Los nuevos 30

El calendario y el paso de sus días tiene cosas buenas y no tan buenas. Momentos que se esperan como agua de mayo y otros que sabes que serán tragos amargos e inevitables. Lo que es inexorable es el paso del tiempo. Y así hoja tras hoja, calendario tras calendario, te acercas al meridiano aproximado de la esperanza de vida del ser humano: los famosos y temidos cuarenta.

Sinceramente creo que la dichosa crisis me viene durando más tiempo del que hubiera deseado, o al menos eso me comentan los que me quieren, durante el cual me he propuesto hacer lo que me de la gana mientras suena la música de la cara “b” del casette (suena a viejuno, pero es de mi generación).

He tenido la sensación en muchos momentos de estos primeros, de no tener el control absoluto de la nave y moverme a merced de lo impuesto, lo políticamente correcto y caminar por el sendero trazado sin atender a mi criterio personal.

Pues bien, efectivamente los que me quieren tenían razón, soy uno más de los enfermos críticos de los cuarenta desde hace tiempo y gracias a ello he experimentado por ejemplo un naturismo atroz: nadando, caminando, montando en kayak, en padel sup, haciendo la compra, tirando la basura, tomando el sol en casa, en el campo, pescando, jugando a las raquetas y a todo juego de mesa que puedas imaginar, haciendo magia, tomando cervezas con amigos, haciendo nuevos, embadurnándome de barro (…con las manos en la masa…más viejuno) , caminando descalzo, escribiendo un blog y sobre todo, recuperando gran parte de mi vida viviendo desnudo en cuerpo y alma, y mostrando este otro camino a los que vienen detrás (…bueno y a los lados también).

Si, hoy es mi cumpleaños, cumplo los amados 40 que me han hecho abrir los ojos para darme cuenta de que tengo mucho tiempo por delante para cumplir todos mis deseos.

A ti lector@ del blog, amig@, compañer@ en esta forma tan inusual de vivir a la vez que apasionante y llena de sentido, ahora que te tengo cerca quiero decirte que gracias por escuchar y compartir esta filosofía y por esa felicitación de cumpleaños (mental) que me mandas!

SALUD

Anuncios

Esperando un por qué?

Cuando un buen amigo te dice: “puedo entender que te guste bañarte desnudo, te seques y te vistas, pero no puedo comprender que a la gente le guste vivir desnuda! Ir a comprar, cocinar, incluso trabajar un huerto desnudo….eso es una cerdada!!!! Y los que lo hacen unos putos cerdos”.

Y tu amablemente contestas: ” pues siento tener que decirte que tienes un puto cerdo delante, porque estoy desnudo siempre que puedo, me siento feliz así y no me considero tal animal”… se hace un silencio difícil de romper.

Puede que para quien no haya probado la letra “A”, entender qué tienen de atractivo las letras “B,C,D…” pueda inducir una especie de ictus en la corteza cerebral donde reside su “moral textil”.

Estoy casi convencido de que es vano dar explicaciones, pero no decaigo y vuelvo a pronunciar el discurso, y así hasta mil veces: “al otro lado de la barrera del centro naturista “x” que tú imaginas, donde todos son unos cerdos de acuerdo a tu propia creencia, hay gente tan normal y tan rara como en el lado en el que habitas. Hay gente que trabaja igual que tu, personas que se dedican a cuidar sus casas, sus hijos, sus mayores, gente de toda clase y género y no son más ni menos cerdos que tú”.

Los argumentos a veces no son suficientes, explicar hasta la saciedad que la sensación de libertad es lo que mayoritariamente nos mueve no sirve de nada…así que intentas indagar con mayor profundidad en el asunto, en la meninge del amigo: “me puedes explicar exactamente por qué soy uno de esos cerdos?”….

La respuesta más elaborada es porque sudamos (gran noticia, los textiles no sudan en verano y no se cuecen en sus propios fluidos) y nos cuelgan las cosas (a ellos no les cuelga nada). Lo más parecido a una forma humana que no le cuelga nada y no transpira por la piel en forma de sudor que conozco son los Playmobil…y luego los raros somos nosotros. Además hablamos e interactuamos desnudos como si nada (imagínate aquí el emoticono del mono tapándose los ojos, como expresión de la más absoluta incredulidad a lo que estás oyendo).

