Nudismo publicitario

He de confesar que el otro día me llevé una gran alegría en forma de culo gigante mientras me dirigía a mi puesto de trabajo como cada tarde.

Encorsetado en mi traje, ahogado por mi corbata y apretujado en mis zapatos, maldecía en bajito surcando el tráfico de mi Madrid mientras al otro lado de mi ventana un viento frío perfumaba el día gris que transcurría.

Todo eran anhelos de sol y libertad hasta que por la ventana del copiloto pude ver esto:

¡Cielo santo! culos en plena jungla urbana!…y no pude resistir la tentación de inmortalizar el momento.

Se trata de la campaña publicitaria de una conocidísima marca anunciando perfumes y cambio de imagen (Loewe) .

Realmente toda la ciudad está empapelada de carteles similares en varios puntos y he de decir que a mi personalmente que me parece fantástico.

Podremos discutir acerca de la polémica que se busca con estas fotos, que a su vez arrastrará miles de comentarios en la red como el presente, con la publicidad gratuita que eso supone; incluso podremos discutir si los perfumes son buenos o malos, pero lo que es innegable es que en el fondo, mostrar esas imágenes en lugares públicos normaliza lo que para muchos de nosotros es normal, la desnudez.

Seguramente la campaña durará poco, será suficiente para que cada uno exprese su parecer, pero el poso ya queda.

No es la primera vez que una compañía utiliza la desnudez como reclamo publicitario, de hecho, unos cientos de metros más adelante, en la milla dorada de la ciudad, pude contemplar este otro cartel:

Por un momento pensé que la ciudad estaba sufriendo una invasión nudista…desgraciadamente no era así, simplemente el nudismo sigue causando curiosidad y se sigue viendo como algo “misterioso” que desata la mirada de todos.

En ocasiones, la publicidad nudista ha saltado a la pantalla en los últimos tiempos, bien como forma de transmitir liberación (de comisiones bancarias):

O bien con intención de soltar una risita en el telespectador y joder la marrana (textiles…):

De cualquier forma, todo lo que sea rozar el tema nudista que no sea para prohibir su práctica la daremos por bienvenida, siempre que sea tratada con buen gusto.

Enhorabuena a los publicistas de Loewe y gracias por el regalo.

Anuncios

Un 75% de Photoshop

Las redes sociales nos han ayudado a dar visibilidad a prácticas, conductas o formas de vida no mayoritarias en la sociedad como el nudismo por ejemplo.

Sin duda creo que nos beneficia como colectivo no sólo porque ayuda a normalizar una situación tabú no hace tantísimo tiempo, sino porque además puede hacer que otr@s se animen a probar y a indagar en el núcleo de la corriente, no quedándose sólo en la superficie, y han facilitado que nudistas de diferentes lugares se pongan en contacto.

Sin embargo, cuando ves publicaciones gráficas en medios como Instagram o Twitter (en las cuales tenemos representación a nuestra manera) observas que muchas de ellas (un 85% a bote pronto) son de personas con cuerpos esculturales, jóvenes y generalmente atractivas.

Fuera aparte la mano del milagroso Photoshop (Jesucristo de la era milenial), esto puede conducir a una percepción errónea, cuando la realidad es otra distinta.

También puede ser que a los que tienen esas características les cueste menos hacerse una foto y enseñarla…al final muchos sino todos necesitamos engordar la autoestima de alguna manera, lo que conlleva un sesgo de selección importante del que se extrae una conclusión errónea, ¿dónde voy yo con estas lorzas?

La forma física, la excelencia en cuanto a canones de belleza establecidos en el mundo real, en las playas nudistas más importantes que yo he tenido la enorme suerte de poder estar, no creo que supere un 10%.

La perfección del desnudo físico es casi imposible de tener, solo esta reservada para personas con una genética determinada y una capacidad de sufrimiento y entrega al deporte y al culto al cuerpo determinadas; no digamos ya la perfección del desnudo psíquico (mucho más interesante) en la que tener un buen cuerpo y querer exhibirlo puede ser considerado ya un defecto en si mismo por muchos.

A veces tengo la sensación de que yo mismo (nudista y deportista de corazón) me siento arrastrado de una forma subconsciente a la dualidad “sin cuerpo escultural –que no es el caso- mejor en bañador” sin duda influida por las imágenes de aquellos medios.

