El embarcadero y la desnudez

Las series televisivas le van ganando poco a poco terreno al mundo del cine, puede que estos alocados tiempos nos resten la paciencia necesaria para aguantar sentados casi dos horas en una butaca para saber el final de una historia de ficción, después de haber pasado por una taquilla, un puesto de palomitas y haber planificado la tarde con suficiente antelación, sobre todo si el resultado es decepcionante.

Puede que uno de los éxitos de las series sea que estén sometidas continuamente al gusto del espectador medido en forma de audiencia, lo que seguramente determine si perdurarán porque gustan o se extinguirán.

La oferta y las plataformas que las emiten son tan variadas que muy mal se tiene que dar para que no encuentres una que te enganche.

Seguro que cada uno podemos hacer una lista en cuestión de segundos de todas las series que estamos viendo o hemos visto, incluso podríamos hacer un ranking de las mejores y las peores según nuestro parecer (ojo a quien se le da ese tipo de información ya que dice mucho de la persona que las enumera).

Ya que esto va de desnudarse, he de confesar una serie a la que me he enganchado recientemente El Embarcadero.

Juro ante los Dioses no hacer spoiler alguno ya que lo que recomiendo es simplemente verla, y si cometiera tal pecado que me parta un rayo. Si no te gusta recuerda que son capítulos que puedes parar cuando quieras y la vida seguirá como antes.

Se trata de una historia llena de drama, misterio, intriga, amor triangular… y una serie de acontecimientos que conducen a los protagonistas a lo más salvaje y natural de la vida. Es un viaje desde la “domesticación” del ser humano hacia el camino de la “libertad” lleno de dificultades, giros y asuntos turbios y hasta aquí el contenido que no te defraudará.

Uno de los aspectos que me gustaría destacar de la serie es su fotografía, simplemente espectacular, que tiene como decorado La Albufera valenciana que aún no me he perdonado desconocer ya que me ha enamorado absolutamente.

No tendría sentido hablar de esta serie en este blog sino fuera por otra de sus características que la hace peculiar que es la forma de tratar la desnudez física de sus personajes. Quizás sea la primera vez que observe en una serie una forma elegante y natural de gestionar las escenas sin ropa ya sean con sexo de por medio o simplemente en el contexto de un día de playa, porque asombrosamente hay escenas de playa nudista, o de una ducha al aire libre con una manguera.

Las sensaciones que transmiten esas escenas en las que los actores conversan en la playa desnudos son las mismas que experimentas cuando tú haces algo similar en pleno verano sin caer en el hecho de que no llevas ropa, restándole importancia a lo último, cosa que es de agradecer y que incluso puede hacer entender a los no nudistas, que simplemente somos personas iguales que ellos pero sin barreras físicas.

Quiero creer que todos esos desnudos son algo más que un reclamo visual para enganchar al espectador y que la calificación de “mayores de 18” no es por la desnudez sino por las escenas de acción, aunque a la vez puedo temerme todo lo contrario.

No obstante animo a probarla y a no abandonar los cines y las películas en el formato de siempre al que también me confieso aficionado , ya que esto va de desnudarse.

Nakedspa o cómo resistir al invierno nudista

El cambio climático también se nota en lo nuestro, es un hecho indiscutible y pocas luces debes tener si te parece de lo más normal tomar el sol desnudo en pleno diciembre en tu playa favorita.

Este tipo de lujos atípicos y destructivos sólo están al alcance de algunos privilegiados y no todos los días como es de entender, pero desde luego es una de las mejores soluciones que se pueden dar a este extraño vicio de querer estar desnudo al aire libre y poder sentir en la piel todo aquello que ya sabes.

Que deben existir otras formas de afrontar el invierno nudista son pensamientos recurrentes en mi cabeza; imaginar cómo sería el lugar naturista ideal en pleno invierno.