Nuevamente de nada sirve explicar la regulación térmica del cuerpo cuando estás desnudo, el efecto de la gravedad sobre la arquitectura humana y que somos seres sociales aún cuando no nos cubre la ropa…invento este el de la ropa que tampoco tiene tantos miles de años en proporción a la existencia del homo sapiens sapiens.

Preocupante! A que sí?…si esto es lo que dicen los amigos de ti, qué pensarán los enemigos?…..aún así prefiero ser un cerdo sapiens sapiens que renunciar a vivir desnudo, quedándome con lo positivo. Mi pretensión no ha sido nunca convencer a nadie, simplemente informar a quienes bien por ignorancia o por timidez no se atreven a conocer de cerca al enemigo.

Hematosis*: Sierra Natura

*Intercambio de gases que se produce entre el aire de los alveolos pulmonares y la sangre venosa, que pasa a ser arterial por fijación del oxígeno y eliminación del dióxido de carbono.

La contaminación, los atascos, el estrés en el trabajo, las prisas, ir corriendo a todos los lados con la sensación de no llegar nunca, el regalar los días a una causa generalmente ajena llamada puesto de trabajo… son las gotas de esa lluvia fina que nos cae y que nos va empapando de forma silente, casi imperceptiblemente, y nos va restando la energía suficiente para ser del todo felices, fin último y diría yo único que cada vida merece.

Eso era yo el viernes pasado, antes de pasar la entrada de un lugar bastante singular y alejado del mundanal ruido, y en cuya entrada se puede leer: ” construyendo libertad”

Lo primero que tus ojos reciben es la imagen del bosque, un bosque en el que existen de una forma discreta y totalmente armónica algunos edificios, los que constituyen el camping naturista. Realmente, sin grandes construcciones, posee lo imprescindible para una estancia (aseos, lavaderos e incluso barbacoa). Incluso dispone de sauna, jacuzzi y una zona común con wifi y juegos de mesa.

Como si de una señal se tratará, el primer producto que observas en la pequeña tienda situada en la propia recepción del camping, entre otros alimentos básicos (con precios nada abusivos por cierto), es un frasquito que reza: “armonizador de aura”, vaya…parece que me estuvieran esperando.

Lo primero que recibe tu persona es el “abrazo” de quien regenta esta institución de 20 años de edad, dándote la bienvenida y acompañándote, en nuestro caso, a lo que será nuestra casita los próximos 3 días:

Una auténtica preciosidad de casa de cuento, original y cuidada al detalle.

La estancia ofrece lo que posiblemente otros campings interiores, senderismo, aire limpio, sol pero con el apellido naturista en todas sus atracciones y un ambiente totalmente recomendable de relax, familiar y muy adecuado para los más pequeños.

Sin duda la estrella de la corona es la piscina a los pies del restaurante donde se sirven menús a diario únicos, reservando previamente.

Hoy domingo, después de estos días de auténtico relax, puedo decir que no existe mejor medicación para los males extendidos de la ciudad que parar el reloj poner los pies descalzos en la hierba y sumergir la cabeza en un lugar como este, donde el mayor de los ruidos es la cascada de agua armonizadora del aura.

La desconexión comienza aquí

Oye Siri!

Si dijera que nunca me rondó por la cabeza la idea mentiría como un bellaco, siempre lo vi como un quizás algún día me atreva, y ese día llegó como por casualidad buscada.

Con frecuencia me he quedado embobado mirando imágenes por internet de gente pintada y es alucinante las obras de arte que se pueden llegar a crear con unos pinceles, pinturas y un lienzo de piel desnuda.

Quizás lo que las imágenes no muestren sea lo más importante, las sensaciones.

Como todo que sucede por primera vez viene impregnado de cierta sensación de nervios, de cierta curiosidad que te va arrastrando.

Todo sucedió una tarde de agosto, en un entorno favorable y naturista como no podía ser de otra manera, y en el contexto de una fiesta body paint, debutar a lo grande diría yo.

Las artistas y artifices de todo esperaban voluntari@s para ejercer de lienzo, pero la cosa estaba muy parada. Yo me acerqué tímidamente pareo enrollado a la cintura y como el que va a hacer un favor dije: “nada, si no viene nadie me ofrezco voluntario”…cuando en realidad mi mente decía “por favor elígeme a mí!”.

