Nudismo en la Garganta de los Infiernos

Barriendo para casa, hoy os hablaré de uno de esos lugares que alegran con creces las tribulaciones de un nudista mesetario y que compensan la lejanía de la playa con otro tipo de sensaciones bien diferentes pero muy satisfactorias.

Se trata de la Garganta de los Infiernos, en pleno Valle del Jerte, en el norte de la provincia de Cáceres.

Es bastante posible que conozcáis el Valle del Jerte por su emblema, el cerezo en flor, un espectáculo natural sin igual que viste cada año de blanco este profundo valle que une Plasencia con el límite de la provincia de Ávila a lo largo de unos 50 km flanqueados por las estribaciones de las sierras de Gredos y Béjar. Aquí, entre abundantes gargantas de agua transparente y verdor omnipresente incluso en verano, se desmiente, una vez más, la imagen mental de tanta gente que dibuja Extremadura como un secarral.

valle-del-jerte-entr_opt

La Garganta de los Infiernos -terrorífico nombre quizá para proteger el “secreto” de este bello lugar-  es afluente del río Jerte entre las poblaciones de Cabezuela del Valle y Jerte, protegida como Reserva Natural desde 1994, resume quizá como ninguna este paisaje paradisíaco vertiendo sus aguas desde las cumbres de Gredos a más de 2.000 metros de altitud, entre densos bosques de roble y castaño.

Tengo que confesar que guardo una especial relación sentimental con este paraje, ya que desde pequeño iba de acampada libre con mi familia, y fue allí donde mi hoy mujer y yo empezamos a estar juntos. En ambas épocas disfrutábamos ya del nudismo en varias de las muchas pozas, escondidas o no tanto, río arriba. Siempre tuvo un cierto ambiente hippie-montañero que lo propiciaba; aunque lo más normal es que los únicos testigos fueran algún rebaño de cabras y las rapaces sobrevolando. Hoy, en cierto modo, conserva esta esencia, aunque los itinerarios senderistas (están prohibidos los vehículos a motor excepto algunos autorizados), bien señalizados, y la justa fama que ha ido cobrando, la haya vuelto menos solitaria sobre todo en los meses de julio y agosto.

http://www.fotonazos.es

El tramo de garganta que concentra a casi todos los excursionistas se conoce como “Los Pilones”; se trata de una serie consecutiva de grandes marmitas que las fuertes aguas del invierno y el deshielo han tallado limpiamente en el cauce de piedra granítica. Es fácil encontrar múltiples referencias en las típicas publicaciones veraniegas sobre los mejores sitios de baño de interior en España; incluso National Geografic la incluyó en 2018 en una lista mundial de “15 sorprendentes lugares donde bañarte”.

RED GARGANTA INFIERNOP1250507

Para llegar a Los Pilones deberás andar casi una hora, con bastante desnivel pero en un entorno fantástico, desde el Centro de Recepción de visitantes de la Reserva Natural. Sorprendentemente el “paseo” no desanima a numerosos domingueros que, sobre todo los fines de semana de verano, se atreven a subir en chancletas y con la nevera a cuestas.

ruta-a-los-pilones-de-la-garganta-de-los-infiernos-jerte-extremadura-comienzo

Por eso, este relativamente corto tramo de la garganta no es la mejor opción para el naturismo, al menos en temporada alta. Pero, a poco que te alejes hacia arriba o hacia abajo, es otra historia. Son muchos los “charcos” o “pozas” que no tienen nada que envidiar a Los Pilones en belleza y en transparencia de sus frías y purísimas aguas.

GargantadelosInfiernoscharquito1

Este verano hemos explorado la parte más baja (de “Los Pilones” hacia abajo), y nos ha dado grandes alegrías nudistas. Como digo, cualquier charco que os guste da la posibilidad de desnudarse sin ningún tipo de problema (algo a lo que os animamos; el “efecto contagio” funciona), pero a continuación me referiré a un par de ellos en concreto.

El de acceso más fácil (se deja el coche a unos 100 metros) es el que llaman el “Charco del Tomate”. En realidad son dos amplios y profundos charcos uno al lado del otro, con bastante sombra en las orillas. La primera vez que fuimos iba mentalizado de que tendría aguantarme con el “trapo mojado”, pero fue una agradabilísima sorpresa encontrar a un tipo desnudo y algunas chicas en topless… así que ¡miel sobre hojuelas! Éramos franca minoría entre bañadores (era fin de semana en pleno agosto), pero ¿qué  más da? Lo reclamo para el nudismo, para siempre.

photo_2018-10-09_12-36-26

Esta es su ubicación. Tiene poca confusión posible: por la N-110, aproximadamente a 1,5 km de Cabezuela del Valle, en dirección Jerte, hay un puente moderno a la derecha tras el cual están los viales hormigonados de un proyecto de urbanización por suerte abandonado (algunas tapaderas de alcantarilla han “desaparecido”, ten cuidado para esquivarlas); al fondo a la izquierda se deja el coche casi al mismo borde de la Garganta de los Infiernos poco antes de que esta confluya con el río Jerte. Si vas con furgo o autocaravana, podrás, como nosotros, pernoctar allí mismo muy tranquilamente.

El otro sitio es el conocido como “Charco del Árbol”. Había leído unas cuantas referencias en internet que lo calificaban como naturista, pero hasta este verano no lo hemos conocido ya que su localización no estaba clara, algo que espero solucionar con este post.