Soñar todavía está carente de impuestos así que me atrevo a imaginar ese resort versátil, climatizado en invierno y al aire libre en verano, en plena zona central española y al alcance de todos aquellos mesetarios que amamos la desnudez social no sexual.

Por falta de ganas, dinero, iniciativa, valor…por dudas al respecto de ese proyecto hipotético en el que ningún fondo capital riesgo ha querido invertir…la cosa sigue igual invierno tras invierno y son pocas las opciones que nos quedan.

Dejando aparte el nudismo casero en todos sus formatos, olvidando un poco lo de salir al campo/ pantano porque no hace o acudir a la piscina de la mano de alguna de las asociaciones nudistas madrileñas que dan esa posibilidad, otra de las hipotéticas opciones es la del Spa Naturista madrileño donde se permite el nudismo a todas horas: el polémico tan amado como denostado Nakedspa.

Nada más escribir el último renglón he comenzado a imaginar a alguien leyéndolo y he empezado a escuchar las críticas por lo erróneo de la definición que le he dado. Sin duda es un lugar polémico, ambiguo, un helado caliente que está por decantar entre naturismo auténtico social no sexual o tapadera donde llevar a cabo encuentros sexuales teóricamente no permitidos por los gerentes del lugar.

Desde luego es un sitio peculiar, cálido y de fácil relajación. Tiene una decoración chula y un personal muy agradable que facilita bastante la estancia, y en ese sentido hacen que la experiencia sea muy positiva.

En la planta baja se sitúa la recepción, el circuito de Spa ( piscina, jacuzzi, termas, sauna y cabinas se ducha) y una zona relax lujosa para socializar y tomar un té (gratuito). La planta superior está llena de pequeñas salas de masaje que pueden alquilarse por horas y alguna otra sala con algún que otro agujero en la pared que da para pensar mal y acertarás, no en vano se realizan fiestas liberales con unos horarios establecidos en el mismo local ( a las que no es necesario acudir si no se quiere).

La singularidad más positiva desgraciadamente reside en que es un local mixto donde puedes estar desnudo desde el minuto cero. Digo desgraciadamente porque bajo mi punto de vista no debería ser excepcional que a un Spa se pueda ir desnudo y que fuera mixto como sucede en gran parte en los otros países europeos especialmente del norte (porque aunque a veces no lo parezca esto también es Europa) y es sin duda el mayor acierto del sitio.

Sin embargo llama la atención la discriminación positiva a favor de llenar el local de mujeres y parejas en cuanto a lo que el precio de entrada se refiere, nuevamente se trata de una ambigüedad que puede que desanime a much@s a la hora de probar y que puede sea parte de un reclamo de la perdiz que atraiga a más público (sobre todo masculino) con ganas de saciar necesidades que no sean las naturistas no sexuales.

En ese mismo sentido encontramos algún sinsentido como los carteles donde explícitamente se “prohíben las relaciones sexuales en las piscinas” , y yo me pregunto … y en el resto de rincones del circuito no? , o el hecho de que existan dos “desvestuarios” uno para chicos y otro para parejas, o el hecho de que su página web esté llena de perfiles de las famosas “fotopo” en todo lo alto y algunas “fotocho” en toda su profundidad, solicitando quedadas en el centro.

Soy consciente de que mantener lleno un local como este debe ser muy complicado, quizás seamos muchos los naturistas de corazón pero no son menos los que siguen viendo una fantasía en la desnudez, máxime con vapor, chorritos y masajes de por medio, que puede supongan una gran fuente de ingresos y que sea eso lo que ha hecho que un local que en sus inicios estaba respaldado por algunas asociaciones naturistas no lo esté actualmente.

Por otro lado creo que lo que define un local naturista como este, igual que sucede en la mayoría de las playas, es el comportamiento y las motivaciones de quienes acuden y por tanto “no estar obligado a nada” aunque ves que en ocasiones “todo se permite”, hace que tú decidas qué sesión de Spa quieres tener, siempre que el resto respete tu relajación y descanso, aunque nuevamente la parte social de la página web anima más al desenfreno y debe ser difícil instaurar un espíritu de relajación sin más intenciones allí (sin discutir con nadie se entiende).