Suerte la mía, fui elegido y la primera pregunta fue…qué me pinto? Así que como llevo un millenial en lo hondo de mi ser le pregunté a Siri: ” oye Siri, ….tilin: guerrero egipcio”.

Nunca pensé que disfrutaría tanto mientras estaba siendo pintado. Comenzamos por lo más evidente, la cara, los hombros, brazos…y dado el grupo de curios@s que se acercaban a ver la ejecución de la obra, supuse que estaba quedando al menos tan bien como intención le estaba poniendo.

Seguimos por los muslos, piernas…la sensación de notar un pincel humedecido por la piel es relajante e increíble.

Sinceramente, tanto la maquilladora como yo estábamos tan emocionados por el resultado que nos quedamos sin piel…al descubierto, faltaba la “zona cero”. Dado que ella estaba con ropa y yo semidesnudo, y dado que era una fiesta nudista, pedí ( con cierto pudor) terminar la obra si no tenía objeción, y así fue, acabé completamente maquillado con cierto temor de que la emoción de las cosquillas de los pelos del pincel, se tradujeran en una subida de bandera (nada mejor que tararear mentalmente la música del telediario).

Debía tener tal expresión que mi inestimada compañera hizo lo propio, y se maquilló a juego, a lo faraona (egipcia, no Lola Flores) con un resultado espectacular.

Nunca me he sentido más mirado que con el cuerpo cubierto de pintura, mucho más que vistiendo ropa o estando completamente desnudo, tan mirado hasta sentirme avergonzado, incomprensible cuando ves como algo natural la desnudez en público. Hasta que comencé a creerme vestido, disfrazado, si bien mi cuerpo no sentía el tacto de la ropa ni el calor.

Cuando me enfrenté al espejo por primera vez entendí la expresión de los que me miraban, realmente había conseguido convertirme en un guerrero egipcio sólo con pintura, alucinante!.

En un momento dado supe, quizás tarde por suerte, que formaría parte de un concurso donde se elegirían los mejor pintados.

La noche transcurrió divertida como nunca! Como hacía tiempo!…y si, fuimos unos de los ganadores, aunque el premio yo ya lo había recibido con antelación en forma de experiencia inolvidable, repetible y totalmente recomendable.

Un eslabón común

El debate está servido siempre que en el entorno nudista se abre la brecha del liberalismo sexual, y quizás es un debate que deberíamos mantener a puerta cerrada, y llegar a un acuerdo de mínimos, al que creo que hemos llegado ya en la mayoría de las ocasiones.

Nos necesitamos!?, no sé si escribirlo con interrogantes o exclamaciones.

Nos necesitamos cuando el objetivo común es el de sumar personas a la causa naturista, sin tener en cuenta cómo se organizan sexualmente en sus casas. Nos necesitamos probablemente porque el movimiento nudista es una confluencia de muchas vertientes (estéticas, esotéricas, médicas incluso, políticas y porque negar lo evidente sexuales también). Y querámoslo o no, hay un eslabón común, el de vivir libremente sin miedo a ser como eres tanto en lo físico como en lo espiritual.

El gran escollo es el qué dirán los no nudistas, qué pensarán?, qué podemos hacer para que no nos cuelguen el Sanbenito?. Sería muy tonto por nuestra parte creer que “la bondad” reside en el textilismo. Acaso alguien piensa que no hay liberales (swingers) en el mundo textil, muchos de ellos frustrados.

Lo realmente perjudicial es fomentar la creencia de que nudismo equivale a liberalismo y en esa delgada línea nos movemos. No todo el monte es orégano.

Nuevamente esa interpretación es tan errónea como pensar que la ideología política de derechas equivale al nazismo o la de izquierdas al comunismo. Como suele suceder en ocasiones, los tonos de color se olvidan a voluntad del observador.

Propongamos un trato de mínimos, sigamos siendo nosotros mismos con nuestras circunstancias, sigamos juntos en esto, no lo hacemos nada mal, pero colaboremos en no difundir algo erróneo.

El problema es cómo hacerlo?…se aceptan propuestas… siempre desde el respeto.

Descalza. El nudismo más social… (Noxa)

Descalza. El nudismo más tolerado.