No es sólo un charco (además, el árbol que le da nombre, que crecía en mitad del cauce, ha desaparecido con una de las últimas crecidas invernales, según nos dijeron) sino un tramo con varias pozas a cuál más bonita, y en el que sí es muy normal que haya otros nudistas.

Llegar no es tan complicado. Se puede subir en coche (nosotros nos atrevimos con la autocaravana, porque somos muy brutos) unos 2 km por una pista hormigonada con bastante pendiente que parte de la misma urbanización fantasma a la que me referí antes, que fue hecha para facilitar el acceso a los cultivos de cerezo (la pista comienza aquí). En el punto que os señalo aquí se deja el vehículo en un ensanchamiento del borde para continuar andando, pasando una cancela, por la pista de tierra que va bajando entre un sombrío bosque de robles y pasa por encima de un pequeño arroyo estacional que tiene el bucólico nombre de “Putopadre”.

2162679Master

Apenas cinco minutos después, cerca de otro arroyo llamado Riscoencinoso, se desvía cuesta abajo, a la izquierda, un sendero más estrecho pero bastante bien marcado (creo que no tiene pérdida, es el único que veréis) hasta el mismo Charco del Árbol. Desde donde dejasteis el coche, el total a pie son unos 20 minutos, por lo que no hace falta ser muy deportista ni echarse atrás por llevar niñ@s. Encontrarlo es más fácil de lo que parece leyendo estas líneas, de verdad.

Como os decía, más que un solo charco, hay al menos cuatro (uno hacia arriba, dos hacia abajo, desde el que desemboca el sendero) en no más de 300 metros de cauce, para elegir el que más os guste. Esta creo que es su ubicación más o menos exacta.

Para los andarines, en tramos altos de la Garganta, es decir, por encima de Los Pilones, también es perfectamente posible el naturismo (a veces estaréis solos, a veces acompañados por naturistas o por textiles). Os señalo algunos buenos charcos, amplios y profundos, que conocemos: 1, 2, 3, 4, 5

Sólo queda animaros a visitar este fantástico lugar para practicar naturismo rodeados de una naturaleza bellísima e intacta. Y si queréis cualquier otro dato, ¡preguntad!

Anuncios

¿Por qué el naturismo es bueno para l@s niñ@s?

Captura

Por una vez, un medio generalista de gran alcance publica un buen artículo sobre naturismo: bien documentado, sin sensacionalismo.

“El naturismo moderno se autodefine como un movimiento familiar y para las familias. Un centro de vacaciones naturista es uno de los lugares más seguros para los niños”

“Hay estudios realizados que demuestran que aquellos países menos preocupados por la desnudez tienen menos embarazos de adolescentes y tasas de aborto”

“La ocultación de los cuerpos no comerciales, de los normales, de los ancianos, de las embarazadas es lo que puede producir problemas en la formación del adolescente, y no lo contrario. La variedad de cuerpos que se puede ver en un centro de vacaciones naturistas contribuye muy positivamente a la no aparición de problemas como la anorexia o la bulimia, consecuencias de la falta de aceptación del propio cuerpo”

“Los chicos a los que no se les limita la visión de la desnudez tienen significativamente más autoestima con respecto a su cuerpo que los no nudistas. Los que han visto a sus padres desnudos se sienten más cómodos con el contacto físico y con el afecto y muestran mayor aceptación y comodidad con su cuerpo y su sexualidad. “

“La publicidad y la moda fomentan modelos de belleza ideales que no se corresponden con los cuerpos de la mayoría de chicos y chicas, y el naturismo puede ayudar a mejorar nuestra imagen corporal. Además, un culto excesivo al cuerpo puede distorsionar nuestra capacidad de relacionarnos de una manera sana con los demás y con nosotros mismos”

“Si la madre o el padre le muestran que puede haber belleza en cuerpos muy diversos y celebran esa diversidad como una riqueza, la niña o el niño aprenderán a hacer lo mismo y lo aplicarán a su persona”

“Entre los beneficios que se asocian con el ejercicio habitual de la desnudez se encuentra no solo el de una aceptación más natural del cuerpo humano (propio y ajeno), sino también una mejor autoestima, una mayor conciencia ecológica, respeto hacia uno mismo y hacia los demás e incluso una mente más saludable, por lo que no existe motivo alguno para que los pequeños no lo hagan libremente.”

Os recomendamos mucho su lectura y su difusión.

https://elpais.com/elpais/2018/07/30/mamas_papas/1532969661_791283.html

Primera vez en Arna

Este mes de julio hemos estado viajando en familia con autocaravana a lo largo de los Pirineos franceses y País Vasco-Francés. Ha sido fantástico. Pero después de subidas y bajadas, curvas y más curvas, el cuerpo nos pedía una pausa.

Así que enfilamos hacia el camping naturista Arnaoutchot. Teníamos buenas referencias, y bien vista su completa página web, pero, tras conocer cuatro campings naturistas en España, nuestra primera estancia en uno extranjero, ¿cumpliría las expectativas?

Arnaoutchot, “Arna” para los amigos, está en la costa atlántica de la tranquila región de Las Landas, a hora y media por autovía desde la frontera de Irún. Ocupa desde hace más de 25 años 45 hectáreas en una zona protegida por su valor ambiental, sin poblaciones inmediatas ni otras urbanizaciones o establecimientos turísticos.