Se me ocurre que una de las formas de sacar provecho a un sitio tan singular, a gusto de tod@s sería adecuar un horario en el que el nudismo social no sexual imperase de forma real y que cada un@ encontrara su espacio, aunque de alguna forma puede que esto ya esté sucediendo y existan horarios o días más proclives a ello. Cómo conseguir eso es tarea de los ingenieros que desarrollaron la idea y deben saber que siempre podrán contar con la ayuda de los que estamos del otro lado.

Feliz 2020.

ACTUALIZACIÓN:

Menos de un mes después de la publicación de esta entrada Nakedspa se ha definido claramente como local liberal light (…), y como tal debe ser considerado.

Nos quedamos sin una posible joya del naturismo madrileño.

Queríamos expresar nuestra decepción y desearles suerte pero ya no contaran con nuestro apoyo.

Saludos

La indefensión: complicidad pasiva

Hechos acontecidos últimamente a mis “herman@s” naturistas practicando lo que más nos gusta (la desnudez no sexual en una playa pública no urbanizada) salpicados por un desagradable acontecimiento con un parapetado y profesionalizado mirón 3.0, han traído a mi memoria recuerdos de cosas similares y sentimientos chungos, grises, desagradables y de impotencia, en los que constatas que los malos ganan y las fuerzas del orden les protegen.

No pongo en duda el sistema de derecho (miento, si lo pongo en duda porque la justicia no es igual para todos, vendan lo que nos vendan) y la presunción de inocencia, pero son varias con las de ayer las situaciones en las que gente de mala fe, mirones cámara en mano, vulneran otro derecho que es el de la intimidad y nos acribillan a disparos cual aves raras para no se muy bien qué fin, actuando los agentes de la ley como garantes de la integridad del presunto pederasta/voyeur.

Hasta aquí, tapándome la nariz, me parece hasta correcto. Quizás si no fuera por la “cordura” que le ponen los de verde al momento de tensión más de un objetivo y de un suelo de la órbita se verían fracturados, el problema real es que nadie investiga de oficio lo sucedido (salvo denuncia particular y aún así dudas tengo), nadie requisa en ese momento el rifle del francotirador, no se chequean las fotos (que pueden ya estar flotando en la nube por otro lado…bendito seas Mr. Jobs)…en definitiva que te sientes totalmente indefenso y todo amparado por el puto mantra “es un lugar público” (pero yo soy propiedad privada…que hagan fotos a las olas).

Eso sí, ponte tu desnudo en la playa del pueblo, verás qué rápidamente acabas multado.

La próxima vez no sé cómo reaccionaré, estoy seguro de que habrá próxima, cada vez menos seguidores de la filosofía naturista ocupan playas con ese fin, incluso alguno disfrazado sin ropa también; los dispositivos electrónicos caben en un botón de camisa, cada vez hay menos escrúpulos y sobre todo cada vez se constata más la estupidez pasiva del sistema en estas situaciones, que les otorga cierto halo de invulnerabilidad haciéndoles sentir más libres de hacer lo que les de la gana.

Quizás acabe yo en el calabozo, sobre todo en lo que menores al respecto se trate, y tenga que ser yo el investigado y el que rinda cuentas al juez.

Parece que todo vale, y aún guardando las distancias porque son casos diferentes, parece que no es suficiente con lo sucedido a la mujer de 32 años que se quitaba la vida esta semana supongo que presionada por una violación en masa de su derecho a la intimidad en formato 4.0 a la que dedico esta protesta formal que espero algún profesional del derecho lea.

Parece que el resurgimiento del debate en cuanto a la protección de las personas víctimas de ese a mi parecer neodelito no altera la conciencia ni da miedo a los infractores.

