpretación es tan errónea como pensar que la ideología política de derechas equivale al nazismo o la de izquierdas al comunismo. Como suele suceder en ocasiones, los tonos de color se olvidan a voluntad del observador.

Propongamos un trato de mínimos, sigamos siendo nosotros mismos con nuestras circunstancias, sigamos juntos en esto, no lo hacemos nada mal, pero colaboremos en no difundir algo erróneo.

El problema es cómo hacerlo?…se aceptan propuestas… siempre desde el respeto.

Anuncios

¿Cómo explicar a tus hijos que somos nudistas?

Alguien debería investigar, si no se ha hecho ya, la razón por la que el tiempo antes de iniciar las vacaciones de verano pasa taaaaan lento y sin embargo los días de descanso son como un sueño, del que un día te despiertas en la misma cama de siempre, mirando al techo y preguntándote qué demonios has hecho si te prometiste a ti mismo que buscarías una forma de vida que te llenara más el alma, alejada de esa sequedad ambiental y más cerca de la forma de vida que te gusta.

Igual que pasa el verano, pasa la vida, y te das cuenta que tus hijas se van haciendo mayores, poco a poco, y que cada año adquieren una destreza que te sorprende y te recuerda que ya no son bebés.

Soy de ese tipo de personas que hace nudismo en familia, pero provengo de una dinastía, tanto biológica como política, no partidaria del naturismo (jodida represión cuanto daño has hecho). Podría ser considerado el caso cero de una epidemia llamada nudismo en mi familia y entorno.

Y aquí parte uno de los problemas post vacacionales cuya solución debemos actualizar como si de una aplicación de smartphone se tratara año tras año: ¿Cómo explicar a tus hijas en edad infantil que el nudismo no es malo, si bien es un tema que preferiblemente se debe quedar de puertas para adentro y tiene riesgos que hay que evitar?

Es un tema complicado, y he de confesar que he buscado ayuda sobre el tema donde se busca todo hoy en día (la web), y parece más sencillo explicar cualquier otro tipo de cosa, como la tendencia sexual estadísticamente no predominante, por ejemplo, pero de nudismo nada de nada.

Y así es como yo me he visto esta mañana, dándole una chapa a mi hija mayor (9) con cierto grado de rabia, porque me he sentido como si perteneciéramos a la secta del Noveno despertar de Jesucristo Nuestro Señor por la Gloria de la madre del cordero que es la oveja, cuando el nudismo no debería ser mal visto, ni tabú ni tan siquiera considerado como algo sucio, cosa que prácticamente tod@s l@s que lo hacemos sabemos.

Que el nudismo no es malo es fácilmente defendible, aunque una vez que lo tienes integrado en los genes tienes que hacer un ejercicio reflexivo para recordar el por qué?: es cómodo bañarnos sin ropa, pasear , tomar el sol y la sensación es muchísimo más agradable. Es más higiénico porque sudamos menos. Has podido ver que hay niñ@s como tu que lo hacen y no pasa nada y son buenas personas. Además estás aprendiendo que todos somos diferentes físicamente y que incluso la edad hace que haya cambios en nuestros cuerpos de los que no te tienes que avergonzar. No tiene misterio cómo son los chicos! No hay que jugar en los baños para verlos (hecho verídico del que nos libramos quizás gracias al nudismo).

El por qué debe quedar de puertas para adentro quizás sea el punto que más rabia me de: ya has visto que no es algo dañino ni malo, pero es mejor no ir contándolo por ahí porque pertenece a nuestra intimidad como familia, al igual que tampoco vamos contando otras muchas cosas. Hay gente que no le gusta y le da vergüenza quitarse el bañador (mi rabia se incrementa! Que coño le importará a nadie!!), y a lo mejor nos miran como bichos raros.

Hemos preferido mantenerlo así no por la familia de la que provengo, es más cada vez me da mas igual que lo sepan o no (probablemente las propias niñas nos hayan sacado del armario a patadas en un descuido), y añadiría que no pienso evitar responder a la pregunta si esta se produce. Prefiero evitar que lo cuenten por el resto de niñ@s del colegio y sobre todo sus padres/madres (nuevamente sensación de secta).