Primeras impresiones

Lo primero que llama la atención al llegar es la calidez y profesionalidad de la bienvenida. El personal (abundante) es extremadamente eficiente y empático. Absolutamente todos llevan en su identificación los idiomas que hablan, y no es infrecuente que entre ellos esté el español. Llegamos sin reserva previa la víspera de la fiesta nacional francesa, y enseguida encontraron para nosotros una ubicación perfecta en función de nuestras preferencias, características de nuestro vehículo, etc. Esta fue:

photo_2018-07-24_09-41-33

A quien, como nosotros, sólo conozca los campings naturistas españoles, lo segundo que le impresionará es el tamaño. Es enorme. A pie, para cruzarlo a buen paso, tardarías no menos de 15-20 minutos, desde la entrada a la salida a la playa (dos únicos accesos al complejo, lo que da bastante seguridad). Está organizado en “barrios” con distintos nombres, cada cual con su bloque de baños, zona de juegos, barbacoas,… más que nada como referencia para orientarse, cosa que lleva al menos un par de días.

origin-00000487116

Aquí os dejo una (mala) foto de nuestro plano, ya que no es muy fácil encontrarlo en internet. Fijaos, por ejemplo, en la escala de las piscinas con respecto a las dimensiones del conjunto:

photo_2018-07-16_14-36-54

Ayuda mucho la bici, buena parte de la gente la usa, pero si no la llevas allí mismo puedes alquilar por un precio creo que razonable.

origin-00000487095

Lo tercero, la sensación de estar realmente en contacto con la naturaleza, lo cual se acerca más a nuestra idea de naturismo que lugares urbanizados como Vera o apretados campings como Almanat. Todo el camping es un espeso bosque de vegetación autóctona, grandísimos pinos y también robles, madroños, etc. Muy verde. Muy sombreado. Esta sensación se refuerza por el tamaño de las parcelas (la nuestra, “estándar”, era enorme, al menos 120 m²), por lo cual no te das precisamente codazos con los vecinos, y los pocos coches y viales para los mismos (la mayoría son senderos más estrechos). Y las mariposas, las aves, las ardillas…

photo_2018-07-24_09-41-35

El ambiente

Una incógnita que nos acompaña cada vez que vamos a un lugar naturista por primera vez es qué tipo de ambiente “humano” encontraremos. Pues bien, Arna es un lugar familiar al 100%. Al menos en la época en que hemos estado la clara mayoría era de familias con hijos/as de todas las edades, aunque también había parejas homo y heterosexuales, jubilados/as… El camping es muy claro en su código de conducta. El respeto y la cordialidad son absolutos.

En cuanto a la desnudez, es obligatoria para todas las personas en las piscinas desde su mismo acceso (esto nos dio un poco de quebradero de cabeza con nuestro hijo, que, a sus 10 años, es muy pudoroso a pesar de su familia nudista desde que nació). Puede parecer estricto en exceso, pero después de meditarlo, creo que al final redunda en bien de todos/as.

Fuera de las piscinas, lo más normal es que la gente vaya desnuda por todas partes, incluyendo supermercado, bares-restaurantes… pero tampoco es raro ver pareos o más ropa sobre todo en el caso de adolescentes. También se exceptúan algunas actividades deportivas para las que se pide no ir desnudo (esto me fastidió, ya que querría haber ido a las clases de yoga desnudo, cosa que en mi opinión favorece muchísimo la práctica). Eso sí, a partir de las 8 de la tarde (¡muy pronto para el horario español!) muchos dan por finalizada su jornada naturista y se visten si van a la zona de restaurantes y espectáculos nocturnos.

Algo que me gustó es que todo el personal es naturista. Algunos no están desnudos durante su trabajo porque razonablemente no sería conveniente (restaurante, mantenimiento, cosas así), otros sí. Y es habitual ver que, tras terminar su turno, disfruten como los demás de las piscinas o la playa. La mayor parte son chicos y chicas jóvenes, otros mayores e incluso muy mayores… que dan la impresión de haber sido clientes habituales o incluso residentes y que por tanto comparten y fomentan desde el ejemplo la filosofía del sitio.

Quizá nuestro principal hándicap es que no hablamos francés más allá de 15 o 20 frases, y que así es casi imposible “socializar” con otros acampados, ya que diría que el 90% son nacionales. Y, si algo tenemos en común españoles y franceses, es que pocos nos manejamos bien con el inglés. Compatriotas nuestros vimos pocos -normalmente vascos-, cosa que nos sorprendió, ya que está relativamente cerca de la frontera.

La playa

photo_2018-07-24_09-41-32

Infinita. Hacia uno y otro lado. Arena fina de color claro. Mar sorprendentemente transparente y templado para ser el Atlántico. Bien vigilada por un equipo de socorristas. Con oleaje moderado, muy divertido. Cambiante a lo largo del día en función de las mareas. Limpia, limpia, limpia: a pesar de no haber papeleras, no serás capaz de encontrar ni una colilla en la arena. Nudista al 95%. Tremedamente bien señalizada: horario diario de mareas, temperatura del agua, corrientes, zonas seguras de baño, vientos…

f117-plage-du-camping-naturiste-arnaoutchot-arna

Una gozada.

photo_2018-07-24_09-41-34

origin-00000487116

Las piscinas

Están en la zona donde se concentran la mayor parte de construcciones del camping. Cerca de las oficinas, los restaurantes, teatro, comercios, etc. Como dije, para el acceso se pide completa desnudez y está estrictamente prohibido cualquier dispositivo que lleve cámara. En el exterior hay dos piscinas de buen tamaño (una de ellas se reserva para natación, con calles, por la mañana), una pequeña (6m de diámetro aprox) tipo jacuzzi con chorros y burbujas y una para bebés. Además, una piscina cubierta y climatiizada grande y con un divertido tobogán en espiral. Hay muchas tumbonas, cómodas y bien conservadas, tanto dentro como fuera. Están muy limpias y bien vigiladas. El horario es “francés”: en julio y agosto cierran a las 19:30, y una noche a la semana abren creo que hasta las 22:00.

img1435734141_376

img1435734592_376

Las instalaciones

Muy diversas, bien ubicadas y bien mantenidas, pero sin excesos que interfieran en la sensación de estar en un entorno natural. ¡Detallar todas sería larguísimo! Así que os hablaré sólo de algunas.

