Durmiendo desnudos

He de reconocer que ha sido uno de los hábitos que más me ha costado adquirir porque soy la persona más friolera del mundo a pesar de que existen estudios que indican que dormir desnudo es un hábito muy beneficioso y recomendable, aquí un resumen de porque es bueno dormir sin nada de ropa:

1. Si disminuyes la temperatura corporal (0.5 grados centígrados), consigues una temperatura correcta que favorece el sueño profundo y reparador (lo que es positivo para la consolidación de la memoria).

2. Favorece la activación de la grasa parda, que a su vez supone una pérdida de peso.

3. Mejora el sexo (yuhu!), no solo por un incremento de la autoestima y mejora de la imagen corporal, sino porque también supone un incremento de OXITOCINA asociada al aumento del deseo sexual (fundamental dormir con alguien desnud@ al lado). La famosa hormona además tiene como efectos la disminución de la tensión arterial y de la ansiedad.

4. Disminuye el riesgo de Diabetes Mellitus, porque hay una mejor sensibilidad al efecto de la insulina.

5. Disminuye el riesgo de infecciones, especialmente las vaginales, con la candidiasis vaginal a la cabeza de las mismas.

6. Ahorras en ropa!

7. (Esta es de mi cosecha) ahorras tiempo en quitártela según te despiertas para pasar el resto del día desnudo.

En conclusión, todo ventajas, si no lo hacías o no te lo habías planteado ya tienes un buen puñado de motivos.

Anuncios

Ser nudista en La Rioja y no morir en el intento.

Hola a tod@s. Soy un riojano al que le gusta practicar el nudismo, a pesar de lo difícil que resulta en un entorno donde no hay sitios reconocidos (ni sin reconocer) para ello.

En La Rioja el único lugar donde se hace nudismo -por decirlo de alguna manera- que sepa yo es en unas pozas termales que están en el pueblo de Arnedillo y al amparo de la noche. Y al parecer sobre todo lo frecuentan parejas que van a tener sexo o personas que van a buscarlo.

A esta falta de lugares se suma que mi mujer e hija no comparten el nudismo social (en realidad, ni social ni nada, pero lo respetan). Así que tengo dos opciones: o los fines de semana las dejo solas y me voy solo a la costa a alguna de las bonitas playas del cantábrico, o me quedo con ellas y hago otras cosas en familia. Como no cabe duda, prefiero lo segundo. Lo bueno es que, al menos, toleran que en casa esté en ocasiones sin ropa (la cual no me gusta, me siento prisionero dentro de ella).

Así que mi relación con el nudismo se produce básicamente cuando tengo algo de tiempo y me voy a la naturaleza en algún bosque donde ni moleste a nadie ni me molesten a mí (a excepción de los jodios mosquitos y demás amigos suyos, que no hay quien se libre de alguno) y me doy un paseo en plena libertad y armonía con la naturaleza.

En todos estos años solo he conseguido poder conocer a una persona con la cual disfrutar de esas escapadas en desnudez por los parajes de mi tierra.

Y, claro, cuando tengo la suerte de visitar mi segunda tierra, Cantabria, para pasar unos dias visitando a mi familia (bueno, más bien de mi mujer) y aprovecho para hacer escapadas mañaneras a las playas de Somocuevas, Covachos o en el parque natural de las dunas de Liencres en la desembocadura de la ría de Mogro.

Así es mi relación con el maravilloso mundo del naturismo-nudismo.

Espero que personas, que sus parejas no compartan el nudismo o vivan lejos de zonas nudistas comenten sus experiencias.

Grupo telegram viviendodesnudos

Grupo muy alejado de la pornografia en cualquiera de sus estilos o modalidades y de búsqueda de contactos sexuales.

El único contacto perseguido es interactuar entre personas interesadas en el nudismo; pretendemos un estricto control para evitar desvirtuar el fin último del chat que no es otro que el de crear una comunidad nudista donde estar todos comodamente.

Por favor, si tus intenciones no son las arriba expuestas, ni lo intentes, vas a ser expulsad@ inmediatamente.

Pulsar enlace:

Chat telegram viviendodesnudos

Recortes de añoranza

Tengo una buena y una mala noticia: la buena es que sospecho que queda poco para que llegue el verano y no es porque estemos a finales de Mayo, nooo, además llueve a mares; es porque El Corte Inglés se ha empeñado en que me entere, ya sea por radio, televisión o caminando por la calle gracias a esos cartelones fantásticos de espigadas chicas en bikini (imagen que nada tiene que ver con mis veranos realmente, pero pone Summertime).