Sirva esta reflexión para renovar los votos de los amantes del nudismo como yo lo entiendo y como inspiración (con toda la humildad del mundo) para l@s que se lo estén planteando este verano:

  • el nudismo va más allá del físico y de la edad
  • no hay un desnudo perfecto
  • en la playa no hay concurso de belleza
  • tod@s tenemos cabida
  • no es una subasta de cuerpos como si de una feria de ganado se tratase
  • el nudismo es cuestión de Alma y de querer gritar a la naturaleza que eres parte del ecosistema.

No te dejes (me deje) llevar por la corriente.

Gracias Leonardo…de todos modos

Fluye de forma viral cual virus de la gripe en estos meses de frío un video del cantante y compositor Leonardo Dantes que sin duda es llamado a ser una oda (o una horca) al nudismo.

Quizás si nos abstraemos de la música, que no me cabe duda es un homenaje a las películas españolas de los años 70, y de la puesta en escena, que no me cabe duda es un homenaje a las películas españolas de los años 70 con rombos, Leonardo expresa verdades como puños en sus letras.

Creo que la intención última de este compositor es la de aportar su granito de arena a la causa nudista mediante la expresión artística que mejor domina, no hay que olvidar que este señor es el autor de grandes canciones del folclore español como Carmen interpretada por los mismísimos Chunguitos que fue un bombazo, y en ese sentido su composición homenaje al nudismo aspira a ser otro bombazo (aunque este puede que estalle).

Las consecuencias de este tipo de iconos frikie nudistas son incalculables, puede que todo se quede en una anécdota viral, puede que sea nuevamente catapultado a la fama y su tema sea todo un éxito (recordemos el Baile del pañuelo….) arrastrando al nudismo a cotas de popularidad nunca vistas antes, o puede que se nos vuelva en contra y todos l@s nudistas seamos tratados como unos frikies mas y tengamos un nuevo estigma que borrar del ideario colectivo.

De momento la noticia ha saltado a los medios y se avecinan días de zapping y mirar a otro lado, pero aún así toca soportar la burla de los amig@s no nudistas que procuro encajar desde el prisma del humor tan denostado últimamente (esperemos pase pronto…)

Mientras tanto, Gracias Leonardo….de todos modos.

La cámara frontal

Uno de los temas más manidos que salpican al entorno del nudismo, en forma de conversación o de publicación blogera, es la eterna dualidad exhibicionista/mirón a cuyo juicio estamos frecuentemente sometidos como si de un referéndum se tratara, sin reparar en que uno puede ser las dos cosas, ninguna de ellas o estar compuesto de alguna de las dos en una dosis terapéutica y no dañina.

Pero no nos llevemos a engaño, nuevamente el exhibicionismo/voyerismo nudista se diferencia muy poco del que existe en el mundo no nudista, o es que ¿acaso la cotilla de enfrente que nos observaba continuamente detrás del visillo de su casa en mi tierna infancia no iba tapada hasta las cejas?.

La hipocresía social vuelve a expresarse en esas míticas sentencias tipo “mira los guarros como les gusta enseñar la merienda”, sobre todo cuando eso lo dice alguien que no pierde detalle de lo que sucede en la playa desde la infranqueable atalaya de su sillita plegable y su armadura floral estampada Quechua.

Las personas, nudistas o no, somos ambas cosas o lo hemos sido en algún momento de nuestra vida si no continuamente, solo basta con dar un paseo por la zona histórica de cualquier urbe los domingos por la mañana (también conocidos como tontódromos) para darse cuenta de que eres observado a la par que observas.

Luego ¿dónde está la maldad del asunto?, ¿tiene menos derecho un/una nudista a sentirse comod@ y orgullos@ de su físico probablemente producto de un duro trabajo físico durante el largo invierno que alguien que luce modelito del Zara en la terraza de la plaza del pueblo, y ser observado por ello?…¿son ambas cosas son exhibicionismo? y si lo pensamos fríamente ¿en ambas situaciones se busca la reafirmación personal mediante la aprobación de los espectadores?.