En todo lo negativo hay algo positivo (ying/yang) y en este aspecto me alegro de que sigan quedando auténticos compañer@s nudistas que acuden al auxilio de aquellos que ven cómo de forma impune son víctimas de una toma de imágenes no consentidas. Nuevamente se justifica el nudismo en comuna y los espacios exclusivamente naturistas con protección privada, tipo hotel, camping etc.

Indefenso, vulnerable, víctima de un sistema pasivo,…así es como me siento.

VOX y el Nudismo

En el movimiento nudista cabemos tod@s, sin excepción, sin restricciones ideológicas, sexuales, raciales o de cualquier otra índole, de hecho esto es lo más atractivo según mi propio punto de vista: todos iguales, todos diferentes, todos unidos en el respeto a lo que nos rodea y a quienes nos rodean.

Sin embargo como ser humano que soy viviendo en sociedad, a veces siento el impulso irrefrenable de conocer qué opinan de mi aquellos que puedan tener alguna influencia en mi día a día, y por supuesto en todo aquello que compone mi yo, donde el naturismo, como forma de expresión de libertad, supone un pilar filosófico de mi forma de ser.

En unas fechas no muy lejanas nos tocará elegir como ciudadanos de a pie Presidente de la escalera de esta nuestra comunidad de vecinos, lo que llamamos Elecciones Generales, siendo el tema estrella de las mismas la más que probable irrupción de un partido político de los nuevos llamado VOX.

VOX es fiel a unos ideales de tintes conservadores que no entraremos a detallar ya que son públicos y al alcance de quien quiera conocerlos, y por supuesto respetables ya que todos tenemos el derecho de expresar y defender nuestras ideas quedando en mano de los votantes la responsabilidad de refrendar dichos ideales.

Durante unos días, según escuchaba por radio o leía en prensa noticias relacionadas con este partido político, empezó a rondarme por la cabeza una duda más que razonable cuya respuesta podría ayudar a los votantes (sobre todo a los amantes del nudismo como yo) a tener claro todo el espectro ideológico y de acción a la hora de meter el voto en la urna. Así que me tomé la licencia en nombre de mis amig@s nudistas de dirigirme vía mail a la formación verde con mi inquietud formulada como pregunta que reproduzco a continuación:

Buenos días,

Desde el blog que lideramos estamos preparando una entrada de cara a las próximas citas electorales en la que arrojar un poco de luz en un tema que, probablemente por no ser mayoritario, no deja ser importante para nosotros y el colectivo del que somos parte.
¿Serían tan amables de responder a la siguiente cuestión?:

¿Cual es la postura oficial de su partido ante el movimiento naturista en España y la protección de lugares públicos donde se practica de forma mayoritaria ?.
Gracias.

Sorpresivamente obtuve respuesta, hecho este que agradezco enormemente ya que VOX ha sido la única formación que ha respondido a mi inquietud a diferencia del resto de partidos políticos con representantes en el parlamento, cuya respuesta ha sido el silencio.

Supongo que a estas alturas ya debería saber, por sus acciones, cuál es la postura oficial de nuestros representantes oficiales, pero dada mi ingenuidad innata y me memoria de pez (como la de la inmensa mayoría de la sociedad española) hubiera preferido una respuesta refrescante, mal por ellos!, aunque nuestro correo sigue abierto a cualquier aclaración.

No voy a entrar en la valoración de la respuesta, ya que este no era el objetivo primario del experimento, simplemente lo compartiré para que cada uno obtenga sus propias conclusiones que espero sean de ayuda a la hora de introducir el papelito en la caja, reiterando el agradecimiento por la colaboración obtenida.

Estimado amigo

gracias por acordarse de nosotros

La verdad es que no tenemos una postura sobre ese asunto. Nuestro documento 100 medidas urgentes esta originado en otras prioridades que nos parecen más críticas en la actual situación de España.