La mala noticia sin embargo es que no hay rastro de datos que indiquen que se vayan a emitir nuevos capítulos de una serie/reportaje que ha hecho tanto bien como mal al nudismo de este país: Ola-Ola (léase entonando mentalmente el estribillo …hola chicos, hola chicaaaas), así que me temo que lo repondrán por enésima vez.

Ola-Ola se emitió por primera vez en agosto de 2008 (si, 10 años, cómo pasa el tiempo) en la cadena de televisión Cuatro. Pertenecía a ese grupo de programas reportaje (a veces denuncia a veces caspa) que retrataban una sociedad en sus mas variopintos aspectos (Callejeros era muy top, me confieso seguidor). Pues bien, el programa veraniego en cuestión se paseaba por la costa española mostrando como nos divertimos en la arena los españoles de toda clase y cultura.

imagen extraida de internet

Gracias a ese programa yo aprendí muchas cosas positivas, por ejemplo, conocer al textil de cerca, sus costumbres y hábitos incluso culinarios, siendo el tomate en salsa la pieza clave de su alimentación: pollo con tomate, carne con tomate, tortilla…con tomate, gazpacho y Sandía (vamos que entre el tomate y la deshidratación tienen que tener el Potasio en sangre a punto de la parada cardíaca).

imagen extraida de internet

En cuanto a las costumbres, esas siestas, esas partidas de bingo, esos gritos “niñooo ven acá pacá que va a salir en televizió”…como alcayatas se me ponen los pelos solo de recordarlo. Pero sin duda lo que más me estremecía era ver esos bailes tipo tio tuyo del pueblo en el guateque posterior a la cena de tu boda que se pegaban cámara en frente, no concibo como les da vergüenza llevar el culo al aire y hacer espasmos corporales no?.

Creo que nada desvelo si digo que el momento álgido, el gancho para tragarse el programa, eran los espacios dedicados a las playas nudistas, y ahí queridos amigos, era cuando yo empezaba a desdibujar la sonrisa de medio lado.

Vera en OLA OLA, pincha aquí!

No digo que no hubiera variedad en ese sentido, alguna entrevista a pie de toalla de alguien sensato había, a los cuales quiero dar las gracias públicamente porque siempre ayuda a normalizar ver a una persona normal hablando de algo tan normal, pero sin duda en cómputo global, el tufillo que dejaban en el ambiente era de que somos un@s degenerados, unos frikies…qué lástima.

Que poco criterio, querido público textil, nunca se fien de lo que sale en la caja tonta, contrasten, no tod@s somos frikies ni degenerad@s, ni tan siquiera los que lo son suponen la mayoría. Y sobre todo, sean conscientes de la cantidad de azúcar añadida que lleva el tomate frito y que acabará causándoles un problema mucho mas grave que la desnudez…olé.

Cuerpo y mente

Este fin de semana iré a visitar a mi sobrina, …pobrecilla.

– ¿Qué le pasa a tu sobrina?

– lleva 2 semanas ingresada en el hospital.

– vaya, cuanto lo siento. ¿Le han operado de algo?.

– no, tiene un problema de alimentación, vamos, es anorexica.

– ostras…¿Qué edad tiene?

– 11 años.

Y así comenzó la conversación de sobremesa el pasado lunes con una de mis amigas, de esas que no ves con la frecuencia que desearías pero pareciera que vive en tu casa.

¿Qué coño nos está pasando? , ¿Qué mierda de sociedad está permitiendo que nuestr@s niñ@s enfermen gravemente por no encajar en el molde “adecuado”?.

Los trastornos de conducta alimentaria son complejos y multifactoriales, o al menos así lo eran antes, quizás algún psiquiatra o psicoterapeuta en la sala nos pudiera ilustrar más y mejor, o incluso corregir si este concepto arraigado en mi meninge es erróneo. Siempre había un detonante, un golpe, un chasquido que encendía la mecha de esa bomba, teñido casi siempre por el rechazo, el sentimiento de inferioridad, sumado a una autopercepción anómala del cuerpo.

Sería muy ingenuo por mi parte pensar que el nudismo cura ese tipo de males, pero puede que fuera de ayuda (a falta de estudio científico que lo confirme, al que animo a los psiquiatras/ psicoterapeutas de la sala).

– mira, me niego a creer que no se pueda educar a un niño para que aprenda a que el valor de su físico es mínimo, que todos somos iguales y diferentes a la vez, y que por lo que deben ser juzgados si acaso es por su yo interno.