Sinceramente lo que más me aterraría de ser un exhibicionista veraniego (también conocido como chulo playa) sería rozar el ridículo como en alguna ocasión hemos tenido la oportunidad de observar en nuestras playas de cabecera

La cámara frontal del móvil ha reavivado, querámoslo o no, nuestro instinto exhibicionista hasta límites insospechados, vestidos o desnudos, hasta tal punto que la reafirmación personal la buscamos en el número de likes que ansiamos obtener tras colgar la obra de arte en las redes sociales. Nos hemos vuelto un poco más narcisistas.

Pero veamos esta herramienta como algo positivo también para la causa nudista, cada vez que alguien muestra una foto nudista en esas redes, sobre todo si se delata como usuario de esas playas, se normaliza el desnudo y deja de ser algo tabú, oscuro, morboso …la visualización explícita en una foto de lo que es el naturismo real nos ayuda en cierto modo a difundirlo. Quizás a los observadores de esas imágenes se les despierte la curiosidad de ser los próximos protagonistas de las mismas, y podamos sobrevivir a un futuro que se avecina incierto.

En mi opinión el exhibicionismo/voyerismo es una cualidad propia del ser humano cuyo fin último puede ser la diferenciación y la búsqueda de la reafirmación personal. Precisamente, lo que a mi más me atrae del nudismo es la pérdida de la diferenciación, la igualdad dentro de la variedad física de las personas…no obstante quizás podamos obtener algo positivo de todo ello, siempre que ese exhibicionismo sea respetuoso y con la voluntad de querer gritar al universo SOY NUDISTA!

… Y primer día del año

photo_2019-01-11_12-26-50

Si la manera de comenzar el año, de alguna manera, es premonitoria de lo que este nos traerá, soy un tipo afortunado.

Aprovechando que estábamos pasando unos días visitando Granada, el día de Año Nuevo, de mañanita -cuando se tienen niñ@s no se suele trasnochar mucho ni siquiera en Nochevieja- decidimos pasarlo en la estupenda playa de Cantarriján, a una hora de la ciudad. No pudimos haber hecho mejor elección. Solazo, 19ºC, nada de viento… ¡a pedir de boca!.

photo_2019-01-11_12-26-51 (2)

Hacía muchos años que no íbamos, y estaba incluso más bella de lo que la recordábamos. ¿Qué decir de ella? Es un paraje natural protegido junto al límite entre las provincias de Málaga y Gramada, de aguas transparentes y llenas de vida* (¡vimos hasta tres calderones a poca distancia de la orilla!),  que gracias a la relativamente reciente Asociación creada para su defensa y disfrute como espacio tradicionalmente naturista, se ha convertido en toda una referencia a nivel nacional.

photo_2019-01-11_12-26-52

Recibir el sol y el agua (fría, sí, pero energizante) sobre la piel en pleno invierno resultó un privilegio por el que me siento agradecido.

Ojalá el 2019 nos proporcione muchos momentos parecidos, y, si es posible, con la compañía de buenas personas.

(*¿Alguien sabe de qué bicho eran estos huevos? Era una cadena de cerca de un metro de largo, de diámetro parecido a un dedo) photo_2019-01-11_12-26-52 (2).jpg

 

Último día del año…

Hoy termina el 2018, y como si de una empresa se tratara, nuestra empresa, queremos compartir el balance de este primer año de viviendodesnudos, cuya vida deseamos sea muy larga y que tod@s los que nos habéis leído lo contempléis desde vuestra toalla en la mejor playa nudista que conozcáis, con la mejor compañía.

Durante este año hemos recibido casi 59000 visitas de mas de 17000 personas distintas, hecho este que nos alegra de forma bárbara ya que nuestra única intención es la de fomentar el nudismo de forma respetuosa, y hacerlo visible para que todo el mundo sepa que existe y que hay gente detrás dispuesta a trabajar para que sea respetado y normalizado como otra forma más de afrontar la vida.

A 700 de vosotr@s os ha gustado alguna de nuestras 98 entradas y 430 habéis querido regalarnos vuestra opinión en forma de comentario, siempre enriquecedor y sobre todo agradecido, porque constatamos que al otro lado hay personas como nosotros, que no estamos solos en la isla.

Algunos incluso habéis traspasado la puerta abierta en forma de grupo de telegram y nos habéis regalado lo mejor que tenéis, vosotr@s mism@s; germen de los encuentros que se sucederán ojalá a partir del verano próximo.

