Contando los lunares de tu espalda…

El melanoma de piel es una enfermedad potencialmente letal cuya conmorbilidad (es decir, las complicaciones que asocia tanto el tumor maligno por si como los efectos secundarios de su tratamiento) es realmente elevada, sobre todo si no se diagnostican en estadios iniciales.

Sabemos que la piel tiene memoria, cuanto más sensible sea a la quemadura (es una forma de definir el fototipo) y cuantas más horas de exposición solar acumules, mayor será el riesgo de que se desarrolle esta enfermedad.

En otra entrada previa, hablaba de la importancia no sólo de evitar la exposición solar directa (cosa que a los nudistas nos encanta) sino también de la aplicación de protectores solares con una frecuencia elevada y de forma generosa.

Pues bien, existe otro gesto que nos puede salvar la vida, la autoexploracion acompañada del examen de un médico puede llevar a un diagnóstico precoz que nos evitará muchos sufrimientos.

A veces, esta autoexploración puede no ser efectiva al 100% porque por razones anatómicas perfectamente entendibles, nuestros ojos no son capaces de observar con detalle rincones de nuestra piel menos accesibles ( por ejemplo la zona lumbar, la parte posterior de la pierna etc) y aquí creo que el #getnaked ( el estar desnudos ante otros) puede suponer una ventaja.

Extraído de internet: http://www.clinicahoffner.com

No estoy hablando de ir pidiendo a un@ desconocid@ que nos cuente los lunares de la espalda (bastante romántico, sea dicho de paso), pero al menos tener unas nociones básicas de qué manchas de la piel deben alertarnos, puede ser una buena herramienta para nuestro auto cuidado como para el de las personas a las que tenemos estima, y dado el caso ( quizás para zonas más escondidas entre la maleza, si que sería interesante pedir segundas opiniones a quienes nos cuentan los lunares de la espalda), perder la “vergüenza”.

Anuncios