Mi cuerpo se podria dividir en tercios: los pies, lo que tapa un bikini socialmente aceptado y el resto. A ver si me explico;

si estoy desnuda y calzada me siento tan tapada como estando en bikini y descalza. O más, por que aún estando vestida, si estoy descalza, me siento ya medio desnuda. Supongo que para mí el contacto directo con la tierra es tan importante como medio de liberación, sensación, intercambio, contacto, como lo es el hecho de ir desnuda. Desnuda y descalza y ya rematamos si es sobre tierra, roca, arena, barro, madera..

También me sirve el asfalto, la acera, si por mi fuera viviría descalza mientras el clima lo permita pero en una ciudad te miran tan raro si te ven descalza como si fueras desnuda, se da cuenta menos gente pero incluso se acercan a advertirte, como si no lo supieras, que vas descalza, que tengas cuidado, que te vas a cortar, pinchar, quemar, manchar… (Una sonrisa les confirma que estoy loca)

Caminar descalza no es igual, todxs hemos probado. Pisas diferente, desde luego. El talón no se come el impacto del paso por que dolería y la espalda lo agradece, el pie es consciente y nota y reparte el peso, adapta el gesto al terreno, se detiene antes de hacerse daño por que siente donde pisa si se le permite acostumbrarse a la libertad.

Tal vez sea ese contacto el que me trae a la mente sensaciones ancestrales y siento la felicidad entrando por mis pies al subirme a la higuera a por la merienda.

Os animo a liberar al menos vuestros pies cuando sintáis ganas de desnudaros.

Y me bajo ya, que hay una avispa que me mira mal y a este paso se me van a volver a oponer los pulgares.

Contagios by Noxa

Hoy he experimentado un caso de contagio nudista en el pantano…

He llegado a mi zonita y buscado sitio alejado y discreto en la orilla. Con un parapeto de rocas, sombra de chopos y a más de 100 metros de la toalla más cercana, una pareja tranquila. Me siento y me voy acomodando. Pasan dos parejas más, una se queda a unos 60 metros y la otra se vuelve. Todos textiles, así que decido quedarme con el tanga.

Nos acercamos a jugar a la orilla y nos bañamos y entonces veo que la pareja que se había vuelto está al otro lado de las rocas, él desnudo del todo y ella en tanga como yo. Nos miramos y nos sonreímos. Me quito el tanga. Y nos secamos al sol y nos bañamos un par de veces más, comemos algo y fumo (mi Negro no fuma) y volvemos al agua. En esto que me fijo que las dos chicas de las parejas a la vista se habían animado y hacían topless y uno de los chicos también se había quitado el bañador aún que estaba sentado y encogido.

Si yo no veo a la pareja no me quito todo. Si yo no me desnudo igual las demás no habrían animado. Ha sido una curiosa comunión.

Y no ha aparecido el mirón.

Termina agosto, los atardeceres son antes y más naranjas y ponen los pelos de punta. La orilla se despeja y deja sitio, vuelve a ser acogedor. Vuelve a ser mi charco.

¿Cómo explicar a tus hijos que somos nudistas?

Alguien debería investigar, si no se ha hecho ya, la razón por la que el tiempo antes de iniciar las vacaciones de verano pasa taaaaan lento y sin embargo los días de descanso son como un sueño, del que un día te despiertas en la misma cama de siempre, mirando al techo y preguntándote qué demonios has hecho si te prometiste a ti mismo que buscarías una forma de vida que te llenara más el alma, alejada de esa sequedad ambiental y más cerca de la forma de vida que te gusta.

Igual que pasa el verano, pasa la vida, y te das cuenta que tus hijas se van haciendo mayores, poco a poco, y que cada año adquieren una destreza que te sorprende y te recuerda que ya no son bebés.

Soy de ese tipo de personas que hace nudismo en familia, pero provengo de una dinastía, tanto biológica como política, no partidaria del naturismo (jodida represión cuanto daño has hecho). Podría ser considerado el caso cero de una epidemia llamada nudismo en mi familia y entorno.

Y aquí parte uno de los problemas post vacacionales cuya solución debemos actualizar como si de una aplicación de smartphone se tratara año tras año: ¿Cómo explicar a tus hijas en edad infantil que el nudismo no es malo, si bien es un tema que preferiblemente se debe quedar de puertas para adentro y tiene riesgos que hay que evitar?