En cada “barrio” hay un bloque que engloba duchas, wc, lavabos, fregaderos, lavadoras,… Todo, excepto los wc, es abierto y, por supuesto, mixto. El que nos correspondió a nosotros (Tignous) nos encantó no sólo por la lmpieza, también por su diseño cuidado y comodísimo. También hay fuentes de agua potable.

Algo que me ha llamado mucho la atención es que en todo este enorme camping sólo hay un sitio para depositar basura (excepto alguna papelera en los wc para los residuos propios de los mismos), rigurosamente clasificada para su reciclaje. Aún así, imposible ver un solo papel, plástico o colilla. ¡Bravo! ¿Alguien se imagina algo así en España?

La zona de restaurantes es agradable, con terrazas en torno a una especie de pequeña “plaza” y las piscinas. Hay uno centrado en pescados y mariscos, otro de cocina francesa en general, y otro de pizzas (caseras), hamburguesas, ensaladas y cosas más sencillas. Sólo estuvimos en este último, y opino que está por encima de lo que cabría esperar en cuanto calidad. Las cantidades también estaban bien, y el precio similar al español (unos 12-15 € por persona)… excepto la cerveza (creo que eran 5 por la jarra de medio). Para la cena, como decía, la mayoría de gente se viste, pero nadie os mirará raro si no os apetece hacerlo.

El supermercado está muy bien surtido. Por supuesto, es más caro que en España, pero diría que la diferencia entre los precios de supermercados y “supermercados de camping” es menos llamativa que en nuestro país. Además, hay una panadería aparte, y cada día de la semana viene algún productor local con pescado, vinos, verduras, quesos…

origin-00000487094

origin-00000487114

Con respecto al alojamiento, hay para elegir: si vais con vuestra tienda, caravana, furgo o autocaravana, las parcelas son en general grandes, sombreadas, bien niveladas, con o sin electricidad, con o sin fuente propia. Si no tenéis aparejos de camping, podéis elegir entre un montón de posibilidades de alquiler: tiendas, bengalís, cabañas, roulottes estilo far west, y hasta cabañas en los árboles, de 2 a 7 personas. Integradas en el entorno, y aparentemente muy bien mantenidas. Eso sí, no son precisamente baratas (en los campings naturistas españoles tampoco lo son).

origin-00000644313.jpg

origin-00000644324

origin-00000644523

photo_2018-07-16_13-57-31

Actividades

Un apartado sobresaliente. Al llegar, en el check-in te dan un folleto específico con el horario y semanario de actividades, pues hay tantas que es imposible recordarlas. Hay clases para todas las edades de actividades artísticas, deportivas, botánicas, diurnas, nocturnas… Para todos los gustos. Excepto la escuela de surf, creo que el resto son totalmente gratuitas.

Aparte de estas, hay tres “clubes” por edades desde los 3 a los 17 años, atendidos por monitoras, que facilitan mucho que los niños adolescentes entablen amistad y “pasen” bastante de sus padres/madres 😉 . Lástima que nuestros hijos tampoco hablan francés.

Mención especial merecen los deportes. Por las mañanas es muchísima la gente que se ejercita en alguna de las numerosas opciones que hay: running (hay un circuito cross señalizado de varios km dentro del terreno del camping, que lo sepas, Jotapé), gimnasio, yoga, natación, tiro con arco, ping pong, fútbol, volleyball, bádminton, golf, mini golf, tenis, petanca, yoga, aquaerobic, … y supongo que más que no recuerdo. Todo gratis.

Cada noche hay espectáculos de bastante calidad (conciertos, magia, teatro…), bien en el teatro al aire libre (grande, cómodo y con buena infraestructura) o en la “plazoleta” de los bares-restaurantes. Por cierto, los franceses son bastante bailongos 😉

origin-00000487125origin-00000487116

Conclusiones

Si habéis conseguido leer hasta aquí os habrá quedado claro que nos ha gustado mucho, muchísimo. En todos los sentidos. Que os recomendamos la experiencia sin ninguna duda. Que nos encantaría volver, y, a ser posible, con amigos/as.

¿El precio? En temporada alta, para nosotros cuatro ha salido por 64 € el día. Parece mucho, pero lo mismo en el Templo del Sol habrían sido 63 y en El Portús 50€. En este caso, vale lo que cuesta.

Algo así sólo puede ser fruto de la autoexigencia en la gestión del camping, buscando siempre mejorar, y de un equipo excepcional de trabajadores/as. Este párrafo me ha quedado como de publirreportaje, pero lo digo con franqueza. Espero que si me leen desde el camping hagan un descuento jugoso a este “ilustre” blogger 😉

Sólo dos breves reflexiones para acabar:

Primera: ¿cómo es posible que en los 1146 km de costa norte de nuestro país no exista ningún camping naturista? La primera respuesta que os surgirá es: es que no hace buen tiempo. Pues bien, sólo en el tramo de costa francesa de los departamentos de Las Landas y Gironde, más al norte y bañados igualmente por el Atlántico, encontramos curiosamente los más grandes y asentados centros naturistas de Francia (Arnaoutchot, Euronat, La Jenny, Montalivet). Con seguridad, la temporada de playa será más breve que en el Mediterráneo, y con bastante probabilidad alguno de tus días de estancia llueva (no fue nuestro caso), pero no es obstáculo para que miles de personas disfruten plenamente de sus vacaciones en negocios que, aparentemente, van viento en popa. En España creo que resulta evidente que la demanda de establecimientos naturistas no está del todo cubierta; la prueba del nueve es que, los que hay, tienen más ocupación y precios más elevados que la media general. Así pues, ¿algún inversor/a en la sala toma nota para promover un nuevo camping de costa o reconvertir alguno de los existentes en Galicia, Asturias, Cantabria o Euskadi? Desde ya me pongo a su servicio 😀

Segunda: En Francia han entendido que para potenciar el turismo naturista son necesarias alianzas, sinergias. Arnaoutchot forma parte de iniciativas conjuntas como France4Naturisme o FEN (Féderatión des Espaces Naturistes), además de una colaboración (verdadera, no limitada en el mejor de los casos a un descuento del 5% en las tarifas) con asociaciones naturistas locales y nacionales (FFN).

Allons à Arna !

 

Nuda Veritas

klimt_-_nuda_veritas_-_1899

Cuenta la leyenda, que un día la verdad y la mentira se cruzaron.
-Buen día. Dijo la mentira.
-Buenos días. Contestó la verdad.
-Hermoso día. Dijo la mentira.
Entonces la verdad se asomó para ver si era cierto. Lo era.
-Hermoso día. Dijo entonces la verdad.
-Aún mas hermoso está el lago. Dijo la mentira.
Entonces la verdad miró hacia el lago y vio que la mentira decía la verdad y asintió.
Corrió la mentira hacia el agua y dijo…

-El agua está aun mas hermosa. Nademos.
La verdad tocó el agua con sus dedos y realmente estaba hermosa y confió en la mentira.
Ambas se sacaron las ropas y nadaron tranquilas.
Un rato después salió la mentira, se vistió con las ropas de la verdad y se fue.
La verdad, incapaz de vestirse con las ropas de la mentira comenzó a caminar sin ropas y todos se horrorizaban al verla.
Es así como aun hoy en día la gente prefiere aceptar la mentira disfrazada de verdad y no la verdad al desnudo.”


No hemos sido capaces de encontrar la fuente original de este pequeño cuento. Hay quienes dicen que se trata de una antigua parábola judía.

La imagen es la obra de Gustav Klimt “Nuda Veritas”, pintada en 1899. La acompañó de la cita de Schiller: No puedes agradar a todos con tu acción y con tu arte. Haz justicia a pocos. Agradar a muchos es malo.

Nudismo y “Cuarto Poder”

photo_2018-05-18_13-31-16

En apenas un par de décadas (¿tanto ya?) hemos asistido a la revolución más radical de la historia las comunicaciones humanas. No me refiero a que con un click, en milésimas de segundo, y de manera prácticamente gratuita, podamos acceder a información de cualquier parte del mundo (traducida inmediatamente a nuestro idioma, además). Sino a que, por primera vez, cualquiera de nosotros puede convertirse no ya en mero receptor de esa información, también en emisor activo ante una audiencia potencial de miles de millones de personas.

Los medios de comunicación, la profesión periodística, creo que no están sabiendo asimilar que los púlpitos no son ya sólo suyos, y, por norma general, se resisten como gatos panza arriba, bien promoviendo que se legisle en contra de lo que llaman el “peligro de las fake news” (como si sólo ellos fueran guardianes de la verdad), o intentando conservar su influencia copiando (torpemente) las nuevas reglas a golpe de trending topics, o arañando dinero de publicidad en frustrantes clickbaits (¿quién no ha picado en algún enlace tipo “10 cosas que necesitas saber sobre X, descúbrelas”… y le ha costado un buen rato, efectivamente, descubrirlas entre un festival de banners, ventanas emergentes, pantallas sucesivas?), o en ese extraño fenómeno de inversión de la realidad según el cual lo que pasa en las redes sociales es noticia y no a la inversa (“arden las redes”, “las redes explotan”… al menos podrían currarse nuevas expresiones, ¿no?).

Es un tema, en mi opinión, apasionante para tomar conciencia de nuestro papel como emisores responsables y receptores críticos de información para casi todas las facetas de nuestra vida. O sea, la hostia de importante en la construcción de lo que somos. Pero aquí hemos venido todos a hablar de nudismo, ¿verdad?

Pues diría que “en esta nuestra comunidad” se refleja en buena parte lo apuntado en las líneas anteriores: la información más útil, más viva, más fiable, no procede de fuentes periodísticas, sino de los propios nudistas (para muestra, este blog ;-). Supongo que, al igual que con otras ¿aficiones? minoritarias (pongamos, yo qué sé, pintar soldaditos de plomo), internet nos ha abierto infinitas puertas: a conocer lugares y experiencias de primera mano, a comprender que no somos “bichos raros”, a entrar en contacto con personas que de otro modo nunca hubiéramos podido (sin ir más lejos, l@s que realizamos este blog). A la vuelta de la esquina del teclado no faltan webs, blogs, foros, chats, redes sociales, creados y mantenidos por otros/as nudistas. Y eso que los puritanos gigantes como Facebook, Instagram o Youtube nos censuran implacablemente… no como a los pintores de soldaditos de plomo.

No somos mainstream. A pesar de que la carne humana es un cebo casi siempre infalible para atraer la atención, no vamos a contar con sección fija en ningún periódico, como sí tienen, por ejemplo, los toros. ¿Suerte o desgracia?

No obstante, de vez en cuando aparecen noticias o reportajes que, generalmente con intención sensacionalista, tocan el nudismo. ¿Intentamos una clasificación?

Pseudo-nudismo, orientado al erotismo: sin duda es lo más frecuente. Los ejemplos van desde el reality Adán y Eva (del que ya hablamos en este post), a los típicos “pillados” de famosos/as en la playa como trofeos para ganarse el carné de paparazzo. Ahí va todo un Top Ten de realities televisivos de empelotarse:

2º Sobre conflictos legales: no es del todo infrecuente que salten a los medios noticias sobre ordenanzas municipales restrictivas (Barcelona, San Pedro del Pinatar, Cádiz). No tenemos ni idea de las ordenanzas de estos municipios sobre, pongamos, las tasas a los puestos de venta ambulante, pero el nudismo, una vez más, vende, porque interesa. Aquí podríamos también acordarnos de noticias que asimilan el nudismo y el exhibicionismo (como esta de mi ciudad, que me causa bastante vergüenza).

3º Sobre actividades organizadas por colectivos naturistas: sólo saltan a los medios aquellas que tienen un componente de “espectáculo” (ciclonudistas, record Guiness, crucero), y a veces usadas como arma arrojadiza hacia el adversario político (recordemos la polémica del Día Sin Bañador en Madrid, en el que Esperanza Aguirre lo calificó de “ocurrencia fantástica” y sugirió a Manuela Carmena que instaurara “el día sin velo para las mujeres musulmanas”… olvidando, o no, que esa iniciativa era ya una tradición instaurada bajo anteriores alcaldías del PP).

4º Otra categoría podría ser la de reportajes que buscan caricaturizar al nudista como friki. Para mi gusto, lo peor. Se me viene a la cabeza el programa televisivo Ola-Ola, muy divertido; en cada programa no podía faltar alguna playa nudista plagada de pintorescos personajes.

5º Reportajes más o menos asépticos, objetivos y rigurosos sobre el nudismo/naturismo. Haberlos, haylos. En España, pocos. Destacan, en mi opinión, los franceses, llegando a iniciativas como Naturisme TV.

Noticias pre-veraniegas. Una especie en pleno apogeo en esta época. ¿Quién no está cansado de encontrar de manera recurrente noticias en medios de gran alcance tituladas tan imaginativamente como “10 paraísos para disfrutar sin bañador”, “Vacaciones al desnudo”, “El nudismo, una tendencia al alza”, etc.? Suelen ser “sofritos” insulsos, copiados de año en año, compuestos de datos recopilados por alguien que, desde luego, no es conocedor el naturismo. No los enlazo, porque seguro que sabéis de qué hablo, y  mejor no regalarles visitas. Mejor aplicar la duda metódica y coger con pinzas cualquiera de las recomendaciones que hacen, ya que suelen ser, como poco, inexactas. No hay más que ver la foto que encabeza el post, que propone para este año la Cala de Enmedio como paraíso nudista: paradisiaca, quizá; nudista… sólo si no te importa ser el/la único/a sin bañador.

Volver a Almanat

Hoy en mi pequeña ciudad de interior hace frío, viento, lluvia, y una luz gris y tristona que hace difícil recordar que, ocho días atrás, estábamos tomando el sol de primavera, benéfico y amable, y despertando a nuestros cuerpos desnudos del letargo invernal, como los árboles. No sé que dirá la ciencia, pero personalmente estoy seguro que las personas también nos alimentamos con fotosíntesis.

La meteorología era incierta para la Semana Santa, y pospusimos la elección del destino hasta el último momento (ventaja grande de llevar la casita con ruedas: puedes decidir adónde ir incluso en la rotonda de salida). Y fuimos a Almanat.

Tan sólo habíamos estado allí acampados en una ocasión antes; en la playa de Almayate, a pasar el día, un par de veces más. Hace ya nueve años (¡9!), también en Semana Santa, padres primerizos con un bebé de justo un año que no nos permitía más momentos de relajación que sus cortas siestas. Y la experiencia, sin ser mala, no llegó a gustarnos por diversos factores.

Ahora, con un tiempo más que aceptable para la época del año, con dos hijos mucho más autosuficientes, y habiendo estado en más campings naturistas, podemos seguramente opinar sobre Almanat con mejores elementos de juicio.

Como todo, tiene su cara y su cruz.