– bueno eso lo dices tú porque estás como un tren.

– ¿yo? ¿Estas de broma?, cuando tenía la edad de tu sobrina era obeso, mi primera dieta fue con 10 años de edad, y sufrí la gordofobia en actos como elegir jugadores para un partido de fútbol en el recreo. Pero nunca me llegó a afectar (o quizás si y no fui consciente). Mi personalidad sobraba, los niños eran mis amigos por mi yo, no por lo que la báscula indicara.

– mira tio, soy mujer, tengo dos carreras y hablo tres idiomas. En mi trabajo me clasifican por mi talla de vestir.

Oh dios mio! No es una enfermedad leve, nuestro sistema sufre algo mortal por necesidad.

yo a mis hijas pretendo transmitirles que una persona no es mejor que otra por la ropa, por las marcas, por el coche, ni tan siquiera por el físico. Somos naturistas, y pasamos tiempo todos los años en un camping completamente desnudos, cubriendo las necesidades justas, sin grandes lujos (más allá del lujo que supone poder disfrutar del camping). Descubren que todos somos diferentes, casi nadie tiene un cuerpo perfecto, y nos relacionamos sin pudor a enseñar algo que no encaja.

– claro, ¿me estás diciendo que tu eres feliz con físico?

Nuevamente me quedé sin palabras. El ser humano es insaciable. Que bueno es llegar a la dimensión en la que das gracias a la vida por tener lo que te da, sin envidiar nada material, y sin castigar tu cerebro por querer ser mas alto, más guapo o más rubio. Ese ejercicio hay que practicarlo todos los días, interiorizar que estamos de paso, que nada puede ser tan importantísimo como para frenar el paso del tiempo porque no entremos en una 38.

Con cierta alegría puedo ver en la redes sociales que muchos de las ilustraciones de textos que hablan de nudismo, o incluso fotos de nudistas de aquellas páginas que buscan fomentar la causa, son de personas con formas, tallas y años reales.

Son menos los que ilustran sus blogs con auténticos modelos de pasarela, a esos, les pido que tengan en cuenta los daños colaterales que los sesgos de imagen pueden conllevar.

soy feliz con mi físico, porque mi psíquico está bien. En sentido contrario estaría juzgando cada lunar, cada arruga, cada medida imperfecta…pero doy gracias por la salud que conservo. Mi físico empieza en mi cabeza.

– pues ya me pasarás información de esas playas y de ese camping que vas, a ver si nos vemos.

– y yo espero que esa niña se recupere pronto.

Deporte y naturismo, cuerpo y mente.

Dedicado a S.C.

Sex on the (nudist) beach

Lo que voy a contar sucedió un día de agosto entre semana a medio día, a la hora de comer, en una playa nudista archiconocida por todo el mundo de la cual no daré datos por no confundir ya que pese a que lo que sucedió fue indeseable, no se suelen presenciar actos así (al menos a pie de playa):

Se acercaron paseando una pareja (hombre y mujer), con cierto grado de “embriaguez equina”. Ella mucho más joven que el hombre, y él haciendo gala de sus atributos un tanto…como decirlo…vasodilatados?. Nosotros estábamos a lo nuestro, en nuestro momento de sobremesa (sobrepareo), leyendo cada uno nuestra revista mientras las pequeñas dormían plácidamente.

Cuando pasaron cerca iban super empalagosos, y totalmente puestos en todos los sentidos. Después de jueguecitos totalmente indiscretos se metieron en el agua a realizar una exhibición amatoria cuales delfines de aquarium, con público incluido haciendo corrillo desde la arena comentando el partido en plan Manolo Lama, mientras que a mi me llegaba la mandíbula al suelo dando codazos a mi parienta, pensando en que era una jodida broma, …faltaron los fuegos artificiales, terminaron y se fueron tranquilamente a la toalla como si nada a fumarse un pitillo, …querid@s amig@s, estos también son nudistas, como much@s de nosotr@s.

Se ha comentado alguna vez (mama nudista) que la confluencia del nudismo proviene de muchas motivaciones, entre ellas la sexual. Negar esto y hacer como si no existiera sería estúpido, es un hecho, la playa, el calor, la desnudez y el público son motivaciones para la berrea de algunos nudistas.

Obviamente este tema nos pone a casi todos de los nervios, porque generalmente no nos agrada que nos etiqueten, y menos de pervertidos según quien haga la clasificación, pero por otro lado, el deseo sexual también es algo natural, que por supuesto debe quedar por debajo de la educación y de las normas de comportamiento que nos debemos, ¿o no?.