Es un tema complicado, y he de confesar que he buscado ayuda sobre el tema donde se busca todo hoy en día (la web), y parece más sencillo explicar cualquier otro tipo de cosa, como la tendencia sexual estadísticamente no predominante, por ejemplo, pero de nudismo nada de nada.

Y así es como yo me he visto esta mañana, dándole una chapa a mi hija mayor (9) con cierto grado de rabia, porque me he sentido como si perteneciéramos a la secta del Noveno despertar de Jesucristo Nuestro Señor por la Gloria de la madre del cordero que es la oveja, cuando el nudismo no debería ser mal visto, ni tabú ni tan siquiera considerado como algo sucio, cosa que prácticamente tod@s l@s que lo hacemos sabemos.

Que el nudismo no es malo es fácilmente defendible, aunque una vez que lo tienes integrado en los genes tienes que hacer un ejercicio reflexivo para recordar el por qué?: es cómodo bañarnos sin ropa, pasear , tomar el sol y la sensación es muchísimo más agradable. Es más higiénico porque sudamos menos. Has podido ver que hay niñ@s como tu que lo hacen y no pasa nada y son buenas personas. Además estás aprendiendo que todos somos diferentes físicamente y que incluso la edad hace que haya cambios en nuestros cuerpos de los que no te tienes que avergonzar. No tiene misterio cómo son los chicos! No hay que jugar en los baños para verlos (hecho verídico del que nos libramos quizás gracias al nudismo).

El por qué debe quedar de puertas para adentro quizás sea el punto que más rabia me de: ya has visto que no es algo dañino ni malo, pero es mejor no ir contándolo por ahí porque pertenece a nuestra intimidad como familia, al igual que tampoco vamos contando otras muchas cosas. Hay gente que no le gusta y le da vergüenza quitarse el bañador (mi rabia se incrementa! Que coño le importará a nadie!!), y a lo mejor nos miran como bichos raros.

Hemos preferido mantenerlo así no por la familia de la que provengo, es más cada vez me da mas igual que lo sepan o no (probablemente las propias niñas nos hayan sacado del armario a patadas en un descuido), y añadiría que no pienso evitar responder a la pregunta si esta se produce. Prefiero evitar que lo cuenten por el resto de niñ@s del colegio y sobre todo sus padres/madres (nuevamente sensación de secta).

  • El hecho de vivir alejados de sitios naturistas hace que la probabilidad de encontrar naturistas sea más baja, simplemente por las menores oportunidades de probarlo, y quizás las opiniones no sean favorables. No estoy dispuesto a que se las señale o se haga media broma al respecto. Mucho deben cambiar las cosas, supongo que llegarán antes a la edad adulta y decidirán a quien contarlo.
  • El tercer punto, el de los riesgos y precauciones: no en todos los sitios nos podemos bañar sin ropa porque existen normas que hay que respetar. Que no nos importe ir desnudos no quiere decir que lo hagamos a la ligera. Cuidado porque puede haber personas que se aprovechen de esta faceta y nos pidan que nos desnudemos delante de ellos o incluso nos pueden hacer fotos, eso no es nudismo, eso está mal y quieren hacerte daño así que si eso ocurre no te dejes y nos lo debes contar. El nudismo lo hacemos en casa, piscina, camping, playa o pantano pero siempre con papá y mamá.

    Sin duda es la parte más importante de la charla de hoy.

    Quizás no sea la mejor forma de explicarle a tu hij@ porque somos nudistas, pero es la mejor que se nos ha ocurrido en seis horas de viaje, adecuándola a nuestras circunstancias (quizás ellas nunca tengan que explicar esto a nuestros nietos), e intentando evitar la contradicción que supone para ellas discernir lo que está mal de lo que está bien.

    Quizás alguien que lea esto (si es que se da el caso porque me quedó un poco largo para la era del tweet) experto en psicología infantil piense que es erróneo y roza el atentado (agradezco ayuda).

    Quizás lo lean unos padres en nuestra misma situación y les sirva como algo orientativo…esa es nuestra pretensión.

    Noxa en el jardín

    By Noxa

    Desnuda en el jardín. Así me gusta estar.

    Es mi jardín, está vallado con dos metros de malla metálica y esa mierda de seto artificial de plástico verde. Vamos, que no se me ve a menos que pongas empeño en ello. Estoy en mi casa y tengo derecho a hacer lo que me plazca.

    Y sin embargo, la libertad que me confirman las escrituras de mi casa y la Declaración de Derechos Humanos choca en mi cabeza con la educación en el respeto cuando escucho algun menor en un jardín contiguo.

    ¿Que hago? ¿Me estoy exhibiendo? ¿Puedo resultar obscena? ¿Dónde está la linea que no hay que cruzar?

    Dudo que me digan nada y debería darme igual lo que piensen y su doble moral, por que sé que el abuelo a veces me mira y que la abuela y la madre se ofenden.

    No sé si el niño se fija, dice o pregunta pero seguro que no me judga. Por que nacemos sin prejuicios y sin ropa y a veces los adultos nos tapan y nos ciegan. Confundiéndolo con educación convierten el descubrimiento y la aceptación del propio cuerpo en inseguridad, miedo y complejo.

    No os puedo decir cómo criar a vuestros hijos por que no tengo ni derecho ni idea, pero os quiero pedir que crieís niños que de adultos sonrían si ven a su vecina desnuda en el jardín.

    La Muerte de la Playa

    No seré yo quien lleve la contraria a la ilustre página alemana dedicada al mundo de las playas que ha dado el calificativo “wow” a la Playa de los muertos, en Carboneras, Almería.

    Acceso al artículo

    Simplemente me llama la atención algunas cosas como por ejemplo, que siempre que se menciona esta playa “virgen” aparezcan fotos del extremo más hacía el sur, y nadie muestre las vistas al impresionante puerto mercantil y las chimeneas del lado norte. Tampoco lo podemos criticar en exceso, sería el equivalente a poner en tela de juicio las fotos de perfil de WhatsApp de cada uno de nosotr@s, que por supuesto suelen mostrar nuestra mejor cara.

    Tampoco se suele comentar mucho la dificultad del acceso y la incomodidad a la hora de pasear por la orilla, así como la poca protección ante los fuertes vientos de esta parte del levante almeriense que pueden arruinarte el día.

    Han pasado por alto la masificación de esta joya de la costa en los meses de temporada alta veraniega, julio y agosto principalmente, que no ha sido mitigada por la instalación del parking a 4 eurazos de hace unos años.

    Parking que ha servido en mi opinión de instrumento recaudador, ya que el tráfico de esta zona no ha mejorado del todo, y cuando está completo la gente deja el coche donde buenamente puede y se acerca andando. Sería bueno saber si esa recaudación se invierte en conservación.

    No voy a mencionar la muerte del nudismo en este enclave (repito, en los meses clásicos del verano), pero personalmente me toca bastante las gónadas hacer el esfuerzo de llegar hasta allí, cargado hasta los dientes y ver aparecer el puto unicornio hinchable gigante que se ha convertido en el icono del textilismo más hombres, mujeres y viceversa del verano, cuesta abajo empujado por hombres alfa y ponerme a rezar para que no se pongan a mi lado.

    Nudismo en la Playa de los Muertos.

    Lejos de todo esto, la publicación de rankings como el mostrado más arriba ayudan a ahondar en un problema que yo personalmente vengo atisbando desde al menos hace varios años, la muerte de la playa por exceso de fama.

    Sin duda puede que tenga cosas positivas tanta publicidad “gratuita” como ayudar al posicionamiento del precioso pueblo de Carboneras en el mapa, aunque pongo muy en duda la repercusión económica de la explotación playera. Todo el mundo lleva avituallamiento propio, bajan pronto suben tarde por razones climatológicas evidentes y no hacer honor al nombre de la playa…

    Supongo que lo que está por venir será el equivalente a la masificación turística de grandes ciudades como Barcelona pero versión playa, y me temo, que tarde o temprano habrá que restringir el acceso a la gallina de los huevos de oro, sin ir mas lejos ya se baraja el servicio de autobuses lanzadera estilo Campo de los Genoveses.

    Yo pongo mi granito de arena, no voy ni la recomiendo en verano, personalmente no encuentro la libertad que mencionan los alemanes.