Factores muy positivos son:

  • La situación justo al borde de una bastante amplia playa naturista, con acceso directo desde el camping. Sin ser una playa para “echar cohetes”, la encontramos más agradable de como la recordábamos: bastante arena (oscura) mezclada con grava, agua razonablemente transparente, tranquilidad y limpieza.

ggao3lxn.5mb.JPG

 

  • Por supuesto, el clima: temperaturas relativamente suaves a lo largo de todo el año y muchos días de sol.
  • Personal abundante, diligente y cordial.
  • Limpieza escrupulosa de las parcelas, servicios y zonas comunes.
  • La piscina cubierta y climatizada para cuando hace fresco. La piscina al aire libre es grande.
  • piscina-climatizada.jpg
  • Hay zonas bastante amplias y con césped con pistas deportivas, juegos infantiles, barbacoas…
  • Ambiente muy tranquilo y respetuoso, al menos en esta época. Muy llamativo que el camping (repleto) estuviese habitado en un 90% por jubilados, algunos muy mayores, llegados para invernar desde el norte de europa. Suponemos que en verano esto cambiará sustancialmente. ¡Ah! Y un camping sin ninguna tienda de campaña: autocaravanas, campers y caravanas).
  • Los bungalows, aunque no nos alojamos en ninguno, tenían una pinta estupenda, muchos incluso con una moderna terraza sobre la cubierta para desayunar, tomar el sol… photo_2018-04-09_13-35-29.jpg
  • Bastante sombra para el verano.
  • Había un solarium de césped bien cuidado justo a la salida hacia la playa, estupendo por si en esta sopla el viento.
  • No obligan a los niños y adolescentes (hasta los 16 años) a estar desnudos, pero la mayoría lo está.
  • Precios muy contenidos, en comparación con otros campings naturistas, al menos fuera del verano.
  • Da la impresión de estar muy bien gestionado, sacando el máximo partido a las instalaciones, dentro de sus limitaciones inevitables, con mucha profesionalidad.

Cosas que nos gustaron menos:

  • Las parcelas. Nos parece lo más importante sentirte bien en el lugar donde pasas tiempo. Sin ser pequeñas, nos daban impresión de estar algo encerrados por los altos setos que las delimitan. El suelo es de gravilla fina, nada de césped o tierra vegetal.modelos-almanat-107-1400x933
  • La disposición: son largas calles rectas con parcelas en batería, que daban sensación de colmena, no agradables para pasear. photo_2018-04-09_13-35-29 (2)
  • El horario de la piscina cubierta es muy limitado, así como su aforo. La piscina al aire libre no tiene césped, aunque sí tumbonas y enlosado amplio.
  • El supermercado es muy limitado, no tiene nada de alimentos frescos, aunque sus precios no son muy altos. Suponemos que en verano habrá más cosas.
  • Algún que otro “merodeador de las dunas” y parejitas fogosas, aunque en discreta lejanía.

En conclusión, estamos contentos con nuestro regreso a Almanat. Acertamos con el destino (posiblemente de lo más afortunado meteorológicamente en esos días) y pudimos inaugurar la temporada naturista tal como deseábamos. Sigue sin ser nuestro camping favorito, pero posiblemente volvamos.

El “Selvagem Oeste”

Como vivimos en Extremadura, Portugal siempre ha sido un destino preferente para nosotros. Siempre, siempre, deja buen sabor de boca… y no sólo por la gastronomía -fantástica-, sino también por la tranquilidad y cordialidad de su gente, y la belleza de tantos lugares desconocidos para el gran turismo.

Para el nudismo también tiene oportunidades muy recomendables.

En este post os contaré lo que sé, aunque, tengo que decir, posiblemente no es representativo, ya que aún hay zonas que no conocemos.

Como introducción, está bien saber que:

  • En Portugal existe desde 1977 la FPN (“Federação Portuguesa de Naturismo”) que agrupa a varios “clubes” naturistas y lleva a cabo una actividad bastante diversa que abarca desde los intentos de desarrollos legislativos, divulgación y promoción del naturismo, actividades de convivencia, etc.
  • Al igual que en la mayoría de países de nuestro entorno, las playas naturistas deben ser declaradas como tales por los municipios, conforme a determinados requisitos. Es decir, en teoría el naturismo es restringido y previa autorización (en España, por suerte, en teoría sucede lo contrario). No obstante, existen numerosas playas “no oficiales”, normalmente poco frecuentadas y aisladas, en la que el nudismo es tradicionalmente tolerado.
  • Hay pocas opciones de alojamiento naturista: Tres pequeños campings de interior (Monte Naturista O Barão, en el centro del país, a unos 40 minutos de las playas nudistas más cercanas; Quinta do Maral, junto a la frontera extremeña; y Naturviana, ya al norte, no lejos de la frontera gallega). De todos estos sólo conocemos Quinta do Maral, de reciente construcción, en una bonita zona muy natural y cerca de poblaciones tan atractivas como Marvao y Castelo de Vide. Además, algunas opciones de casas rurales como Samonatura. No hay hoteles, urbanizaciones ni otro tipo de resorts.

 

Aunque lo anterior pueda disuadiros de escoger Portugal como destino para el nudismo-naturismo, intentaré convenceros contándoos algunas cosas de los lugares que conocemos.

Praia do Meco:

15857878

Aunque hay otras en la zona (Praia da Adiça y Praia da Bela Vista, ambas cerca de Caparica), Meco es probablemente la Meca del nudismo en Portugal. Se encuentra una media hora al sur de Lisboa, y es muy extensa y salvaje (¡ojo al fuerte oleaje, no adecuado para niños pequeños!). En realidad es toda la franja (unos 2 km) entre Praia do Meco y Praia do Rio da Prata al sur el espacio. No cuenta con ningún tipo de servicios aparte de algunas papeleras. Por su amplitud, incluso en pleno verano nunca te sentirás agobiado. Una opción para quedarse es el camping Campimeco (textil), justo al lado. A relativamente poca distancia, además de la bellísima Lisboa, hay lugares tan mágicos como el Cabo Espichel o Sesimbra.

Praia do Barril:

Praia_do_Barril-compressed

En el Algarve, a unos 30 minutos al oeste de la frontera con Huelva, en la Ilha de Tavira (una isla arenosa de forma alargada paralela a la costa, separada tan sólo por un brazo de mar). La mejor manera de acceder es aparcar en Pedras D’El Rei, pasar a la isla por el estrecho puente flotante, y cruzar a la parte exterior de la isla en un paseo de unos 15 min o con el pequeño “comboio” (trenecito que hará las delicias de los pequeños) que te deja junto a una antigua fábrica de salazones que alberga algunos restaurantes, comercios y aseos. Una vez allí, en seguida a la derecha comienza la extensa zona nudista (puedes caminar hacia la derecha hasta que te canses). La arena es casi blanca, el agua limpia y azulada, y el oleaje suele ser suave. La población de Tavira es simplemente encantadora.

Parque Natural del Suroeste Alentejano y Costa Vicentina: esta zona, que comienza al sur de Sines y se extiende hasta el Cabo de San Vicente, es nuestro más reciente y mejor descubrimiento. Se trata de una gran área protegida con paisajes bellísimos salpicada de pequeñas poblaciones (no hay ninguna ciudad, realmente) como Porto Covo, Vilanova de Milfontes y Zambujeira do Mar. Destaco tres estupendas playas “oficiales” (estuvimos al menos en otras tantas “no oficiales” sin problema, pero éramos prácticamente los únicos nudistas):

Praia do Salto: pequeña, pero recogida y agradable, un poco al norte de Porto Covo, sin servicios.

7a22693fd55aea26193d1b22fac0db96

Praia dos Alteirinhos: justo al sur de Zambujeira do Mar. Espectacular con las formaciones rocosas, con poco oleaje, sin servicios (ojo con la marea, que llega a aislar algunas zonas).

40017075

Praia das Adegas: cerca de la Praia de Odeceixe. También muy bonita y bastante espaciosa.

43712766

En cuanto al ambiente, en general es muy bueno, tranquilo y respetuoso. Quizá haya menos familias con niños que en España, y lo que predominan son parejas  y hombres solos.

En conclusión: animaos a explorar a nuestro vecino del “Selvagem Oeste” también para el nudismo, ¡no os decepcionará!

Mis motivos

photo_2017-06-16_19-25-39

Hay ríos de tinta sobre los motivos para el nudismo/naturismo. Multitud de argumentos desde la filosofía, la salud física y mental, el feminismo, la ecología… Casi parece excesiva esta voluntad de análisis y de dar justificaciones a algo que, acaso, es bastante más sencillo.

Estos son mis motivos, personales e ¿intransferibles?

1º Me reconcilia con mi cuerpo. Me hace encontrarme con él. Aceptarlo.

2º Despierta sensaciones. Nada más lógico, para recibir en tu piel el sol, el agua, el aire, que eliminar las barreras que se interponen.

3º Me pone de buen humor. Dicen que la exposición al sol aumenta la serotonina.

4º Me hace sentir libre, como si al quitarme la ropa me despojara también de preocupaciones, bloqueos, accesorios.

5º Nos iguala. Y eso hace mucha falta en nuestra sociedad. Al reconocernos iguales, nos comprendemos, nos acercamos.

5º Por lo general, los lugares nudistas (playas, campings…) me parecen más bonitos, más tranquilos y con más respeto hacia el medio y hacia la gente.

6º Creo que es bueno para mis hijos, además de todo lo anterior, que crezcan sin hipersexualizar el desnudo y que favorece su autoestima.

¿Tus razones coinciden? ¿Tienes otras que añadir?

El difícil nudismo mesetario

Nosotros vivimos en una ciudad de interior, Cáceres, más bien pequeña. La playa más cercana está a unos 350 km. No hay asociaciones naturistas, ni piscinas, ni spas, ni lugares al aire libre reconocidos como tales (siempre puedes empeñarte en esconderte en un recóndito rincón en algún pantano o río, pero no entiendo del todo eso como nudismo). Como novedad “exótica”, hace pocos años abrió a menos de media hora de aquí un pequeño camping naturista llamado Las Grullas, que no conocemos puesto que no admiten niños (parece estar orientado a jubilados nórdicos que vienen a invernar a estas tierras, como las mismas grullas).

No es un tema “sobre el que se hable”. No creo que por tabú, sino porque, simplemente, es un entorno, en fin, poco propicio para eso que la Federación Internacional de Naturismo define como la “práctica del desnudo en común”. Buena parte de nuestros familiares y amigos saben que vamos a menudo a playas nudistas, algunos, incluso, que vamos cuando podemos a centros naturistas (esto es algo más difícil de encajar, quizá). Pocas veces se nos ha dado la oportunidad de ir acompañados y es algo que, sinceramente, nos gustaría.

Y sin embargo, unas cuantas veces nos hemos encontrado con paisanos, a veces conocidos, otras no, en playas, campings y urbanizaciones. ¡A cientos de kilómetros de nuestra ciudad!

Y sin embargo, en una rápida zambullida en Google sobre nudismo en Extremadura, se percibe curiosidad, gente que de manera aparentemente sana querría saber de lugares y gente con quién practicarlo.

Algo falla, y posiblemente sea la comunicación, el pudor a hablar abiertamente de algo que quizá no es tan minoritario como creemos.

¿Cómo creéis que podríamos solucionar esto? ¿Cómo vivís el nudismo en vuestro entorno habitual?