Hay quien sostiene que como tal acto natural (y además afectivo) no es tan censurable. Todos conocéis Cap d’age y lo que se respira en algunas de sus zonas, pero que demonios, no hay que ir tan lejos, tod@s conocemos playas (dunas) en las que el cancaneo/cruising y demás modalidades suceden a diario, y están en la costa de nuestro propio país. El ruido y la mala imagen que levantan no es despreciablep.

Hay quien piensa que el nudismo 3.0 pasa por despenalizar ese tipo de actitudes.

Romperé una lanza, no voy a ser un cínico, yo también tengo pulsiones sexuales, hay un animal dentro de mí (racional) y también las he satisfecho en plena naturaleza, alejados y escondidos de la mirada de cualquiera. He de añadir que aunque no es nuestro comportamiento habitual, ya que se necesita cierta alineación de los planetas, es una experiencia increíblemente intensa de la que en absoluto me arrepiento (puede que tras esta confesión me toque cerrar el blog), pero me gustaría abrir un debate en torno a esto. ¿Qué opinión os suscita el sex on the beach? ¿Se aplaude, se ignora, se critica, se silba, se recrimina, se permite?…en menudo jardín me estoy metiendo.

ORIGAMI

Entrañable y preciosa novela que nos muestra la esencia más pura del naturismo a través de los ojos de un niño chileno preadolescente, que se ve obligado a enfrentarse a muchos de sus miedos durante uno de sus veranos.

Este fantástico relato entrelaza un momento vital de la vida de Rody, con el descubrimiento “obligado” del naturismo en un centro brasileño regentado por su padre, ambos desconocidos por él hasta ese momento.

Muchos de sus miedos, enfrentarse a la desnudez propia y ajena, al sexo en un entorno natural entre niñ@s al borde de la adolescencia, al contacto entre personas sin ropa más allá del puramente físico son muchos de los miedos que las personas padecemos cuando decidimos adentrarnos en ese mundo, contado todo ello de una forma muy entrañable.

Totalmente recomendable, una novela que te hace sonreír y te evade de todo lo negativo del nudismo que muchas veces tratamos en este blog, dejándote un buen sabor de boca que te anima a seguir leyendo.

*disponible en versión Kindle y en formato papel a través de Amazon

Vera…no

naturistavera

Con Vera tengo una relación de amor-odio. Es como tener una pareja con la que te llevas bien a ratos que resultan geniales e inolvidables y ratos en los que se te llevan los demonios. Pues con Vera me ocurre algo similar.

La primera vez que oí hablar de la zona naturista de vera fue en el 2004 leyendo en foros naturistas cuando estos estaban en plena ebullición. ¿Urbanizaciones, camping y hotel nudista? Yo tengo que ir. El problema que en el 2004 la ocupación textil ya había comido terreno a la naturista y Vera según decían “los ancianos del luagar” ya no era lo que fue, pero aun así yo me anime a ir.

Hace 10 años practicamente la zona naturista de Vera era lo que es hoy, no ha varíado mucho en este tiempo, quizás el único cambio desde entonces ha sido la construcción de una controvertida urbanización “mixta” (como los sanwinch): “Natura World”. Donde aun no esta muy claro si es textil, nudista o ambas dos.

Al llegar a la zona naturista de vera lo que choca nada más aterrizar alli es que hay gente desnuda por la calle. Recuerdo esa sensación de nerviosismo e impaciencia por estar igual que ellos. Nada más poner un pie en el parking frente al hotel vera playa, veo a una pareja de abueletes descargando las maletas de un coche que se las habia llevado desde el aeropuerto. Típica situación de cualquier hotel, la diferencia que en esta están desnudos. Eso para alguien que jamas había pisado un centro naturista como era mi caso, es algo que me llamaba poderosamente la atención. Había hecho nudismo en playas muchas veces pero hasta el momento en que no sali de la habitación del hotel en bolas, no me sentí plenamente naturista.

Me atrevería a decir que hace 10 años el ver gente desnuda por las calles de las urbanizaciones era algo más común, ahora me da la sensación que es una práctica menos extendida. Y no es de extrañar pues primero es algo que rompe un poco tus esquemas y aunque estes en un entorno plenamente playero eso de caminar por la acera sin prenda alguna se hace raro, pues salvo excepciones, los nudistas primero lo somos de playa y luego ya cuando pasamos al siguiente curso, empezamos a hacerlo en otros entornos como campings, hoteles y urbaniaciones. El nudismo playero es algo que esta mucho mas aceptado socialmente, pero el vivir desnudo haciendo las cosas cotidianas de tu vida en completa desnudez es algo que todavía a la gente le rechina, incluso a muchos de los nudistas de playa y de verano.

Y segundo, los textiles. Me jode llamarles asi, pues siempre que se habla de nudistas y textiles me acuerdo de Torrebruno y su “tigres tigres, leones leones, todos quieren ser los campeones!!” y me entra la risa. Pero es que en Vera el número de gente que gusta de usar bañador para meterse en el mar es cada vez mayor y algunos aprovechan esta tesitura para intimidar con su “mirada sucia” a los que nos gusta ir con el bolo colgado por las calles de las urbaniaciones y la playa.

Como decía antes, Vera ya no es lo que era. Se junta además que la playa buena no es, tiene piedras en la orilla lo que hace dificultoso el paseo por la misma, la arena arde de manera infernal en cuanto te alejas de la orilla y la zona destinada a nudismo es cada vez más excasa, por contra tiene vigilancia y puestos de socorrismo, con papeleras e indicaciones de estado de la mar, y tiene un paseo maritimo que llega hasta Puerto Rey.

Luego hay otro tema que siempre anda revoloteando por las cabezas de los nudistas…el “liberalismo”. En la calle principal que va a parar al hotel Vera playa hay un par de locales de intercambio, no de idiomas, aunque danda la internacionalidad de la zona podría llegar a darse, sino de parejas, que por la noche junto con algunos de los bares aledaños dan a la zona un tinte un tanto “cap agde-iano” que a mi particularmente no me gusta y me hace sentir incómodo. No tengo nada en contra de estas practicas las cuales respeto, pero son ambientillos en los que no me siento cómodo y aunque tampoco es que sea eso sodoma y “gomera”, quien escribe procura evitarlo. No deja de ser curioso además que los “giris” que se alojan en el Vera playa durante el dia vayan en bolas a su turron y por la noche se pongan “apretaos” para darlo todo en estos locales. Siempre me ha parecido chocante esa dualidad: naturista integrista de dia, “swingero” morbosete de noche… pero oye, chapou si son capaces de separar ambos entornos.

En cuanto a los sevicios en si tampoco es que sea muy completa la zona: un supermercado en la parte textil (grande al menos y con una no muy mala pescaderia), farmacia justo al lado (ideal para comprar repelente de mosquitos, necesario por alli), varios bares y restaurantes destinados mas bien a un público extranjero, un par de bares naturistas en la zona nudista: el Pirata que personalmente no me gusta pese a que puedes tomarte una cerve en bolas mirando al mar, y el chinguito de puntonat en el parking de la playa, donde al menos hace 10 años vendia pareos, protectores solares, monederos y alguna cosilla más tÍpica de las tiendecitas de la costa, ademas de poder tomarte en su pequeña terraza algo de comer o un café en completa desnudez. Por cierto, lo lleva un tio vasco que lleva muchos años luchando por el naturismo, Luis Pérez, junto con su pareja.

Para alojarte en la zona nudista tienes varias urbanizaciones siendo mi preferida “Vera natura”. En primera linea de playa con dos piscinas (climatizada una) abiertas las 24h, eso si, sin vigilancia. Y con salida directa a la playa. Ambiente nudista 100% aunque siempre se cuela alguno que va buscando que le adopte alguna pareja, como nos paso el  año pasado, aunque el tio tampoco es que fuera a saco, en cuanto vio que no habia nada que hacer marcho a por otra “presa”. Los apartamentos está bien si los alquilas a particulares, pues son mas completos que por agencia.

También tienes la opción del hotel Vera playa, de la cadena Playa Senator, con horario nudista de 8 a 20’00 en el que puedes ir sin ropa, pero fuera de este horario has de vestirte, incluso ponerte pantalón largo si eres hombre y quieres cenar en su restaurante. En la piscina el nudismo es obligado pero en el resto de instalaciones opcional, salvo el mencionado restaurante, aunque lo normal es que todo el mundo vaya desnudo. Es un 4 estrellas teóricamente pero en la práctica mas bien le sobra una, camas y almohadas malas e instalaciones muy sobadas que llevan años pidiendo una reforma, porque encima barato no es ya que el precio si es de 4 estrellas. Es ideal si vas con niños, pues tienen un buen equipo de animación y los chicos hacen sus grupos de amigos. Es igualmente indicado para personas que hacen su primera incursión en un centro naturista, pues si tienen miedo escenico por estar desnudos nadie les obligara a hacerlo salvo en la piscina, puediendo vestirse si ven que no se sienten comodos todo el día en bolas. Por cierto, tienen jacuzzi, aunque no recomiendo mucho usarlo pues bajo las burbujas se aprecian movimientos extraños entre los usuarios, salvo claro que no te importen e incomoden dichos “stranger things”.