Saludos cordiales

Feliz Primavera, suerte a todos.

Nudismo publicitario

He de confesar que el otro día me llevé una gran alegría en forma de culo gigante mientras me dirigía a mi puesto de trabajo como cada tarde.

Encorsetado en mi traje, ahogado por mi corbata y apretujado en mis zapatos, maldecía en bajito surcando el tráfico de mi Madrid mientras al otro lado de mi ventana un viento frío perfumaba el día gris que transcurría.

Todo eran anhelos de sol y libertad hasta que por la ventana del copiloto pude ver esto:

¡Cielo santo! culos en plena jungla urbana!…y no pude resistir la tentación de inmortalizar el momento.

Se trata de la campaña publicitaria de una conocidísima marca anunciando perfumes y cambio de imagen (Loewe) .

Realmente toda la ciudad está empapelada de carteles similares en varios puntos y he de decir que a mi personalmente que me parece fantástico.

Podremos discutir acerca de la polémica que se busca con estas fotos, que a su vez arrastrará miles de comentarios en la red como el presente, con la publicidad gratuita que eso supone; incluso podremos discutir si los perfumes son buenos o malos, pero lo que es innegable es que en el fondo, mostrar esas imágenes en lugares públicos normaliza lo que para muchos de nosotros es normal, la desnudez.

Seguramente la campaña durará poco, será suficiente para que cada uno exprese su parecer, pero el poso ya queda.

No es la primera vez que una compañía utiliza la desnudez como reclamo publicitario, de hecho, unos cientos de metros más adelante, en la milla dorada de la ciudad, pude contemplar este otro cartel:

Por un momento pensé que la ciudad estaba sufriendo una invasión nudista…desgraciadamente no era así, simplemente el nudismo sigue causando curiosidad y se sigue viendo como algo “misterioso” que desata la mirada de todos.

En ocasiones, la publicidad nudista ha saltado a la pantalla en los últimos tiempos, bien como forma de transmitir liberación (de comisiones bancarias):

O bien con intención de soltar una risita en el telespectador y joder la marrana (textiles…):

De cualquier forma, todo lo que sea rozar el tema nudista que no sea para prohibir su práctica la daremos por bienvenida, siempre que sea tratada con buen gusto.

Enhorabuena a los publicistas de Loewe y gracias por el regalo.

Un 75% de Photoshop

Las redes sociales nos han ayudado a dar visibilidad a prácticas, conductas o formas de vida no mayoritarias en la sociedad como el nudismo por ejemplo.

Sin duda creo que nos beneficia como colectivo no sólo porque ayuda a normalizar una situación tabú no hace tantísimo tiempo, sino porque además puede hacer que otr@s se animen a probar y a indagar en el núcleo de la corriente, no quedándose sólo en la superficie, y han facilitado que nudistas de diferentes lugares se pongan en contacto.

Sin embargo, cuando ves publicaciones gráficas en medios como Instagram o Twitter (en las cuales tenemos representación a nuestra manera) observas que muchas de ellas (un 85% a bote pronto) son de personas con cuerpos esculturales, jóvenes y generalmente atractivas.

Fuera aparte la mano del milagroso Photoshop (Jesucristo de la era milenial), esto puede conducir a una percepción errónea, cuando la realidad es otra distinta.

También puede ser que a los que tienen esas características les cueste menos hacerse una foto y enseñarla…al final muchos sino todos necesitamos engordar la autoestima de alguna manera, lo que conlleva un sesgo de selección importante del que se extrae una conclusión errónea, ¿dónde voy yo con estas lorzas?

La forma física, la excelencia en cuanto a canones de belleza establecidos en el mundo real, en las playas nudistas más importantes que yo he tenido la enorme suerte de poder estar, no creo que supere un 10%.