Curiosamente la entrada más visitada ha sido “Nudismo en casa”, pero nos haría muy felices que esto sea sólo anecdótico y que el año que viene sea “Nudismo en cualquier parte”.

Gracias de corazón por las visitas de todas las partes del mundo…muchísimos paises, y sobre todo a aquell@s que habéis decidido seguirnos, 51 personas que no está nada mal!

Os deseamos un año repleto de momentos buenos, desnud@s en la mejor compañía y os esperamos aquí! Abiertos a escucharos y a que os sentéis y sintáis cerca.

Salud!

Las vacaciones de Iñigo y Laura

El relato de las vacaciones veraniegas en la costa gaditana de una pareja de casados jóvenes futuros papás, queda plasmada en un relato de lectura fácil que hace que tus ojos resbalen con cierto interés según profundizas en la psique de su protagonista, Iñigo, y en la trama final del mismo.

Una semana en Zahara de los Atunes donde Iñigo se enfrenta a su propio yo; a sus miedos; a la búsqueda de su felicidad; al producto en forma de hombre adulto de lo que en su niñez fue un ámbito de represión sexual y emocional que marca, no sé si inconscientemente, lo que es hoy en día. En definitiva Iñigo descubre que no deja de ser más humano ni más primario que aquellos a los que denosta.

La lucha/deseo/temor y control automático de la desnudez de su mujer en la playa representa gráficamente un estado de machismo posesivo y miedo al mal de la desnudez del que cuesta creer exista, y que desgraciadamente sabes que existe y te lleva a reflexionar cuánto de esto hay en nuestras playas hoy en día.

Que la libertad individual no puede subyacer ante la voluntad de nadie disfrazando la posesión de amor, o por mucho control de la situación que creas tener, quizás sea la mayor de las enseñanzas.

En definitiva un libro de lectura recomendable para los que vivimos del otro lado, los que defienden la expresión de la libertad física como forma de libertad mental y espiritual.

Invierno by Noxa

Invierno, que bonito y que difícil.

Supongo que todx nudista sufre y disfruta el invierno como yo. Nos convertimos en despelotadxs indoor, en carne de sillón junto al radiador o frente a la chimenea lxs más afortunadxs. El fuego es el calorcito más parecido al del Sol que conozco e invita a disfrutarlo a piel desnuda.

Es época de recordar las tardes de verano compartidas en la orilla y planear con ganas las que vendrán, como brotes latentes en una rama, pero se hace tan largo aquí en el norte…

¡Fuera cortinas, que entre! No hay como el invierno para darme cuenta de mi adoración al Sol, cuando cada rayo en la piel desnuda es una sutil caricia y no la bofetada de Agosto. Y doy vuelta a todo el salón para orientar el sofá a ese charco de luz que me carga la batería. Salgo corriendo tras la posibilidad de quitarme un rato las mil capas de ropa en un mediodía a sotavento.

Invierno trae sus sueños: un jacuzzi rodeado de nieve a la luz de la luna que vaya derritiendo el hielo de unos gintonics entre charlas y risas, por ejemplo. O una escapada a algún paraíso tropical.

Cada amanecer araña unos minutos a la noche, batalla diaria. Mientras se debaten seguiré recreándome con las sombras de las llamas en la piel, templando el ánimo. Y cultivando el calor de los abrazos sinceros que tenemos oportunidad de repartir estos días.

Los nuevos 30

El calendario y el paso de sus días tiene cosas buenas y no tan buenas. Momentos que se esperan como agua de mayo y otros que sabes que serán tragos amargos e inevitables. Lo que es inexorable es el paso del tiempo. Y así hoja tras hoja, calendario tras calendario, te acercas al meridiano aproximado de la esperanza de vida del ser humano: los famosos y temidos cuarenta.

Sinceramente creo que la dichosa crisis me viene durando más tiempo del que hubiera deseado, o al menos eso me comentan los que me quieren, durante el cual me he propuesto hacer lo que me de la gana mientras suena la música de la cara “b” del casette (suena a viejuno, pero es de mi generación).

He tenido la sensación en muchos momentos de estos primeros, de no tener el control absoluto de la nave y moverme a merced de lo impuesto, lo políticamente correcto y caminar por el sendero trazado sin atender a mi criterio personal.

Pues bien, efectivamente los que me quieren tenían razón, soy uno más de los enfermos críticos de los cuarenta desde hace tiempo y gracias a ello he experimentado por ejemplo un naturismo atroz: nadando, caminando, montando en kayak, en padel sup, haciendo la compra, tirando la basura, tomando el sol en casa, en el campo, pescando, jugando a las raquetas y a todo juego de mesa que puedas imaginar, haciendo magia, tomando cervezas con amigos, haciendo nuevos, embadurnándome de barro (…con las manos en la masa…más viejuno) , caminando descalzo, escribiendo un blog y sobre todo, recuperando gran parte de mi vida viviendo desnudo en cuerpo y alma, y mostrando este otro camino a los que vienen detrás (…bueno y a los lados también).

Si, hoy es mi cumpleaños, cumplo los amados 40 que me han hecho abrir los ojos para darme cuenta de que tengo mucho tiempo por delante para cumplir todos mis deseos.

A ti lector@ del blog, amig@, compañer@ en esta forma tan inusual de vivir a la vez que apasionante y llena de sentido, ahora que te tengo cerca quiero decirte que gracias por escuchar y compartir esta filosofía y por esa felicitación de cumpleaños (mental) que me mandas!

SALUD

Esperando un por qué?

Cuando un buen amigo te dice: “puedo entender que te guste bañarte desnudo, te seques y te vistas, pero no puedo comprender que a la gente le guste vivir desnuda! Ir a comprar, cocinar, incluso trabajar un huerto desnudo….eso es una cerdada!!!! Y los que lo hacen unos putos cerdos”.

Y tu amablemente contestas: ” pues siento tener que decirte que tienes un puto cerdo delante, porque estoy desnudo siempre que puedo, me siento feliz así y no me considero tal animal”… se hace un silencio difícil de romper.

Puede que para quien no haya probado la letra “A”, entender qué tienen de atractivo las letras “B,C,D…” pueda inducir una especie de ictus en la corteza cerebral donde reside su “moral textil”.

Estoy casi convencido de que es vano dar explicaciones, pero no decaigo y vuelvo a pronunciar el discurso, y así hasta mil veces: “al otro lado de la barrera del centro naturista “x” que tú imaginas, donde todos son unos cerdos de acuerdo a tu propia creencia, hay gente tan normal y tan rara como en el lado en el que habitas. Hay gente que trabaja igual que tu, personas que se dedican a cuidar sus casas, sus hijos, sus mayores, gente de toda clase y género y no son más ni menos cerdos que tú”.

Los argumentos a veces no son suficientes, explicar hasta la saciedad que la sensación de libertad es lo que mayoritariamente nos mueve no sirve de nada…así que intentas indagar con mayor profundidad en el asunto, en la meninge del amigo: “me puedes explicar exactamente por qué soy uno de esos cerdos?”….

La respuesta más elaborada es porque sudamos (gran noticia, los textiles no sudan en verano y no se cuecen en sus propios fluidos) y nos cuelgan las cosas (a ellos no les cuelga nada). Lo más parecido a una forma humana que no le cuelga nada y no transpira por la piel en forma de sudor que conozco son los Playmobil…y luego los raros somos nosotros. Además hablamos e interactuamos desnudos como si nada (imagínate aquí el emoticono del mono tapándose los ojos, como expresión de la más absoluta incredulidad a lo que estás oyendo).

Nuevamente de nada sirve explicar la regulación térmica del cuerpo cuando estás desnudo, el efecto de la gravedad sobre la arquitectura humana y que somos seres sociales aún cuando no nos cubre la ropa…invento este el de la ropa que tampoco tiene tantos miles de años en proporción a la existencia del homo sapiens sapiens.

Preocupante! A que sí?…si esto es lo que dicen los amigos de ti, qué pensarán los enemigos?…..aún así prefiero ser un cerdo sapiens sapiens que renunciar a vivir desnudo, quedándome con lo positivo. Mi pretensión no ha sido nunca convencer a nadie, simplemente informar a quienes bien por ignorancia o por timidez no se atreven a conocer de cerca al enemigo.