Nudismo y “Cuarto Poder”

photo_2018-05-18_13-31-16

En apenas un par de décadas (¿tanto ya?) hemos asistido a la revolución más radical de la historia las comunicaciones humanas. No me refiero a que con un click, en milésimas de segundo, y de manera prácticamente gratuita, podamos acceder a información de cualquier parte del mundo (traducida inmediatamente a nuestro idioma, además). Sino a que, por primera vez, cualquiera de nosotros puede convertirse no ya en mero receptor de esa información, también en emisor activo ante una audiencia potencial de miles de millones de personas.

Los medios de comunicación, la profesión periodística, creo que no están sabiendo asimilar que los púlpitos no son ya sólo suyos, y, por norma general, se resisten como gatos panza arriba, bien promoviendo que se legisle en contra de lo que llaman el “peligro de las fake news” (como si sólo ellos fueran guardianes de la verdad), o intentando conservar su influencia copiando (torpemente) las nuevas reglas a golpe de trending topics, o arañando dinero de publicidad en frustrantes clickbaits (¿quién no ha picado en algún enlace tipo “10 cosas que necesitas saber sobre X, descúbrelas”… y le ha costado un buen rato, efectivamente, descubrirlas entre un festival de banners, ventanas emergentes, pantallas sucesivas?), o en ese extraño fenómeno de inversión de la realidad según el cual lo que pasa en las redes sociales es noticia y no a la inversa (“arden las redes”, “las redes explotan”… al menos podrían currarse nuevas expresiones, ¿no?).

Es un tema, en mi opinión, apasionante para tomar conciencia de nuestro papel como emisores responsables y receptores críticos de información para casi todas las facetas de nuestra vida. O sea, la hostia de importante en la construcción de lo que somos. Pero aquí hemos venido todos a hablar de nudismo, ¿verdad?

Pues diría que “en esta nuestra comunidad” se refleja en buena parte lo apuntado en las líneas anteriores: la información más útil, más viva, más fiable, no procede de fuentes periodísticas, sino de los propios nudistas (para muestra, este blog ;-). Supongo que, al igual que con otras ¿aficiones? minoritarias (pongamos, yo qué sé, pintar soldaditos de plomo), internet nos ha abierto infinitas puertas: a conocer lugares y experiencias de primera mano, a comprender que no somos “bichos raros”, a entrar en contacto con personas que de otro modo nunca hubiéramos podido (sin ir más lejos, l@s que realizamos este blog). A la vuelta de la esquina del teclado no faltan webs, blogs, foros, chats, redes sociales, creados y mantenidos por otros/as nudistas. Y eso que los puritanos gigantes como Facebook, Instagram o Youtube nos censuran implacablemente… no como a los pintores de soldaditos de plomo.

No somos mainstream. A pesar de que la carne humana es un cebo casi siempre infalible para atraer la atención, no vamos a contar con sección fija en ningún periódico, como sí tienen, por ejemplo, los toros. ¿Suerte o desgracia?

No obstante, de vez en cuando aparecen noticias o reportajes que, generalmente con intención sensacionalista, tocan el nudismo. ¿Intentamos una clasificación?

Pseudo-nudismo, orientado al erotismo: sin duda es lo más frecuente. Los ejemplos van desde el reality Adán y Eva (del que ya hablamos en este post), a los típicos “pillados” de famosos/as en la playa como trofeos para ganarse el carné de paparazzo. Ahí va todo un Top Ten de realities televisivos de empelotarse:

2º Sobre conflictos legales: no es del todo infrecuente que salten a los medios noticias sobre ordenanzas municipales restrictivas (Barcelona, San Pedro del Pinatar, Cádiz). No tenemos ni idea de las ordenanzas de estos municipios sobre, pongamos, las tasas a los puestos de venta ambulante, pero el nudismo, una vez más, vende, porque interesa. Aquí podríamos también acordarnos de noticias que asimilan el nudismo y el exhibicionismo (como esta de mi ciudad, que me causa bastante vergüenza).

3º Sobre actividades organizadas por colectivos naturistas: sólo saltan a los medios aquellas que tienen un componente de “espectáculo” (ciclonudistas, record Guiness, crucero), y a veces usadas como arma arrojadiza hacia el adversario político (recordemos la polémica del Día Sin Bañador en Madrid, en el que Esperanza Aguirre lo calificó de “ocurrencia fantástica” y sugirió a Manuela Carmena que instaurara “el día sin velo para las mujeres musulmanas”… olvidando, o no, que esa iniciativa era ya una tradición instaurada bajo anteriores alcaldías del PP).

4º Otra categoría podría ser la de reportajes que buscan caricaturizar al nudista como friki. Para mi gusto, lo peor. Se me viene a la cabeza el programa televisivo Ola-Ola, muy divertido; en cada programa no podía faltar alguna playa nudista plagada de pintorescos personajes.

5º Reportajes más o menos asépticos, objetivos y rigurosos sobre el nudismo/naturismo. Haberlos, haylos. En España, pocos. Destacan, en mi opinión, los franceses, llegando a iniciativas como Naturisme TV.

Noticias pre-veraniegas. Una especie en pleno apogeo en esta época. ¿Quién no está cansado de encontrar de manera recurrente noticias en medios de gran alcance tituladas tan imaginativamente como “10 paraísos para disfrutar sin bañador”, “Vacaciones al desnudo”, “El nudismo, una tendencia al alza”, etc.? Suelen ser “sofritos” insulsos, copiados de año en año, compuestos de datos recopilados por alguien que, desde luego, no es conocedor el naturismo. No los enlazo, porque seguro que sabéis de qué hablo, y  mejor no regalarles visitas. Mejor aplicar la duda metódica y coger con pinzas cualquiera de las recomendaciones que hacen, ya que suelen ser, como poco, inexactas. No hay más que ver la foto que encabeza el post, que propone para este año la Cala de Enmedio como paraíso nudista: paradisiaca, quizá; nudista… sólo si no te importa ser el/la único/a sin bañador.

Anuncios

Ser nudista en La Rioja y no morir en el intento.

Hola a tod@s. Soy un riojano al que le gusta practicar el nudismo, a pesar de lo difícil que resulta en un entorno donde no hay sitios reconocidos (ni sin reconocer) para ello.

En La Rioja el único lugar donde se hace nudismo -por decirlo de alguna manera- que sepa yo es en unas pozas termales que están en el pueblo de Arnedillo y al amparo de la noche. Y al parecer sobre todo lo frecuentan parejas que van a tener sexo o personas que van a buscarlo.

A esta falta de lugares se suma que mi mujer e hija no comparten el nudismo social (en realidad, ni social ni nada, pero lo respetan). Así que tengo dos opciones: o los fines de semana las dejo solas y me voy solo a la costa a alguna de las bonitas playas del cantábrico, o me quedo con ellas y hago otras cosas en familia. Como no cabe duda, prefiero lo segundo. Lo bueno es que, al menos, toleran que en casa esté en ocasiones sin ropa (la cual no me gusta, me siento prisionero dentro de ella).

Así que mi relación con el nudismo se produce básicamente cuando tengo algo de tiempo y me voy a la naturaleza en algún bosque donde ni moleste a nadie ni me molesten a mí (a excepción de los jodios mosquitos y demás amigos suyos, que no hay quien se libre de alguno) y me doy un paseo en plena libertad y armonía con la naturaleza.

En todos estos años solo he conseguido poder conocer a una persona con la cual disfrutar de esas escapadas en desnudez por los parajes de mi tierra.

Y, claro, cuando tengo la suerte de visitar mi segunda tierra, Cantabria, para pasar unos dias visitando a mi familia (bueno, más bien de mi mujer) y aprovecho para hacer escapadas mañaneras a las playas de Somocuevas, Covachos o en el parque natural de las dunas de Liencres en la desembocadura de la ría de Mogro.

Así es mi relación con el maravilloso mundo del naturismo-nudismo.

Espero que personas, que sus parejas no compartan el nudismo o vivan lejos de zonas nudistas comenten sus experiencias.

Grupo telegram viviendodesnudos

Grupo muy alejado de la pornografia en cualquiera de sus estilos o modalidades y de búsqueda de contactos sexuales.

El único contacto perseguido es interactuar entre personas interesadas en el nudismo; pretendemos un estricto control para evitar desvirtuar el fin último del chat que no es otro que el de crear una comunidad nudista donde estar todos comodamente.

Por favor, si tus intenciones no son las arriba expuestas, ni lo intentes, vas a ser expulsad@ inmediatamente.

Pulsar enlace:

Chat telegram viviendodesnudos

Vera…no

naturistavera

Con Vera tengo una relación de amor-odio. Es como tener una pareja con la que te llevas bien a ratos que resultan geniales e inolvidables y ratos en los que se te llevan los demonios. Pues con Vera me ocurre algo similar.

La primera vez que oí hablar de la zona naturista de vera fue en el 2004 leyendo en foros naturistas cuando estos estaban en plena ebullición. ¿Urbanizaciones, camping y hotel nudista? Yo tengo que ir. El problema que en el 2004 la ocupación textil ya había comido terreno a la naturista y Vera según decían “los ancianos del luagar” ya no era lo que fue, pero aun así yo me anime a ir.

Hace 10 años practicamente la zona naturista de Vera era lo que es hoy, no ha varíado mucho en este tiempo, quizás el único cambio desde entonces ha sido la construcción de una controvertida urbanización “mixta” (como los sanwinch): “Natura World”. Donde aun no esta muy claro si es textil, nudista o ambas dos.

Al llegar a la zona naturista de vera lo que choca nada más aterrizar alli es que hay gente desnuda por la calle. Recuerdo esa sensación de nerviosismo e impaciencia por estar igual que ellos. Nada más poner un pie en el parking frente al hotel vera playa, veo a una pareja de abueletes descargando las maletas de un coche que se las habia llevado desde el aeropuerto. Típica situación de cualquier hotel, la diferencia que en esta están desnudos. Eso para alguien que jamas había pisado un centro naturista como era mi caso, es algo que me llamaba poderosamente la atención. Había hecho nudismo en playas muchas veces pero hasta el momento en que no sali de la habitación del hotel en bolas, no me sentí plenamente naturista.

Me atrevería a decir que hace 10 años el ver gente desnuda por las calles de las urbanizaciones era algo más común, ahora me da la sensación que es una práctica menos extendida. Y no es de extrañar pues primero es algo que rompe un poco tus esquemas y aunque estes en un entorno plenamente playero eso de caminar por la acera sin prenda alguna se hace raro, pues salvo excepciones, los nudistas primero lo somos de playa y luego ya cuando pasamos al siguiente curso, empezamos a hacerlo en otros entornos como campings, hoteles y urbaniaciones. El nudismo playero es algo que esta mucho mas aceptado socialmente, pero el vivir desnudo haciendo las cosas cotidianas de tu vida en completa desnudez es algo que todavía a la gente le rechina, incluso a muchos de los nudistas de playa y de verano.

Y segundo, los textiles. Me jode llamarles asi, pues siempre que se habla de nudistas y textiles me acuerdo de Torrebruno y su “tigres tigres, leones leones, todos quieren ser los campeones!!” y me entra la risa. Pero es que en Vera el número de gente que gusta de usar bañador para meterse en el mar es cada vez mayor y algunos aprovechan esta tesitura para intimidar con su “mirada sucia” a los que nos gusta ir con el bolo colgado por las calles de las urbaniaciones y la playa.

Como decía antes, Vera ya no es lo que era. Se junta además que la playa buena no es, tiene piedras en la orilla lo que hace dificultoso el paseo por la misma, la arena arde de manera infernal en cuanto te alejas de la orilla y la zona destinada a nudismo es cada vez más excasa, por contra tiene vigilancia y puestos de socorrismo, con papeleras e indicaciones de estado de la mar, y tiene un paseo maritimo que llega hasta Puerto Rey.

Luego hay otro tema que siempre anda revoloteando por las cabezas de los nudistas…el “liberalismo”. En la calle principal que va a parar al hotel Vera playa hay un par de locales de intercambio, no de idiomas, aunque danda la internacionalidad de la zona podría llegar a darse, sino de parejas, que por la noche junto con algunos de los bares aledaños dan a la zona un tinte un tanto “cap agde-iano” que a mi particularmente no me gusta y me hace sentir incómodo. No tengo nada en contra de estas practicas las cuales respeto, pero son ambientillos en los que no me siento cómodo y aunque tampoco es que sea eso sodoma y “gomera”, quien escribe procura evitarlo. No deja de ser curioso además que los “giris” que se alojan en el Vera playa durante el dia vayan en bolas a su turron y por la noche se pongan “apretaos” para darlo todo en estos locales. Siempre me ha parecido chocante esa dualidad: naturista integrista de dia, “swingero” morbosete de noche… pero oye, chapou si son capaces de separar ambos entornos.

En cuanto a los sevicios en si tampoco es que sea muy completa la zona: un supermercado en la parte textil (grande al menos y con una no muy mala pescaderia), farmacia justo al lado (ideal para comprar repelente de mosquitos, necesario por alli), varios bares y restaurantes destinados mas bien a un público extranjero, un par de bares naturistas en la zona nudista: el Pirata que personalmente no me gusta pese a que puedes tomarte una cerve en bolas mirando al mar, y el chinguito de puntonat en el parking de la playa, donde al menos hace 10 años vendia pareos, protectores solares, monederos y alguna cosilla más tÍpica de las tiendecitas de la costa, ademas de poder tomarte en su pequeña terraza algo de comer o un café en completa desnudez. Por cierto, lo lleva un tio vasco que lleva muchos años luchando por el naturismo, Luis Pérez, junto con su pareja.

Para alojarte en la zona nudista tienes varias urbanizaciones siendo mi preferida “Vera natura”. En primera linea de playa con dos piscinas (climatizada una) abiertas las 24h, eso si, sin vigilancia. Y con salida directa a la playa. Ambiente nudista 100% aunque siempre se cuela alguno que va buscando que le adopte alguna pareja, como nos paso el  año pasado, aunque el tio tampoco es que fuera a saco, en cuanto vio que no habia nada que hacer marcho a por otra “presa”. Los apartamentos está bien si los alquilas a particulares, pues son mas completos que por agencia.

También tienes la opción del hotel Vera playa, de la cadena Playa Senator, con horario nudista de 8 a 20’00 en el que puedes ir sin ropa, pero fuera de este horario has de vestirte, incluso ponerte pantalón largo si eres hombre y quieres cenar en su restaurante. En la piscina el nudismo es obligado pero en el resto de instalaciones opcional, salvo el mencionado restaurante, aunque lo normal es que todo el mundo vaya desnudo. Es un 4 estrellas teóricamente pero en la práctica mas bien le sobra una, camas y almohadas malas e instalaciones muy sobadas que llevan años pidiendo una reforma, porque encima barato no es ya que el precio si es de 4 estrellas. Es ideal si vas con niños, pues tienen un buen equipo de animación y los chicos hacen sus grupos de amigos. Es igualmente indicado para personas que hacen su primera incursión en un centro naturista, pues si tienen miedo escenico por estar desnudos nadie les obligara a hacerlo salvo en la piscina, puediendo vestirse si ven que no se sienten comodos todo el día en bolas. Por cierto, tienen jacuzzi, aunque no recomiendo mucho usarlo pues bajo las burbujas se aprecian movimientos extraños entre los usuarios, salvo claro que no te importen e incomoden dichos “stranger things”.

En resumen, Siempre acabo diciendo lo mismo cada vez que voy a Vera: este año es el ultimo que vengo, pero al año siguiente vuelvo. Y realmente no se porque, pues cada vez es más reducido el espacio reservado a los nudistas, la playa no vale gran cosa y el paisaje muy bello tampoco es.

Espero que este año sea el primero que cumplo lo que dije el pasado.

Las Canarias y yo

Tras unas jornadas de trabajo intensas, mañanas y casi todas las tardes, decidí hacer un Nudist break. No podía volver a casa después de casi 3 días sin haber podido pisar una playa tan emblemática como las Dunas de Maspalomas en el paraíso canario, me sentía como un pájaro en una jaula, todo el día rodeado de gente encorbatada y sonriendo para dar la mejor de sus imágenes.

Fue hace unos años y recuerdo que me encontraba alojado en un Hotel de Costa Meloneras, que es una especie de urbanización/pueblo turístico muy cercano a Maspalomas. Lo más famoso del lugar quizás sea su faro y algún hotelazo con infiniti pool que “quita er sentio”, sin embargo la playa de esa zona no era nada atractiva teniendo una joya natural como las dunas a unos metros de distancia.

Tenía perfectamente claro que tarde o temprano tendría que dar esquinazo a mis compañeras de trabajo, porque como en otras muchas ocasiones este tipo de escapadas son bajo el régimen de libertad vigilada, y sería la única forma de disfrutar del lugar como mejor se hacerlo, al natural y sin temor a ser pillado.

Se me ocurrió darme a la fuga y alejarme de una compañía donde no sería bien recibida mi pasión nudista, declinando la invitación a comer fuera de la ciudad que la organización tenía prevista para ese día en Puerto Mogan (la Venecia canaria, muy recomendable de visitar donde se come un pescado buenísimo como pude comprobar años después).

Era un gran plan digno de los más prestigiosos escapistas, 50 personas conocidas metidas en un bus comiendo en un restaurante muy alejado de la playa, entre ellas mis compañeras de empresa, así que me hice un poco el muerto para poder quedarme sólo minimizando el riesgo de que alguien me viera desnudo a la más mínima expresión.

Sin embargo mi estrategia se vio truncada porque no permitieron en absoluto que me quedara como un náufrago en una isla desierta, nunca pensé que me tuvieran ese afecto tan incondicional…qué asquito…así que decidieron unirse a mi tarde de relax.

Fue uno de esos momentos en los que tienes que decidir qué hacer: ser coherente y asertivo? Hacerte más el muerto si cabe? Disimular e inventarte algo para zafarte?… los que me conocen saben que debería nacer de nuevo para ser diferente, fui asertivo (vainilla): “mirad, es que no puedo venir aquí y no pisar la arena, va en contra de mi religión, me voy a la playa; me encuentro bien de salud pero no sabía qué excusa poner para librarme de la excursión”…así que ya éramos tres los prófugos.

Cuando voy a un lugar desconocido procuro informarme de dónde se puede hacer nudismo con antelación y si las condiciones climatológicas serán adecuadas, esta vez no iba a ser menos.

Hice una pequeña mochila con crema, agua, toalla y algo de fruta y comenzamos a caminar en dirección Maspalomas.

Al principio cruzas una zona comercial, una especie de paseo marítimo muy para guiris ( hay que hacérselo ver este tipo de sitios en Canarias en general, todo muy pastiche) y después pasamos a pie de playa. Estuvimos andando bastantes metros hasta que de pronto se despejó la zona textil de una forma gradual, y empezaron los primeros desnudos.

Ellas hubieran querido parar mucho antes pero yo insistí en ir un poco más adelante hasta asegurarme el territorio.

Cómo es de imaginar, estaba sembrado de dudas en esos momentos. No sabía qué hacer porque me exponía a algo desconocido para mí, me preocupaban las consecuencias futuras que podría tener mi atrevimiento y me jodían las inmediatas de mi no atrevimiento.

Nos aposentamos en una segunda línea, estiramos cada uno nuestra toalla, y nos quedamos en bañador. Para variar empezamos a hablar de trabajo (cómo he cambiado en eso también, hoy en día habría cortado la conversación). El calor comenzaba a apretar y apetecía baño. De pronto una de ellas hizo un comentario del tipo no sabía que esta playa era nudista.

Fue como el pistoletazo de salida en una carrera, sin apenas filtro contesté “si, lo es, y yo también, así que si no os incomoda mucho me voy a quitar el bañador de mierda y me voy a ir al agua porque no lo soporto más”…se quedaron pálidas aunque la respuesta fue en resorte también : “claro, sin problema”, así que procedí a despojarme de mi ropa.

Es curioso como cambia la forma de relacionarnos o de conversar con esa indumentaria, creo que en el fondo estaban incómodas y se las veía “preocupadas” por no lanzar su vista hacia las zonas que estaban ocultas tan solo minutos antes.

En un momento determinado me levante y me fui al agua, a refrescarme. Desde el agua si pude comprobar que me estaban observando aunque realmente no le di mayor importancia porque me preció una reacción normal y respetuosa.

A estas alturas faltaría desvelar qué pasó con ellas? Se animaron?…ciertamente conmigo delante no, aunque estoy convencido que si les picó el mosquito de la curiosidad.

Y así, de esta forma, pasamos la tarde hasta que tocó regresar.

La mañana del lunes siguiente a todo esto, la relación siguió siendo de lo más normal, aunque me atrevería a decir que estrechamos lazos.

Han pasado años de esto, no somos lo mismo, y ni siquiera trabajamos juntos ya, pero para mi supuso un refuerzo en mis convicciones y una demostración de que la tolerancia y el respeto es la mejor fórmula de convivencia. De otra forma me sirvió como precedente para situaciones similares que sucedieron en el futuro, pero eso es otra historia.

El Fonoll: poble naturista

Personalmente no conozco el paraje, pero hubo un tiempo en el que la televisión pública en España daba difusión a nuestra causa, sin levantar polémicas absurdas y sin criminalizar algo tan respetable como el nudismo.

Aquí dejo un viejo archivo que encontré en el fondo de un cajón. Si alguno de nuestros amigos conoce el sitio y quiere aportar información acerca de el estaremos encantados de escucharle.

Poblado Naturista El Fonoll

 

 

 

Volver a Almanat

Hoy en mi pequeña ciudad de interior hace frío, viento, lluvia, y una luz gris y tristona que hace difícil recordar que, ocho días atrás, estábamos tomando el sol de primavera, benéfico y amable, y despertando a nuestros cuerpos desnudos del letargo invernal, como los árboles. No sé que dirá la ciencia, pero personalmente estoy seguro que las personas también nos alimentamos con fotosíntesis.

La meteorología era incierta para la Semana Santa, y pospusimos la elección del destino hasta el último momento (ventaja grande de llevar la casita con ruedas: puedes decidir adónde ir incluso en la rotonda de salida). Y fuimos a Almanat.

Tan sólo habíamos estado allí acampados en una ocasión antes; en la playa de Almayate, a pasar el día, un par de veces más. Hace ya nueve años (¡9!), también en Semana Santa, padres primerizos con un bebé de justo un año que no nos permitía más momentos de relajación que sus cortas siestas. Y la experiencia, sin ser mala, no llegó a gustarnos por diversos factores.

Ahora, con un tiempo más que aceptable para la época del año, con dos hijos mucho más autosuficientes, y habiendo estado en más campings naturistas, podemos seguramente opinar sobre Almanat con mejores elementos de juicio.

Como todo, tiene su cara y su cruz.

Factores muy positivos son:

  • La situación justo al borde de una bastante amplia playa naturista, con acceso directo desde el camping. Sin ser una playa para “echar cohetes”, la encontramos más agradable de como la recordábamos: bastante arena (oscura) mezclada con grava, agua razonablemente transparente, tranquilidad y limpieza.

ggao3lxn.5mb.JPG

 