La perfección del desnudo físico es casi imposible de tener, solo esta reservada para personas con una genética determinada y una capacidad de sufrimiento y entrega al deporte y al culto al cuerpo determinadas; no digamos ya la perfección del desnudo psíquico (mucho más interesante) en la que tener un buen cuerpo y querer exhibirlo puede ser considerado ya un defecto en si mismo por muchos.

A veces tengo la sensación de que yo mismo (nudista y deportista de corazón) me siento arrastrado de una forma subconsciente a la dualidad “sin cuerpo escultural –que no es el caso- mejor en bañador” sin duda influida por las imágenes de aquellos medios.

Sirva esta reflexión para renovar los votos de los amantes del nudismo como yo lo entiendo y como inspiración (con toda la humildad del mundo) para l@s que se lo estén planteando este verano:

  • el nudismo va más allá del físico y de la edad
  • no hay un desnudo perfecto
  • en la playa no hay concurso de belleza
  • tod@s tenemos cabida
  • no es una subasta de cuerpos como si de una feria de ganado se tratase
  • el nudismo es cuestión de Alma y de querer gritar a la naturaleza que eres parte del ecosistema.

No te dejes (me deje) llevar por la corriente.

Gracias Leonardo…de todos modos

Fluye de forma viral cual virus de la gripe en estos meses de frío un video del cantante y compositor Leonardo Dantes que sin duda es llamado a ser una oda (o una horca) al nudismo.

Quizás si nos abstraemos de la música, que no me cabe duda es un homenaje a las películas españolas de los años 70, y de la puesta en escena, que no me cabe duda es un homenaje a las películas españolas de los años 70 con rombos, Leonardo expresa verdades como puños en sus letras.

Creo que la intención última de este compositor es la de aportar su granito de arena a la causa nudista mediante la expresión artística que mejor domina, no hay que olvidar que este señor es el autor de grandes canciones del folclore español como Carmen interpretada por los mismísimos Chunguitos que fue un bombazo, y en ese sentido su composición homenaje al nudismo aspira a ser otro bombazo (aunque este puede que estalle).

Las consecuencias de este tipo de iconos frikie nudistas son incalculables, puede que todo se quede en una anécdota viral, puede que sea nuevamente catapultado a la fama y su tema sea todo un éxito (recordemos el Baile del pañuelo….) arrastrando al nudismo a cotas de popularidad nunca vistas antes, o puede que se nos vuelva en contra y todos l@s nudistas seamos tratados como unos frikies mas y tengamos un nuevo estigma que borrar del ideario colectivo.

De momento la noticia ha saltado a los medios y se avecinan días de zapping y mirar a otro lado, pero aún así toca soportar la burla de los amig@s no nudistas que procuro encajar desde el prisma del humor tan denostado últimamente (esperemos pase pronto…)

Mientras tanto, Gracias Leonardo….de todos modos.

La cámara frontal

Uno de los temas más manidos que salpican al entorno del nudismo, en forma de conversación o de publicación blogera, es la eterna dualidad exhibicionista/mirón a cuyo juicio estamos frecuentemente sometidos como si de un referéndum se tratara, sin reparar en que uno puede ser las dos cosas, ninguna de ellas o estar compuesto de alguna de las dos en una dosis terapéutica y no dañina.

Pero no nos llevemos a engaño, nuevamente el exhibicionismo/voyerismo nudista se diferencia muy poco del que existe en el mundo no nudista, o es que ¿acaso la cotilla de enfrente que nos observaba continuamente detrás del visillo de su casa en mi tierna infancia no iba tapada hasta las cejas?.

La hipocresía social vuelve a expresarse en esas míticas sentencias tipo “mira los guarros como les gusta enseñar la merienda”, sobre todo cuando eso lo dice alguien que no pierde detalle de lo que sucede en la playa desde la infranqueable atalaya de su sillita plegable y su armadura floral estampada Quechua.

