Las vacaciones de Iñigo y Laura

El relato de las vacaciones veraniegas en la costa gaditana de una pareja de casados jóvenes futuros papás, queda plasmada en un relato de lectura fácil que hace que tus ojos resbalen con cierto interés según profundizas en la psique de su protagonista, Iñigo, y en la trama final del mismo.

Una semana en Zahara de los Atunes donde Iñigo se enfrenta a su propio yo; a sus miedos; a la búsqueda de su felicidad; al producto en forma de hombre adulto de lo que en su niñez fue un ámbito de represión sexual y emocional que marca, no sé si inconscientemente, lo que es hoy en día. En definitiva Iñigo descubre que no deja de ser más humano ni más primario que aquellos a los que denosta.

La lucha/deseo/temor y control automático de la desnudez de su mujer en la playa representa gráficamente un estado de machismo posesivo y miedo al mal de la desnudez del que cuesta creer exista, y que desgraciadamente sabes que existe y te lleva a reflexionar cuánto de esto hay en nuestras playas hoy en día.

Que la libertad individual no puede subyacer ante la voluntad de nadie disfrazando la posesión de amor, o por mucho control de la situación que creas tener, quizás sea la mayor de las enseñanzas.

En definitiva un libro de lectura recomendable para los que vivimos del otro lado, los que defienden la expresión de la libertad física como forma de libertad mental y espiritual.

Anuncios

¿Por qué el naturismo es bueno para l@s niñ@s?

Captura

Por una vez, un medio generalista de gran alcance publica un buen artículo sobre naturismo: bien documentado, sin sensacionalismo.

“El naturismo moderno se autodefine como un movimiento familiar y para las familias. Un centro de vacaciones naturista es uno de los lugares más seguros para los niños”

“Hay estudios realizados que demuestran que aquellos países menos preocupados por la desnudez tienen menos embarazos de adolescentes y tasas de aborto”

“La ocultación de los cuerpos no comerciales, de los normales, de los ancianos, de las embarazadas es lo que puede producir problemas en la formación del adolescente, y no lo contrario. La variedad de cuerpos que se puede ver en un centro de vacaciones naturistas contribuye muy positivamente a la no aparición de problemas como la anorexia o la bulimia, consecuencias de la falta de aceptación del propio cuerpo”

“Los chicos a los que no se les limita la visión de la desnudez tienen significativamente más autoestima con respecto a su cuerpo que los no nudistas. Los que han visto a sus padres desnudos se sienten más cómodos con el contacto físico y con el afecto y muestran mayor aceptación y comodidad con su cuerpo y su sexualidad. “

“La publicidad y la moda fomentan modelos de belleza ideales que no se corresponden con los cuerpos de la mayoría de chicos y chicas, y el naturismo puede ayudar a mejorar nuestra imagen corporal. Además, un culto excesivo al cuerpo puede distorsionar nuestra capacidad de relacionarnos de una manera sana con los demás y con nosotros mismos”

“Si la madre o el padre le muestran que puede haber belleza en cuerpos muy diversos y celebran esa diversidad como una riqueza, la niña o el niño aprenderán a hacer lo mismo y lo aplicarán a su persona”

“Entre los beneficios que se asocian con el ejercicio habitual de la desnudez se encuentra no solo el de una aceptación más natural del cuerpo humano (propio y ajeno), sino también una mejor autoestima, una mayor conciencia ecológica, respeto hacia uno mismo y hacia los demás e incluso una mente más saludable, por lo que no existe motivo alguno para que los pequeños no lo hagan libremente.”

Os recomendamos mucho su lectura y su difusión.

https://elpais.com/elpais/2018/07/30/mamas_papas/1532969661_791283.html

Nudismo y “Cuarto Poder”

photo_2018-05-18_13-31-16

En apenas un par de décadas (¿tanto ya?) hemos asistido a la revolución más radical de la historia las comunicaciones humanas. No me refiero a que con un click, en milésimas de segundo, y de manera prácticamente gratuita, podamos acceder a información de cualquier parte del mundo (traducida inmediatamente a nuestro idioma, además). Sino a que, por primera vez, cualquiera de nosotros puede convertirse no ya en mero receptor de esa información, también en emisor activo ante una audiencia potencial de miles de millones de personas.

Los medios de comunicación, la profesión periodística, creo que no están sabiendo asimilar que los púlpitos no son ya sólo suyos, y, por norma general, se resisten como gatos panza arriba, bien promoviendo que se legisle en contra de lo que llaman el “peligro de las fake news” (como si sólo ellos fueran guardianes de la verdad), o intentando conservar su influencia copiando (torpemente) las nuevas reglas a golpe de trending topics, o arañando dinero de publicidad en frustrantes clickbaits (¿quién no ha picado en algún enlace tipo “10 cosas que necesitas saber sobre X, descúbrelas”… y le ha costado un buen rato, efectivamente, descubrirlas entre un festival de banners, ventanas emergentes, pantallas sucesivas?), o en ese extraño fenómeno de inversión de la realidad según el cual lo que pasa en las redes sociales es noticia y no a la inversa (“arden las redes”, “las redes explotan”… al menos podrían currarse nuevas expresiones, ¿no?).