En resumen, Siempre acabo diciendo lo mismo cada vez que voy a Vera: este año es el ultimo que vengo, pero al año siguiente vuelvo. Y realmente no se porque, pues cada vez es más reducido el espacio reservado a los nudistas, la playa no vale gran cosa y el paisaje muy bello tampoco es.

Espero que este año sea el primero que cumplo lo que dije el pasado.

El nudismo se defiende andando

Desgraciadamente son varias las playas de tradición nudista que se han perdido para tal uso por la silenciosa invasión textil, que haciendo gala de su derecho, planta la sombrilla donde quiere y lleva la indumentaria que quiere sin tener en cuenta ninguna circunstancia. Incluso en ocasiones pueden llegar a pensar que porque nos quitamos el bañador el resto dejamos de oírles y de verles; las risitas nerviosas, los codazos y los cuchicheos (mira esos que vienen por ahí) a veces son tan molestos o más que las fotos que seguramente te saquen en algún momento para llevarse de recuerdo, como la que me sacó aquel fulano mientras volaba mi cometa, y aún hoy sigo esperando que me reenvíe según le pedí, seguro que era una foto preciosa.

A ningún nudista se le puede pedir que luche contra esa intimidación de una forma que sea contraria al silencio y buen rollo que suele flotar en el ambiente.

El hecho de crear este blog a veces me causa cierto grado de sentimiento opuesto de culpabilidad, porque si bien es cierto que el objetivo primordial es el de fomentar y defender la práctica naturista, cabe la posibilidad de estar señalando en el mapa lugares privilegiados por su belleza y singularidad, que en la inmensa mayoría de los casos no están protegidos.

El problema no es qué playas hemos perdido (Los Muertos, La cala de Enmedio por ejemplo) sino las que nos quedan por perder.

Realmente no manejamos estadísticas de “conversión” textil-nudista, por lo tanto no sé si seremos más o menos personas afines en el futuro y que de alguna manera preservemos lo que aún nos queda.

Lo que está claro es que nos movemos a merced de lo conservadora que sea la sociedad en un momento determinado, y puede que estemos en un momento malo, aunque es cierto que no siempre hay correlación político/nudista, y por otro lado, quizás las generaciones más jóvenes le den más importancia a su físico y al qué dirán que a lo “espiritual” del naturismo ( es la razón según mi punto de vista de porque vendemos nuestros datos y gustos a las redes sociales pero criticamos ver una teta o nos preocupa tanto salir feos en la foto de perfil).

Por eso me temo que las afiliaciones oficiales no crezcan (sería interesante conocer ese dato de la FEN) ni las no oficiales (de los que piensan que no es necesario afiliarse para desnudarse en una playa).

Si los “socios” no aumentan todo lo que nos gustaría sólo quedan tres salidas para defender lo nuestro:

1 . El método Cantarrijan, el cual envidio y admiro profundamente: asociar usuarios habituales de una playa en riesgo y hacerse ver desde el punto de vista institucional y cultural (bravo bravísimo). Es decir, descentralizar el asociacionismo localmente para adecuarse a un lugar concreto con sus particularidades (que a priori no parece incompatible con pertenecer a una federación más global).

2. Acantonarnos en sitios muy consagrados o incluso privados como Vera o los campings.

3. Defender desde nuestra pequeña atalaya la posición, y si, como decía el amigo jose (joseaweb2) eso pasa no solo por quedarse agazapados en pelotas, no recoger los bártulos y emigrar a otra playa más recóndita (a la que también puede ir la marea textil), sino hacerse visibles, por ejemplo paseando desnudos, y dejar bien marcado el territorio.

Nuevamente a nadie se le puede pedir ese tipo de ejercicio para lo que hace falta valor (a mi me ha pasado hace bien poco, pasear sintiéndome observado por un público textil y joven lo que resulta muy desagradable) y entiendo perfectamente que se prefiera huir.

Creo que sería deseable tener un registro de playas vulnerables, de las nudistas en riesgo de invasión precisamente para apoyar la práctica naturista llegada la ocasión, qué opináis?