Las personas, nudistas o no, somos ambas cosas o lo hemos sido en algún momento de nuestra vida si no continuamente, solo basta con dar un paseo por la zona histórica de cualquier urbe los domingos por la mañana (también conocidos como tontódromos) para darse cuenta de que eres observado a la par que observas.

Luego ¿dónde está la maldad del asunto?, ¿tiene menos derecho un/una nudista a sentirse comod@ y orgullos@ de su físico probablemente producto de un duro trabajo físico durante el largo invierno que alguien que luce modelito del Zara en la terraza de la plaza del pueblo, y ser observado por ello?…¿son ambas cosas son exhibicionismo? y si lo pensamos fríamente ¿en ambas situaciones se busca la reafirmación personal mediante la aprobación de los espectadores?.

Sinceramente lo que más me aterraría de ser un exhibicionista veraniego (también conocido como chulo playa) sería rozar el ridículo como en alguna ocasión hemos tenido la oportunidad de observar en nuestras playas de cabecera

La cámara frontal del móvil ha reavivado, querámoslo o no, nuestro instinto exhibicionista hasta límites insospechados, vestidos o desnudos, hasta tal punto que la reafirmación personal la buscamos en el número de likes que ansiamos obtener tras colgar la obra de arte en las redes sociales. Nos hemos vuelto un poco más narcisistas.

Pero veamos esta herramienta como algo positivo también para la causa nudista, cada vez que alguien muestra una foto nudista en esas redes, sobre todo si se delata como usuario de esas playas, se normaliza el desnudo y deja de ser algo tabú, oscuro, morboso …la visualización explícita en una foto de lo que es el naturismo real nos ayuda en cierto modo a difundirlo. Quizás a los observadores de esas imágenes se les despierte la curiosidad de ser los próximos protagonistas de las mismas, y podamos sobrevivir a un futuro que se avecina incierto.

En mi opinión el exhibicionismo/voyerismo es una cualidad propia del ser humano cuyo fin último puede ser la diferenciación y la búsqueda de la reafirmación personal. Precisamente, lo que a mi más me atrae del nudismo es la pérdida de la diferenciación, la igualdad dentro de la variedad física de las personas…no obstante quizás podamos obtener algo positivo de todo ello, siempre que ese exhibicionismo sea respetuoso y con la voluntad de querer gritar al universo SOY NUDISTA!

… Y primer día del año

photo_2019-01-11_12-26-50

Si la manera de comenzar el año, de alguna manera, es premonitoria de lo que este nos traerá, soy un tipo afortunado.

Aprovechando que estábamos pasando unos días visitando Granada, el día de Año Nuevo, de mañanita -cuando se tienen niñ@s no se suele trasnochar mucho ni siquiera en Nochevieja- decidimos pasarlo en la estupenda playa de Cantarriján, a una hora de la ciudad. No pudimos haber hecho mejor elección. Solazo, 19ºC, nada de viento… ¡a pedir de boca!.

photo_2019-01-11_12-26-51 (2)

Hacía muchos años que no íbamos, y estaba incluso más bella de lo que la recordábamos. ¿Qué decir de ella? Es un paraje natural protegido junto al límite entre las provincias de Málaga y Gramada, de aguas transparentes y llenas de vida* (¡vimos hasta tres calderones a poca distancia de la orilla!),  que gracias a la relativamente reciente Asociación creada para su defensa y disfrute como espacio tradicionalmente naturista, se ha convertido en toda una referencia a nivel nacional.

photo_2019-01-11_12-26-52

Recibir el sol y el agua (fría, sí, pero energizante) sobre la piel en pleno invierno resultó un privilegio por el que me siento agradecido.

Ojalá el 2019 nos proporcione muchos momentos parecidos, y, si es posible, con la compañía de buenas personas.

(*¿Alguien sabe de qué bicho eran estos huevos? Era una cadena de cerca de un metro de largo, de diámetro parecido a un dedo) photo_2019-01-11_12-26-52 (2).jpg

 

A %d blogueros les gusta esto: