Oye Siri!

Si dijera que nunca me rondó por la cabeza la idea mentiría como un bellaco, siempre lo vi como un quizás algún día me atreva, y ese día llegó como por casualidad buscada.

Con frecuencia me he quedado embobado mirando imágenes por internet de gente pintada y es alucinante las obras de arte que se pueden llegar a crear con unos pinceles, pinturas y un lienzo de piel desnuda.

Quizás lo que las imágenes no muestren sea lo más importante, las sensaciones.

Como todo que sucede por primera vez viene impregnado de cierta sensación de nervios, de cierta curiosidad que te va arrastrando.

Todo sucedió una tarde de agosto, en un entorno favorable y naturista como no podía ser de otra manera, y en el contexto de una fiesta body paint, debutar a lo grande diría yo.

Las artistas y artifices de todo esperaban voluntari@s para ejercer de lienzo, pero la cosa estaba muy parada. Yo me acerqué tímidamente pareo enrollado a la cintura y como el que va a hacer un favor dije: “nada, si no viene nadie me ofrezco voluntario”…cuando en realidad mi mente decía “por favor elígeme a mí!”.

Suerte la mía, fui elegido y la primera pregunta fue…qué me pinto? Así que como llevo un millenial en lo hondo de mi ser le pregunté a Siri: ” oye Siri, ….tilin: guerrero egipcio”.

Nunca pensé que disfrutaría tanto mientras estaba siendo pintado. Comenzamos por lo más evidente, la cara, los hombros, brazos…y dado el grupo de curios@s que se acercaban a ver la ejecución de la obra, supuse que estaba quedando al menos tan bien como intención le estaba poniendo.

Seguimos por los muslos, piernas…la sensación de notar un pincel humedecido por la piel es relajante e increíble.

Sinceramente, tanto la maquilladora como yo estábamos tan emocionados por el resultado que nos quedamos sin piel…al descubierto, faltaba la “zona cero”. Dado que ella estaba con ropa y yo semidesnudo, y dado que era una fiesta nudista, pedí ( con cierto pudor) terminar la obra si no tenía objeción, y así fue, acabé completamente maquillado con cierto temor de que la emoción de las cosquillas de los pelos del pincel, se tradujeran en una subida de bandera (nada mejor que tararear mentalmente la música del telediario).

Debía tener tal expresión que mi inestimada compañera hizo lo propio, y se maquilló a juego, a lo faraona (egipcia, no Lola Flores) con un resultado espectacular.

Nunca me he sentido más mirado que con el cuerpo cubierto de pintura, mucho más que vistiendo ropa o estando completamente desnudo, tan mirado hasta sentirme avergonzado, incomprensible cuando ves como algo natural la desnudez en público. Hasta que comencé a creerme vestido, disfrazado, si bien mi cuerpo no sentía el tacto de la ropa ni el calor.

Cuando me enfrenté al espejo por primera vez entendí la expresión de los que me miraban, realmente había conseguido convertirme en un guerrero egipcio sólo con pintura, alucinante!.

En un momento dado supe, quizás tarde por suerte, que formaría parte de un concurso donde se elegirían los mejor pintados.

La noche transcurrió divertida como nunca! Como hacía tiempo!…y si, fuimos unos de los ganadores, aunque el premio yo ya lo había recibido con antelación en forma de experiencia inolvidable, repetible y totalmente recomendable.

Anuncios

Alienígenas por Madrid

La expectación y el interés mediático que transmite la foto que da portada a esta entrada, nos haría pensar que quizás se tratara de una alfombra roja por la que estuvieran desfilando actores y actrices de lo más famoso.

Tampoco sería imposible que estuviéramos ante la presentación de un nuevo coche o de un nuevo perfume patrocinado por la pareja de moda.

¿Será la llegada de un equipo de fútbol de primera división a su hotel de concentración?.

Pues no! Solamente son personas desnudas!!! Y yo me pregunto ¿por qué se arma tal revuelo? Cada uno de nosotros tenemos uno de esos cuerpos (desnudo o no), pero sinceramente parecería que estuvieran contemplando seres de otro planeta, vaya cara de ilusión tiene alguno!

Por favor, si te ves reconocido y no quieres aparecer háznoslo saber y eliminaremos la foto.

Podría dar por bueno que algunas décadas atrás los ciudadanos de este país vivían en un entorno dictatorial dominado en parte por una iglesia católica que acostumbraba a ver pecado en todo (lo que no tuviera que ver con ella), y daríamos por cierto la historia de Encarnación Flores:

En ese sentido, yo también me asombraría de ver un desnudo, pero creo que me cortaría muy mucho de coger la cámara de fotos (que ahora todos llevamos encima casi siempre) y liarme a disparar, por pura educación. Aunque digo yo, que por qué no se despelota la abuela del anuncio también, puestos a tener experiencias transgresoras, mejor eso que no parecer una cámara de Prosegur…en fin, que me pierdo.

Hoy en día para saciar la curiosidad inherente a nuestra condición de animales acerca de cómo son el resto de los seres humanos sin ropa, hay alternativas a esperar un año a ver pasar la ciclonudista:

1. Google (poco recomendable pero muy rápida): miles de fotos en segundos.

2. Practica nudismo (no al alcance de todos pero muy reconfortable), con el pequeño inconveniente de que se acabará la magia cuando descubras que tras 20 minutos desnudo pierdes el interés.

Dejaré de hacerme trampas al solitario, en esa foto de portada, los utilizados no son los que posan, sino los que hacen las fotos, porque de sobra somos conscientes de como atraer la atención para poner el foco en un problema concreto (en este caso de seguridad vial), si no que pregunten a Femen.

