La mutación MNC

Qué mal sienta abrir la puerta de la jaula, bajarse de la rueda, hacer las maletas y huir controladamente unos días a tu paraíso particular, sin horarios y sobre todo sin ataduras físicas ni nudos de corbata, y sin ataduras psíquicas que te arrastran al abismo de pensar que estás perdiendo el tiempo con la de cosas que tienes que hacer y te hacen rodar con más fuerza si cabe.

Sienta mal porque te haces consciente de que la realidad que vives el 80% del día o no es la que más te gustaría (no digo que no me guste nada) o simplemente te has aburrido de ella. El otro 20%, el tiempo de estar con las tuyas, es el que da sentido y compensa la corbata y la rueda, porque sin ellas nada vale nada.

En ese punto me encuentro, en un momento de reflexión de cuándo darle la vuelta al asunto y cómo. No es la primera vez que me pasa y no será la última, aunque realmente creo que no llevo los genes del emprendimiento en mis células, alguno va mutando verano tras verano y me conduce a la firme idea de que no sé cómo demonios, pero me encantaría que el naturismo fuera mi forma de ganarme la vida.

Puede que al principio tuviera que hacer un mix porque los inviernos son duros y a nadie le apetece pasar frío, pero dada la patente poca oferta de centros naturistas en España (de los de verdad, nada de ocultaciones swinger – con todos mis respetos a ese otro mundo – bajo el letrero nudista), vuela constantemente en mi cabeza la de crear un espacio donde todo el mundo pueda disfrutar de algo tan maravilloso, porque sigo pensando que somos más los nudistas con motivaciones no sexuales.

Seguro que ánimos no me faltarían e incluso soci@s de empresa, todo se reduce a euros, planos, permisos, papeles, terrenos… y a la duda de si realmente sería un proyecto viable con una clientela objetivo suficiente para sobrevivir.

Tengo el palpito de que cuando una oferta así no funciona del todo, se tiende a abrir la mano a una sexualización progresiva ya que esa pulsión hace que la gente afloje el dinero y el establecimiento se llene, a lo cual me negaría, sería una decepción.

He de confesar que uno de mis miedos es comprobar qué pasa con tus aficiones cuando se transforman en trabajo, aunque creo que en ese sentido si me arriesgaría a tal evento.

Y entre ensoñaciones, reflexiones y paj….mentales, voy a ir decidiendo qué corbata me pongo mañana, ojalá algún día sea color carne y mi trabajo sea regentar un espacio de calma, tolerancia, naturaleza y energía positiva.

10 Comments

  1. Es una magnífica idea, que a la vez da mucho vértigo a quién la emprenda por las razones que has expuesto. En mi humilde opinión creo que funcionaría, pero claro solo es mi opinión. Ojalá algún día puedas hacerlo realidad, sin duda yo sería una de las clientas.

    Le gusta a 2 personas

  2. Joooo que identificada me siento con esta entrada. Ese proyecto lo he montado mil veces en mi cabeza. Un resort nudista de interior, no más lejos de una hora de Madrid, con buena calefacciòn, piscina o spa climatizado y si fuera posible una buena oferta gastronómica. Si muchos hoteles nudistas tienen una ocupaciòn media del 90% ¿como no va a tener exito??
    Qué bonito es soñar,,,

    Le gusta a 2 personas

  3. Es evidente, desde la óptica empresarial, que hay nicho de mercado para más espacios naturistas. Sólo hay que comprobar cómo están los campings, con clientes todo el año y precios más elevados que los textiles, o lo difícil que resulta alquilar un apartamento en urbanización naturista en Vera pese a que hay cientos.
    Si tomas el desvío, avisa, que me subo al carro.

    Me gusta

  4. Esta idea que expones la hemos debatido muchas veces nosotros también en nuestras charlas con los amigos nudistas. Creo que a todos nos encantaría que el naturismo fuera nuestra forma de vida… aunque como tu dices, no es lo mismo disfrute que obligación, pero por esto, merecería la pena arriesgarse. Mientras llega… a seguir poniendose la corbata… o el mono de trabajo.

    Le gusta a 1 persona

  5. Hace muchos años, la federacion española de naturismo editaba una revista de dibulgación naturista “vida naturista” creo que se llamaba. Me suena tener aun algun ejemplear por alguna parte. El caso es que en uno de estos numeros hacian publicidad de un resort naturista de interior en toledo. Por supuesto nunca llego a construirse, supongo que se limitaron a publicitarlo y a final no llegaron a construirlo.
    Yo desde luego firmaba para algo así en Madrid o alrrededores, pero de caracter 100% naturista, como dices, nada de sexualizado, pues al final simplemente por hacer mas caja, caeriamos en aquello que tanto rechazo nos produce.
    ¿Trabajar en algo que te gusta?. Yo lo hago y sin duda es mucho mejor que hacerlo en algo que no te motiva, pero desde el momento en que esa ocupación se convierte en una obligación pierde su función de “hobbie”, aun asi como digo, siempre es mejor que trabajar en algo en lo que no crees.

    Le gusta a 2 personas

  6. La idea es muy buena, pero también muy arriesgada. Yo estuve hace años pensando en hacer un camping nudista eso si claro por la zona norte de España y en cuanto te topas con el señor euro la verdad lo dejas para cuando toque la lotería o más bien el euromillon.
    Ánimo tienes todo mi apoyo. Y como dicen si me toca el euromillon cuenta con un inversor y un cliente para hacer alguna escapada a ese sitio tan maravilloso.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s