  • El hecho de vivir alejados de sitios naturistas hace que la probabilidad de encontrar naturistas sea más baja, simplemente por las menores oportunidades de probarlo, y quizás las opiniones no sean favorables. No estoy dispuesto a que se las señale o se haga media broma al respecto. Mucho deben cambiar las cosas, supongo que llegarán antes a la edad adulta y decidirán a quien contarlo.
  • El tercer punto, el de los riesgos y precauciones: no en todos los sitios nos podemos bañar sin ropa porque existen normas que hay que respetar. Que no nos importe ir desnudos no quiere decir que lo hagamos a la ligera. Cuidado porque puede haber personas que se aprovechen de esta faceta y nos pidan que nos desnudemos delante de ellos o incluso nos pueden hacer fotos, eso no es nudismo, eso está mal y quieren hacerte daño así que si eso ocurre no te dejes y nos lo debes contar. El nudismo lo hacemos en casa, piscina, camping, playa o pantano pero siempre con papá y mamá.

    Sin duda es la parte más importante de la charla de hoy.

    Quizás no sea la mejor forma de explicarle a tu hij@ porque somos nudistas, pero es la mejor que se nos ha ocurrido en seis horas de viaje, adecuándola a nuestras circunstancias (quizás ellas nunca tengan que explicar esto a nuestros nietos), e intentando evitar la contradicción que supone para ellas discernir lo que está mal de lo que está bien.

    Quizás alguien que lea esto (si es que se da el caso porque me quedó un poco largo para la era del tweet) experto en psicología infantil piense que es erróneo y roza el atentado (agradezco ayuda).

    Quizás lo lean unos padres en nuestra misma situación y les sirva como algo orientativo…esa es nuestra pretensión.

    Nudismo y mayores

    Quedan muchos años, quedan tantos que ni siquiera tengo claro que llegue, no me planteo mi vida más allá de pasado mañana, pero a veces me pregunto qué pasará con mi naturismo cuando sea una persona de edad avanzada.

    He oído tantas veces “yo ya no tengo cuerpo para andar enseñándolo” que casi lo he asimilado como el estribillo de una canción, generalmente entonada por una cantante, ya que la mujer es la que más sometida está a la presión del anti envejecimiento. No en vano, se dice que son el 80% de la clientela de las clínicas estéticas y de rejuvenecimiento frente al 20% que son hombres. ¿Qué cuerpo se supone que hay que tener para andar enseñando?, ¿uno joven y esbelto? El secreto es que cuando tu te desnudas no lo haces para enseñar nada, sino para “absorber” todo a través de tus sentidos.

    ¿Qué pasará con los difíciles accesos a las playas nudistas cuando sea anciano?, si para aquel entonces siguen quedando zonas vírgenes (Dios lo quiera). Siempre que hablas con alguna persona de edad avanzada en nuestra playa de cabecera nos cuentan que prácticamente fueron ellos quienes inauguraron el sitio y que por aquel entonces “si que era un sitio exclusivo y salvaje, no como ahora”.

    A nadie se le escapa que los reflejos quizás no estarán para zigzagear por caminos de tierra empinados por aquel entonces, y por tanto, salvo que te lleve alguien, probablemente tendrás que decir adiós. En ese sentido los jubilados de los países del norte de Europa nos llevan ventaja, y han asumido los espacios naturistas mas civilizados como lugar donde descansar todo el año, …¿por qué no?.

    Nada me parece más tierno cuando observas una pareja de personas mayores caminando por la playa de la mano, y me niego a aceptar que eso deje de producirse en algún momento, no porque mi cuerpo se descuelgue, sino porque pueda llegar a pensar que la edad avanzada no tenga cabida en uno de nuestros refugios nudistas.

    Calas de Almeria

    Sin duda la costa de Almeria es uno de los paraísos para los nudistas en Europa, no obstante allí está una de las mecas del naturismo europeo, Vera, pero si lo que te gusta es descubrir calas poco concurridas y poder disfrutar de ellas de la forma más provechosa, te recomiendo la siguiente guía de la mano de Mario Sanz Cruz, gran conocedor del levante almeriense:

    Magnífico cuaderno que nos traslada a cada uno de los rincones de la costa, algunos tan sumamente exclusivos que tan solo caben unos pocos bañistas.

    Es una guía perfectamente bien documentada con fotografías a color y repleta de consejos y datos históricos y curiosidades, incluyendo anotaciones específicas relacionadas con el uso nudista de algunas de las calas (muchas).

    Uno de los mejores consejos que se repiten en la guía es el de visitar la costa fuera de los periodos vacacionales para huir de la masificación y poder disfrutar de las calas en estado puro.

    A destacar el mensaje de su autor, en el que esgrime la responsabilidad de cada uno de los turistas para que mantengamos intacta la joya ecológica que la costa supone.

    La primera vez

    Cada vez queda menos para poder disfrutar de la playa como nos gusta. Algunos afortunados/as podrán hacerlo en estas vacaciones de Semana Santa si el tiempo lo permite.

    Como yo no soy uno de ellos, me ha dado hoy por recordar como fue mi primera vez en una playa sin ropa. Y he llegado a la conclusión que no se en qué playa fue. Se que tenía unos 15 años y que fue en la costa malagueña. Salí a caminar por la playa, cosa que me encanta, y cuando me vine a dar cuenta estaba rodeado de gente desnuda. Como tenía tiempo y mucha curiosidad seguí adelante previo paso de quitarme el bañador (donde fueres haz lo que vieres).Tras unos minutos de vergüenza iniciales, me di cuenta que nadie me miraba como creía al principio y que había encontrado algo que tenía que probar más veces. Luego es verdad que tuve que esperar hasta los 18-19 años para hacerlo con más asiduidad pero recuerdo aquel día con cariño. Decidido este verano recorrere las playas malagueñas buscando ese lugar especial.

    Y la vuestra? Cómo fue vuestra primera vez? Espero vuestros comentarios.

    El pantano de San Juan

    La oferta para nudistas de interior es bastante escasa en nuestro país como ya hemos apuntado en alguna otra entrada (El difícil nudismo mesetario), sorprende que un tipo de turismo que mueve miles de personas cada época de vacaciones, sólo disponga de reductos minúsculos y poco cuidados.

    En Madrid, uno de los pocos sitios que se salva de esta desidia es el Pantano de San Juan, uno de los embalses emblemáticos de la comunidad próximo a la localidad de San Martín de Valdeiglesias, que dispone de una playa nudista. (Zonas de Madrid)

    He de confesar que sólo hemos estado una vez, y por lo tanto la conclusión a la que haya podido llegar puede estar sesgada por falta de mayor número de experiencias. De las 5 estrellitas quizás le otorgaría 3:

    1. El camino de ida es bueno hasta que sales del asfalto y te adentras por la pista forestal. Si tienes un coche bajo o poco preparado para ese tipo de caminos quizás tengas que dar la vuelta. Desconozco si ese camino sufre algún tipo de rehabilitación pero teniendo en cuenta las lluvias de este año, yo lo valoraría.

    2. Desde el aparcamiento hasta la playa hay una senda foresteral (pendiente abajo) que a mi personalmente me gustó, me llamaron la atención los carteles donde se te anima a ser respetuoso y limpio con la playa a la que vas ( son de una asociación nudista de Madrid), un 10 por ellos. Recuerda que todo lo que baja tiene que subir, haces pierna.

    3. La cala en la que estuvimos ( pienso que la principal porque hay varias aledañas) es de arena, de unos 100 metros, y la entrada al agua es suave. Bastante bonita, y el agua limpia, hay que tener en cuenta que es un pantano y no el caribe.

    4. A lo largo del día hubo de todo, al principio solos con algún bañista próximo (amables como suele ser la norma), mas tarde parejas, chicos solos…y un mirón con pocos escrúpulos ( como suele ser la norma). En general la gente muy respetuosa aunque el nudismo no era del 100%, y si, hay cancaneo en el camino, pero lo cierto es que a mi no me molestó, no es que esté de acuerdo obviamente (baja estrellitas) pero no fue algo que preocupara.

    5. Es cierto que pasan kayak cerca, y ya que están pues miran a ver como son los seres humanos sin ropa. Curiosamente algunos se animaron y llegaron hasta la orilla a despelotarse también, pero en general restan encanto al sitio.

    6. No encontramos familias, nosotros fuimos con niños y es de agradecer cuando hay más en la playa porque ellos lo pasan en grande y nosotros descansamos un poco (egoístamente hablando), aunque creo que si puede ser considerada apta para ellos, así que animo a todos los que estéis pensando en ir esta temporada (cuantas más familias más apta para ellas).

    En general, y teniendo en cuenta que la oferta en Madrid es bastante limitada, nos gustó y probablemente repetiremos.