Imagen extraída de internet.

Eso si, rogaría que no cundiera el ejemplo, que todos queremos un verano tranquilo reivindicando únicamente la libertad que nos proporciona estar desnudos, sin paparazzis de medio pelo.

La primera vez

Cada vez queda menos para poder disfrutar de la playa como nos gusta. Algunos afortunados/as podrán hacerlo en estas vacaciones de Semana Santa si el tiempo lo permite.

Como yo no soy uno de ellos, me ha dado hoy por recordar como fue mi primera vez en una playa sin ropa. Y he llegado a la conclusión que no se en qué playa fue. Se que tenía unos 15 años y que fue en la costa malagueña. Salí a caminar por la playa, cosa que me encanta, y cuando me vine a dar cuenta estaba rodeado de gente desnuda. Como tenía tiempo y mucha curiosidad seguí adelante previo paso de quitarme el bañador (donde fueres haz lo que vieres).Tras unos minutos de vergüenza iniciales, me di cuenta que nadie me miraba como creía al principio y que había encontrado algo que tenía que probar más veces. Luego es verdad que tuve que esperar hasta los 18-19 años para hacerlo con más asiduidad pero recuerdo aquel día con cariño. Decidido este verano recorrere las playas malagueñas buscando ese lugar especial.

Y la vuestra? Cómo fue vuestra primera vez? Espero vuestros comentarios.

Los julitos iglesia

O la historia de como te pueden arruinar un magnífico día de playa…

Principios de agosto del 20.. no me acuerdo, te despiertas temprano por la mañana, miras a través del cristal y te entra una alegría por el cuerpo indescriptible “siiii!!! Sigue siendo verano y estoy de vacaciones, todo era una pesadilla” , así que decides ejecutar el plan Pasaremos el día en la playa, hay maratones mas suaves: vas al super a comprar, haces la comida para llevar, levantas a la prole, les haces el desayuno, apagas el televisor, te gritan, les pones protección solar, les vas empujando escalera abajo y por fiiiinnnn arrancas el motor del coche ( cargado hasta las ballestas), Nos vamos al paraíso por un día.

Sobra decir qué paraíso, aquel lejano, que te lleva a enfrentarte a caminos de cabras, desfiladeros mortales, polvaredas…bien alejado del núcleo urbano ( que envidia, con sus duchas y cervecitas frías recién tiradas) pero llenos de encanto y tranquilidad, con poca gente, nudistas.

He de decir que el término playa nudista se diluye los meses de veraneo en la mayoría de las playas del cabo de gata, sería mas correcto hablar de playas mixtas (cervecita con limón fría otra vez) ya que debido a las ordenanzas municipales y ese afán de tener a todo el mundo contento a lo mas que ha llegado mi spot playero es el de ropa opcional, pero eso da para otras entradas.

Ante la tesitura izquierda o derecha, un consejo, donde haya mas gente en bolas, por eso de la complicidad, y curiosamente casi siempre se cumple que el despelote se queda a la izquierda.

Pones las sombrillas (tal cual indica el proyecto de la ingeniera de mi casa) , te quitas la ropa y a disfrutar!!!!!

Paseo para arriba, chapuzón y a secarse tranquilamente al sol.

Según avanza la jornada comienza a llegar mas gente siguiendo el orden izquierda nudista derecha textil, manteniendo bastantes metros entre sombrilla y sombrilla, y con un respeto pocas veces visto, quizás ese es el éxito de mi playa de cabecera, libre en la vestimenta y tolerante.

De pronto, veo rodar un balón de reglamento de fútbol cuesta abajo cerca de mi toalla, y siguiendo la ley universal, detrás de él un niño corriendo desesperadamente con un perrito detrás ( “chuskis”). De esto que te da por mirar detrás de ti y al igual que en las películas de indios y vaqueros, divisas una fila de niños y padres en formación dispuestos a la carga ( a la carga de cientos de neveras, sandías y un enorme toldo de 16 metros cuadrados).

No soy mucho de rezar, pero comienzo a hacerlo: ” por favor, si me queréis, irse a la derecha, con los vuestros…” y veo al general Carter ( repeinado, engominado y con un toque muy a lo Julio Iglesias) que ordena la instalación del campamento de refugiados justo al lado de mis sombrillas del Decathlon.

Por un momento pensé que quizás mis suplicas habrían sido escuchadas y que esas camisas Ralph Lauren arremangadas serian un disfraz para disimular el espíritu naturista que les invadía y jugar al despiste con sus vecinos del campo de golf, pero no….textiles, integristas de playa además.

Cuando crees que esta todo perdido, la esperanza sale a flote…:” keepcalm, seguro que no son ruidosos” ….jajajajajaja, lo del fútbol se me quedaba corto: pesca de orilla a las 12 de la mañana; “Chuskis” como loco olfateando toallas y haciéndose pipí por los rincones, los niños que gritan como posesos; “Chuskis” al borde de la histeria….y como no, el siempre presente “Cuñading” o lo que viene a ser dar paseos por la orilla en número de “adós” ( J Iglesias y su cuñado El Junco gorropaja) observando atentamente cuantos pares de senos y/o vaginas encuentran por el camino con el mayor de los descaros….

Se que está mal , hay que defender los pocos reductos que nos quedan, pero ganaron…recogimos y nos fuimos después del quinto balonazo , de que el último vecino nudista hiciera lo propio, no sin antes ver como “Chuskis” aliviaba su recto perruno delante.

Queridos textiles de marca…una cervecita fría en una playa con campo de golf nunca podrá superar estar entre degenerados como nosotros, “keep on mind”