Es un tema, en mi opinión, apasionante para tomar conciencia de nuestro papel como emisores responsables y receptores críticos de información para casi todas las facetas de nuestra vida. O sea, la hostia de importante en la construcción de lo que somos. Pero aquí hemos venido todos a hablar de nudismo, ¿verdad?

Pues diría que “en esta nuestra comunidad” se refleja en buena parte lo apuntado en las líneas anteriores: la información más útil, más viva, más fiable, no procede de fuentes periodísticas, sino de los propios nudistas (para muestra, este blog ;-). Supongo que, al igual que con otras ¿aficiones? minoritarias (pongamos, yo qué sé, pintar soldaditos de plomo), internet nos ha abierto infinitas puertas: a conocer lugares y experiencias de primera mano, a comprender que no somos “bichos raros”, a entrar en contacto con personas que de otro modo nunca hubiéramos podido (sin ir más lejos, l@s que realizamos este blog). A la vuelta de la esquina del teclado no faltan webs, blogs, foros, chats, redes sociales, creados y mantenidos por otros/as nudistas. Y eso que los puritanos gigantes como Facebook, Instagram o Youtube nos censuran implacablemente… no como a los pintores de soldaditos de plomo.

No somos mainstream. A pesar de que la carne humana es un cebo casi siempre infalible para atraer la atención, no vamos a contar con sección fija en ningún periódico, como sí tienen, por ejemplo, los toros. ¿Suerte o desgracia?

No obstante, de vez en cuando aparecen noticias o reportajes que, generalmente con intención sensacionalista, tocan el nudismo. ¿Intentamos una clasificación?

Pseudo-nudismo, orientado al erotismo: sin duda es lo más frecuente. Los ejemplos van desde el reality Adán y Eva (del que ya hablamos en este post), a los típicos “pillados” de famosos/as en la playa como trofeos para ganarse el carné de paparazzo. Ahí va todo un Top Ten de realities televisivos de empelotarse:

2º Sobre conflictos legales: no es del todo infrecuente que salten a los medios noticias sobre ordenanzas municipales restrictivas (Barcelona, San Pedro del Pinatar, Cádiz). No tenemos ni idea de las ordenanzas de estos municipios sobre, pongamos, las tasas a los puestos de venta ambulante, pero el nudismo, una vez más, vende, porque interesa. Aquí podríamos también acordarnos de noticias que asimilan el nudismo y el exhibicionismo (como esta de mi ciudad, que me causa bastante vergüenza).

3º Sobre actividades organizadas por colectivos naturistas: sólo saltan a los medios aquellas que tienen un componente de “espectáculo” (ciclonudistas, record Guiness, crucero), y a veces usadas como arma arrojadiza hacia el adversario político (recordemos la polémica del Día Sin Bañador en Madrid, en el que Esperanza Aguirre lo calificó de “ocurrencia fantástica” y sugirió a Manuela Carmena que instaurara “el día sin velo para las mujeres musulmanas”… olvidando, o no, que esa iniciativa era ya una tradición instaurada bajo anteriores alcaldías del PP).

4º Otra categoría podría ser la de reportajes que buscan caricaturizar al nudista como friki. Para mi gusto, lo peor. Se me viene a la cabeza el programa televisivo Ola-Ola, muy divertido; en cada programa no podía faltar alguna playa nudista plagada de pintorescos personajes.

5º Reportajes más o menos asépticos, objetivos y rigurosos sobre el nudismo/naturismo. Haberlos, haylos. En España, pocos. Destacan, en mi opinión, los franceses, llegando a iniciativas como Naturisme TV.

Noticias pre-veraniegas. Una especie en pleno apogeo en esta época. ¿Quién no está cansado de encontrar de manera recurrente noticias en medios de gran alcance tituladas tan imaginativamente como “10 paraísos para disfrutar sin bañador”, “Vacaciones al desnudo”, “El nudismo, una tendencia al alza”, etc.? Suelen ser “sofritos” insulsos, copiados de año en año, compuestos de datos recopilados por alguien que, desde luego, no es conocedor el naturismo. No los enlazo, porque seguro que sabéis de qué hablo, y  mejor no regalarles visitas. Mejor aplicar la duda metódica y coger con pinzas cualquiera de las recomendaciones que hacen, ya que suelen ser, como poco, inexactas. No hay más que ver la foto que encabeza el post, que propone para este año la Cala de Enmedio como paraíso nudista: paradisiaca, quizá; nudista… sólo si no te importa ser el/la único/a sin bañador.

ORIGAMI

Entrañable y preciosa novela que nos muestra la esencia más pura del naturismo a través de los ojos de un niño chileno preadolescente, que se ve obligado a enfrentarse a muchos de sus miedos durante uno de sus veranos.

Este fantástico relato entrelaza un momento vital de la vida de Rody, con el descubrimiento “obligado” del naturismo en un centro brasileño regentado por su padre, ambos desconocidos por él hasta ese momento.

Muchos de sus miedos, enfrentarse a la desnudez propia y ajena, al sexo en un entorno natural entre niñ@s al borde de la adolescencia, al contacto entre personas sin ropa más allá del puramente físico son muchos de los miedos que las personas padecemos cuando decidimos adentrarnos en ese mundo, contado todo ello de una forma muy entrañable.

Totalmente recomendable, una novela que te hace sonreír y te evade de todo lo negativo del nudismo que muchas veces tratamos en este blog, dejándote un buen sabor de boca que te anima a seguir leyendo.

*disponible en versión Kindle y en formato papel a través de Amazon

Ese culo me suena

Ha sido una de mis lecturas del último puente, una portada así y un título tan llamativo (Ese culo me suena) no podía escapar de mi atención y es que además, es uno de los pocos relatos de ficción publicados en español y que tratan el tema nudista español con naturalidad, sin esconder historias de romances o con algún contenido erótico (Stories for Nudist about Social Nudity) entre sus líneas, con un toque de sátira humorística, por lo que primeramente me tomo la libertad de agradecer el trabajo publicado y el buen rato de lectura a su autora Piedad Santiago.

Se trata de la historia de unas vacaciones de verano de una familia textil de Jaén que se ven obligados por culpa de la crisis y el recorte de salarios, a pasar el mes de agosto en una urbanización naturista (mixta realmente) de Almería (cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia).

El libro se encuentra distribuido en capítulos desde que empiezan las vacaciones de Pepe e Isa con sus tres hijos hasta que regresan a casa.

Como decía es una sátira con personajes un tanto exaltados de un lado y otro (textil/nudista) lleno de situaciones y anécdotas divertidas y a su vez cotidianas del veraneo andaluz, que en realidad van conduciendo a la su protagonista por situaciones nada cómodas para ella y sus familiares.

No es mi estilo reventar finales, prefiero animar a la fácil lectura del libro, porque además es divertido, pero he de confesar que mi alma nudista deseaba otro final según resbalaban mis ojos por sus líneas …que le vamos a hacer, esperaré la segunda parte, El despertar del culo nudista ( ahí lo dejo). 😜

Comprar el libro

Calas de Almeria

Sin duda la costa de Almeria es uno de los paraísos para los nudistas en Europa, no obstante allí está una de las mecas del naturismo europeo, Vera, pero si lo que te gusta es descubrir calas poco concurridas y poder disfrutar de ellas de la forma más provechosa, te recomiendo la siguiente guía de la mano de Mario Sanz Cruz, gran conocedor del levante almeriense:

Magnífico cuaderno que nos traslada a cada uno de los rincones de la costa, algunos tan sumamente exclusivos que tan solo caben unos pocos bañistas.

Es una guía perfectamente bien documentada con fotografías a color y repleta de consejos y datos históricos y curiosidades, incluyendo anotaciones específicas relacionadas con el uso nudista de algunas de las calas (muchas).

Uno de los mejores consejos que se repiten en la guía es el de visitar la costa fuera de los periodos vacacionales para huir de la masificación y poder disfrutar de las calas en estado puro.

A destacar el mensaje de su autor, en el que esgrime la responsabilidad de cada uno de los turistas para que mantengamos intacta la joya ecológica que la costa supone.

El viaje del pobre

Viajar es uno de mis mayores vicios del que no me he podido desprender nunca y que cuanto más hago más me gusta; supongo que tampoco será tan sumamente raro y que muchos estaréis sufriendo la misma adición. Lo que ya nos pasa a menos, es que cuando elegimos un lugar de vacaciones buscamos nuestro templo (nudista) más cercano, donde poder poner en práctica nuestra religión.

Los dos problemas básicos para consumir esta droga son el tiempo y el dinero, y mira que es caro el turismo en bolas…

Así que muchas veces tienes que tirar de imaginación o de otros recursos como este que te muestro a continuación, para que la mente viaje al paraíso, dejando el cuerpo debajo de una manta invernal:

se trata de una guía que engloba muchos de los países donde el nudismo esta permitido y está repleta de información actualizada de las mejores playas y resorts.

Además encontrarás en él teléfonos de interés de los diferentes alojamientos nudist friendly en los diferentes países.

Es un trabajo documental plagado de fotografías con paisajes con los que soñar. Llama la atención la mini guía para principiantes en el nudismo que encontrarás en las primeras páginas.

He podido comprobar por los lugares que conozco de primera mano, que la información de la guía se adapta bastante bien a la realidad.

Un libro de cabecera sin duda para los amantes del naturismo. Obtener el libro

Mientras tanto seguiré ahorrando para poder probar in situ alguno de ellos, o quien sabe si poder ser el promotor de mi propio lugar naturista…