  • Por supuesto, el clima: temperaturas relativamente suaves a lo largo de todo el año y muchos días de sol.
  • Personal abundante, diligente y cordial.
  • Limpieza escrupulosa de las parcelas, servicios y zonas comunes.
  • La piscina cubierta y climatizada para cuando hace fresco. La piscina al aire libre es grande.
  • piscina-climatizada.jpg
  • Hay zonas bastante amplias y con césped con pistas deportivas, juegos infantiles, barbacoas…
  • Ambiente muy tranquilo y respetuoso, al menos en esta época. Muy llamativo que el camping (repleto) estuviese habitado en un 90% por jubilados, algunos muy mayores, llegados para invernar desde el norte de europa. Suponemos que en verano esto cambiará sustancialmente. ¡Ah! Y un camping sin ninguna tienda de campaña: autocaravanas, campers y caravanas).
  • Los bungalows, aunque no nos alojamos en ninguno, tenían una pinta estupenda, muchos incluso con una moderna terraza sobre la cubierta para desayunar, tomar el sol… photo_2018-04-09_13-35-29.jpg
  • Bastante sombra para el verano.
  • Había un solarium de césped bien cuidado justo a la salida hacia la playa, estupendo por si en esta sopla el viento.
  • No obligan a los niños y adolescentes (hasta los 16 años) a estar desnudos, pero la mayoría lo está.
  • Precios muy contenidos, en comparación con otros campings naturistas, al menos fuera del verano.
  • Da la impresión de estar muy bien gestionado, sacando el máximo partido a las instalaciones, dentro de sus limitaciones inevitables, con mucha profesionalidad.

Cosas que nos gustaron menos:

  • Las parcelas. Nos parece lo más importante sentirte bien en el lugar donde pasas tiempo. Sin ser pequeñas, nos daban impresión de estar algo encerrados por los altos setos que las delimitan. El suelo es de gravilla fina, nada de césped o tierra vegetal.modelos-almanat-107-1400x933
  • La disposición: son largas calles rectas con parcelas en batería, que daban sensación de colmena, no agradables para pasear. photo_2018-04-09_13-35-29 (2)
  • El horario de la piscina cubierta es muy limitado, así como su aforo. La piscina al aire libre no tiene césped, aunque sí tumbonas y enlosado amplio.
  • El supermercado es muy limitado, no tiene nada de alimentos frescos, aunque sus precios no son muy altos. Suponemos que en verano habrá más cosas.
  • Algún que otro “merodeador de las dunas” y parejitas fogosas, aunque en discreta lejanía.

En conclusión, estamos contentos con nuestro regreso a Almanat. Acertamos con el destino (posiblemente de lo más afortunado meteorológicamente en esos días) y pudimos inaugurar la temporada naturista tal como deseábamos. Sigue sin ser nuestro camping favorito, pero posiblemente volvamos.

LOS LIMITES DEL NUDISMO (2)

exhibitionista

Imagen extraída de Internet

Tras ver “LOS LIMITES DEL NUDISMO 1” seguimos avanzando en cuanto a normativas y problemáticas que sufrimos los practicantes del nudismo. Una de ellas es que nos tachen de exhibicionistas. Según dice el código penal (ojo, en España) son “actos de exhibición OBSCENA ante menores o incapaces“. El mero hecho de estar desnudo no es de por sí un acto obsceno, aunque cambia completamente si por ejemplo lo acompañamos con alguna connotación sexual. Desde mi experiencia creo que si hay algo que nos define a los nudistas es precisamente el RESPETO, y un acto exhibicionista (sobre todo ante menores o incapaces) choca de frontalmente contra esta definición. Sin embargo creo importante remarcar que se puede estar cometiendo un acto totalmente denunciable en casos de “accidentes/autoaccidentes” sexuales” en presencia de menores.

Otro de los aspectos legales que más polémica genera entre los nudistas es el que tiene que ver con las fotografías o vídeos que toman terceras personas en la playa, de las que podemos ser protagonistas involuntarios. Es importante saber que es necesario nuestro consentimiento para su obtención en el caso de menores o personas físicas que sean identificadas o identificables (que se les pueda reconocer) en el caso de que ese material pueda hacerse público especialmente en redes sociales (facebook, instagram…). Es decir, está prohibido hacer fotos en lugares públicos nudistas en este caso siempre que haya menores de por medio, o se nos pueda colgar en la red y sea fácil identificarnos en el mismo material.

Si eso ocurre y quieres que desaparezcan, existe un pequeño manual en la página de la Agencia de Protección de Datos.